29 oct 2020

Ir a contenido

elevada presencia de bacterias

Barcelona prohíbe el baño en todas sus playas hasta el lunes

Las intensas lluvias de los últimos días empeoran la calidad del agua en el litoral

La megafonía recuerda el veto pero no detalla la causa, critican los usuarios

Óscar Hernández

Bandera roja en la plata de la Nova Icària, este viernes.

Bandera roja en la plata de la Nova Icària, este viernes. / FERRAN SENDRA

Las intensas precipitaciones registradas en los últimos días en toda Catalunya han alterado la calidad del agua del mar hasta tal punto que el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido prohibir el baño en todas sus playas al menos hasta el próximo lunes, cuando se volverán a hacer nuevos análisis. El veto coincide con el intenso calor, de temperaturas de más de 30 grados, previsto para este largo fin de semana de tres días gracias a la Diada.

El Ayuntamiento ha informado este viernes en un comunicado del incidente y sus causas: "Las playas de Barcelona presentan bandera roja porque, tal y como establece la Directiva 2006/7/CE, los resultados de los controles analíticos de las aguas de baño realizados por la Agencia de Salud Pública de Barcelona indican una calidad insuficiente del agua por valores alterados de bacterias, un hecho relacionado con las lluvias de los últimos días".

Fuentes municipales explicaron que es normal que empeore la calidad del agua cuando hay temporales. "Hay que tener en cuenta que Barcelona está entre la desembocadura de dos ríos, el Llobregat y el Besòs", aclararon. Añadieron que pese al buen tiempo previsto en el que para muchos es el último fin de semana de las vacaciones,  no se permitirá el baño hasta el lunes 14, como muy pronto, "porque la normativa indica que hay que repetir el análisis cada dos o tres días".

Por la tarde, este viernes las playas urbanas registraban una buena ocupación, aunque los usuarios podían colocarse con holgura y manteniendo de sobras las distancias de seguridad. A las banderas rojas, se sumaron los avisos continuos de la megafonía para recordar la prohibición del baño en castellano, catalán e inglés. "Atención, atención, atención. Se ha izado la bandera roja por lo que el baño está prohibido", decía la voz, audible en todos los rincones.

"Tenemos que hacer caso"

"Lo que no entiendo es por qué no explican lo de la lluvia y la contaminación del agua. La información tendría que ser más detallada", explicó a tres metros del agua Iker, un joven de 27 años, que se enteró en la misma arena que no podría bañarse gracias al mensaje grabado. Lo mismo le ocurrió a Julio Prieto, de 40 años, que decidió cambiar la piscina de su gimnasio por el mar y se quedó sin baño vespertino. "Hay que resignarse y no entrar en el agua. Tenemos que hacer caso, como con el covid-19", explicó.

No lo vio igual Nuria Nieto, gestora documental de 52 años, que casi se sumergió en la playa de la Nova Icària, a escasa distancia de los cuatro socorristas que charlaban en su puesto e ignoraron la infracción. "Es que tenía que hacer un pipí. Pero no entiendo por qué los que están ahí con embarcaciones y pádel surf pueden estar en el agua y nosotros no", criticó la mujer. También ella se enteró del baño prohibido  por la megafonía.

En la vecina playa del Somorrostro, ya en la Barceloneta, la gente permanecía en la arena. "La verdad es que no me importa demasiado porque corre un poco de aire y puedes aguantar sin bañarte", explicó Sasha, una turista londinense de 21 años.