31 oct 2020

Ir a contenido

700 euros por 35 metros

Tres muertos en el incendio de un piso patera en la Barceloneta

La principal hipótesis es que la causa es un cortocircuito provocado por baterías de los 'rickshaw' con los que trabajaban algunos de los inquilinos

Las víctimas son tres hombres pakistanís que compartían un piso minúsculo y se ganaban la vida transportando turistas o vendiendo latas y mojitos en la playa

Guillem Sànchez

Un incendio en la Barceloneta causa tres muertos. / VÍDEO: EL PERIÓDICO

Un fuego en el barrio de la Barceloneta ha destapado por enésima vez la miseria que la ciudad trata de no ver. Tres hombres han muerto y otro se encuentra en estado crítico en el Vall d'Hebron abrasados por un incendio que se ha declarado esta mañana en los bajos de un edificio de la calle Grau i Torres de Barcelona en el que vivían hacinados. Otros tres hombres han resultado heridos de carácter leve, uno de ellos, un vecino que ha tratado de socorrerlos. En el domicilio afectado vivían siete personas, familiares de origen pakistaní, que comparten un alquiler de 700 euros por 35 metros cuadrados.

La casa contaba con una única litera. Casi todos dormían en el comedor, sobre el suelo. Tres de los siete inquilinos se ganan la vida transportando a turistas con 'rickshaw', los taxi-bicicleta. Los otros cuatro venden latas y mojitos en la playa. Al piso acudían solo para descansar unas horas, después de jornadas maratonianas que terminaban, en el caso de los 'taxistas', trasladando a turistas en 'rickshaw' que salían de las discotecas del Port Olímpic. Únicamente uno de ellos cuenta con permiso de residencia, los otros seis se encuentran en situación irregular a pesar de que la mayoría lleva varios años en España. El contrato de alquiler se firmó hace unos cinco años. 

Los tres fallecidos, según familiares, son Mazar SaleemAbu Safyan y Sarfrag Ahmad. Los dos primeros tenían poco más de veinte años. El tercero, poco más de cuarenta y era el único que estaba casado y tenía hijos, tres, que viven en Pakistan. Mazar conducía uno de los 'rickshaw', Abu vendía latas de cerveza y Safrag, el más mayor, repartía mojitos entre los bañistas durante el día. 

Los tres fallecidos. / IMÁGENES CEDIDAS POR SUS FAMILIARES 

Uno de los heridos leves que ha sobrevivido al fuego ha explicado que las verjas metálicas que protegen las dos ventanas y la puerta principal que dan a la calle se han convertido en una trampa mortal. Tras huir los cuatro supervivientes, la puerta "se ha cerrado" y la virulencia del fuego ha hecho imposible socorrer al resto. Uno de ellos ha muerto abrasado junto a la puerta. Sus compatriotas han intentado desesperadamente abrir la puerta para rescatarlo pero ha sido imposible. Las prisas con las que han salido los primeros también han provocado que, ya en el exterior, nadie tuviera llaves para abrir la verja de la entrada principal. Horas después del sucesos seguían agrupados, algunos de cuclillas sobre la acera, las labores de los cuerpos de emergencia. Subrayaban que si hubieran llegado unos minutos antes tal vez habría sido posible rescatar al que falleció a escasos centímetros de la puerta metálica. Según los Mossos d'Esquadra, la primera dotación llegó a los pocos minutos de recibir el aviso. El suceso ha dejado en estado de 'shock' a los familiares y amigos de las víctimas, que por la mañana han recibido la asistencia de Tahrir Rafi, de la portavoz de la Asociación de Familias de Pakistán en España. 

Un cortocircuito de las baterías

El incendio ha comenzado sobre las 06.00 horas de la mañana por causas que los Mossos están investigando. La Unitat Central de Inspecció Ocular, como ocurre cada vez que alguien pierde la vida en un fuego, se hará cargo de las pesquisas para tratar de aclararlo. La principal hipótesis es que las llamas se generaron por un cortocircuito provocado por las baterías de 'rickshaw' que guardaban bajo la litera. Los vehículos de tres ruedas se guardan en un almacén pero las baterías acostumbra a cargarlas cada conductor en su domicilio. La luz estaba pinchada ilegalmente al circuito eléctrico.  

El fuego ha sorprendido a los siete hombres mientras dormían y las llamas se han propagado enseguida. Cuando han llegado los bomberos y los Mossos la combustión era virulenta, según un portavoz del cuerpo. Al apagarla y acceder a la vivienda, los funcionarios han localizado enseguida los tres cadáveres.  

Los bomberos trabajan en el edificio de la Barceloneta donde se ha producido el incendio. / JORDI COTRINA / ACN / MIQUEL CODOLAR

En las tareas de extinción han participado diez dotaciones de los Bomberos de Barcelona. Los bajos se encontraban en el número 16 de la calle Grau i Torras

La newsletter del director

Recibe en tu correo el análisis de la jornada de la mano del director de elPeriódico.com, Albert Sáez. 

Suscríbete

También se han desplazado efectivos del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM), los Mossos y la Guardia Urbana, así como dotaciones del Centre d'Urgències i Emergències Socials de Barcelona.