02 dic 2020

Ir a contenido

La seguridad vial en la capital catalana en el 2019

Mapa de los siniestros de tráfico en Barcelona

La Guardia Urbana intervino el año pasado en más de 10.000 accidentes, cuyo único oasis son las supermanzanas y los cascos viejos

El retrato robot del implicado es un hombre de unos 30 años que pilota una Honda o conduce un Seat y que toma una mala decisión

Carlos Márquez Daniel / Francisco José Moya

El factor humano está detrás de más del 90% de los accidentes de tráfico. Es decir, en nueve de cada 10 tragedias viales, alguien tomó una mala decisión que tuvo catastróficas consecuencias. Por eso las asociaciones de víctimas llevan tanto tiempo intentando que se hable de siniestro, pues nada tiene de eventual o casual que un conductor se ponga al volante borracho o que una moto circule a toda velocidad por el casco urbano. No es que la gente sea mala, pero sí toma senderos peligrosas sin ser consciente del daño que pueden causar. Basta con observar el mapa de siniestros de tráfico registrados el año pasado en Barcelona. No hay patrón, solo una inmensa mancha de imprudencias. Pero sí hay ciertos destellos de información que arrojan luz en la lucha contra esta lacra. Como el papel que juegan las supermanzanas, las calles 30 o los núcleos antiguos de los barrios. O el perfil más repetido en la estadística, el tipo de vehículo, las calles con más siniestros o la experiencia de los implicados. La cifra bien merece una reflexión: solo en el 2019, la Guardia Urbana intervino en 10.028 incidentes de tráfico, y en 9.251 de ellos se registraron víctimas

 Accidentes en Barcelona en el 2019

Supermanzanas salvadoras

Hay una cosa tan lógica como indiscutible: las calles por las que pasan más coches registran más siniestros por una cuestión de probabilidad. Eso tiene un efecto contrario, es decir, que el hecho de quitar vehículos genera zonas más seguras. Esa es una de las filosofías de las supermanzanas, y así lo demuestra el vaciado de datos. Tal y como puede comprobarse en el mapa, la zona de influencia de las manzanas pacificadas del Poblenou y de Sant Antoni, las dos únicas que se encuentran en la trama del Eixample de Cerdà, apenas tienen puntos rojos. En el interior de las nueve manzanas que quedan entre Badajoz, Tànger, Llacuna y Pallars, donde la velocidad está limitada a 10 kilómetros por hora (pocos la respetan, pero ese es otro tema, o no), no se registraron siniestros el año pasado. Sí hay alguno en el perímetro. Sucede algo muy similar en Comte Borrell, a las puertas de Ciutat Vella, una calle que, comparada con el resto de perpendiculares de Gran Via, registra muy pocos accidentes gracias a la nueva configuración urbanística. Pasa lo mismo con los cascos antiguos de Gràcia, Sant Andreu, Sants o Sarrià, donde el vehículo privado tiene el paso restringido. Lo dicho: menos coches, menos peligro.

LAS CALLES CON MÁS ACCIDENTES

Siguiendo con esa lógica, las calles más transitadas son las que más accidentes concentran. Lidera esa siniestra clasificación Gran Via (265), seguido de la Diagonal (232), las rondas Litoral (151) y de Dalt (132), ambas en sentido Besòs, y Aragó (129). Completan el 'top 10' Meridiana (124), la vertiente Llobregat de las rondas (litoral, con 117, y de Dalt, con 110), Balmes (78) y la B-10 Besòs (76). Son un festival de puntos los cruces entre unas y otras, puesto que las intersecciones suelen ser el lugar más habitual en el que se registran los siniestros. En el 2019, los mal llamados puntos negros, mejor conocidos como puntos de concentración de accidentes, fueron los siguientes: Diagonal-Sant Joan (27), Aragó-Rambla Catalaunya (22), Diputació-Balmes (22), Gran Via-Badajoz (22), Gran Via-Aribau (22) y el lado Besòs de plaza de Tetuán (19). Por barrios, y con mucha diferencia, se sitúa en primera posición la Dreta de l'Eixample (1.174), seguido de la Antiga Esquerra de l'Eixample (565) y Sant Gervasi-Galvany (417). Los que menos presencia de la Urbana generan para levantar un atestado son Can Peguera (6) y Vallbona (8). 

LAS CAUSAS

Los atestados y las investigaciones de la Guardia Urbana confirman una cifra de sobra conocida: más del 90% de los siniestros tienen como origen una imprudencia de uno de los implicados. Por mucho que se insista en el buen estado del vehículo, tan solo en 10 ocasiones una avería tuvo algo que ver con un incidente vial. En cambio, en 1.497 ocasiones hubo un conductor despistado, en 1.245 casos esa persona no respetó las distancias y 1.128 decidieron realizar un giro indebido. En cuanto a las causas indirectas, la calzada en mal estado estuvo presente en 88 siniestros y en 487 hubo un exceso de alcohol. Pero en 9.342 no hubo agente externo aparente, lo que refuerza la tesis, o más bien, la certeza, de que alguien tomó una decisión fatal.

 Accidentes en Barcelona en el 2019

EL TIPO DE VEHÍCULO Y EL DÍA 

Volvemos al asunto de la estadística. El coche más accidentado en la ciudad -lo mismo con las motos- tiene mucho que ver con el 'ranking' de ventas de los mismos. El vehículo más siniestrado en Barcelona es una moto Honda (2.328), seguido de un turismo Seat (843) y una motocicleta Yamaha (834). De hecho, entre la lista de los 10 primeros, cinco son motos y copan el 61% del total, cuando en el cómputo del parque de vehículos censados de la ciudad suponen el 31,9% de la cifra global (263.331 motos de un total de 827.278 vehículos). Los colores más habituales de los coches y motos accidentados son el blanco (4.087), el negro (4.064) y el gris (3.430). Los rosas, en cambio, solo estuvieron implicados en siete siniestros. El día de la semana más trágico fue el miércoles (1.680), y el mes del año, julio, con 947 incidentes. El día del año más trágico fue el 31 de mayo, con 59 accidentes.

 Accidentes en Barcelona en el 2019

LOS CARNETS novatos

Los conductores con un año de carnet son, con diferencia, los que más aparecen en los atestados de la Urbana. Son 813. De hecho, los que acumulan una experiencia inferior a cinco años suman un total de 3.347, ocupando los cinco primeros puestos de la lista de permisos de conducción siniestrados. Del mismo modo que, equivocadamente, se relaciona coche viejo con accidente seguro, tampoco los pilotos más veteranos son los que más tienen que pasar por el taller o la enfermería tras un alcance. En el apartado de curiosidades respecto a la antigüedad del carnet, en tres ocasiones el afectado acumulaba 72 años. Otro dato relevante es la edad de los implicados. La seis primeras edades que más se repiten están por debajo de los 30 años. De las 20 edades con más incidencia, de hecho, reincidiendo en el mito de la peligrosidad de los mayores al volante, la más elevada es de 44 años. Los más veteranos, a partir de 60 años, tiene un papel casi residual en la siniestralidad. Y en muchos casos puede que se trate de víctimas, puesto que las personas mayores forman el grueso de barceloneses atropellados.    

Accidentes en Barcelona en el 2019

PERFIL DEFINITIVO

Así las cosas, y con toda la prudencia que exige tanto la probabilidad que brindan las estadísticas como la volatilidad de los datos de un año para el otro, los números permiten establecer un cierto retrato robot del accidente en Barcelona. Suele ser un hombre (son el 60,1% de los implicados) de entre 25 y 35 años que no hace demasiado que se ha sacado el carnet de conducir, que pilota una Honda negra o conduce un Seat blanco y que circula por alguna de las autopistas urbanas que todavía quedan en la capital catalana, sobre todo en el Eixample. Deberá tener cuidado especialmente los miércoles y los jueves, y en especial, los meses de mayo y julio. Con toda probabilidad, no mantendrá las distancias o se distraerá con el móvil, lo que le acarreará catastróficas consecuencias.

LAS SANCIONES

Todo esto tiene su traducción sanitaria, en número de heridos graves (202), leves (11.630) y fallecidos (22), su afectación económica (la cantidad de días de baja que acumulan los afectados) y, por supuesto, el daño emocional a las familias. Y luego están las sanciones, las denuncias para prevenir la siniestralidad. En el 2019 se impusieron 347.173 multas por exceso de velocidad, 62.418 por saltarse el semáforo (entre los captados con cámara y los cazados por patrullas), 18.729 por distracciones y 7.887 por giros indebidos. También hubo casi 50.000 alcoholemias, de las cuales 7.117 fueron positivas. Todo, con la idea de intentar reducir esa cifra de casi 30 accidentes diarios en una Barcelona que dice ser, o de eso alardea, la ciudad de las personas.

Mapa de los siniestros de tráfico en Barcelona