27 sep 2020

Ir a contenido

Denunciado por hacer volar su dron 36 veces para grabar la Barcelona confinada

El piloto llegó a elevar el aparato hasta 500 metros, muy por encima de los 120 permitidos

Quería las imágenes para publicarlas en las redes sociales

Efe

Un dron.

Un dron. / EFE

Los Mossos d'Esquadra han denunciado al piloto de un dron que en las últimas semanas efectuó hasta 36 vuelos ilegales, a una altura de hasta 500 metros, muy superior a los 120 permitidos, para tomar imágenes de la Barcelona vacía durante el confinamiento y colgarlas en las redes sociales. 

Según ha informado hoy la policía catalana, el piloto ha sido denunciado ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), el órgano responsable de la generación del expediente sancionador, que en los casos de vuelos de drones recreativos que se efectúan de forma ilegal pueden llegar hasta los 225.000 euros. 

La mayoría de los vuelos que detectaron los Mossos d'Esquadra de este dron eran muy peligrosos, ya que superaban los 500 metros de altura, una cota muy superior a la legalmente establecida para este tipo de aeronaves, que se limita a 120 metros. De hecho, según los Mossos, en algún caso constataron que la altura superaba a la de algunas naves tripuladas, con el agravante de que se producían en el marco del espacio aéreo controlado del aeropuerto de El Prat y muy cercano a helipuertos utilizados por servicios de emergencia. 

El piloto intensificó notablemente los vuelos desde que se decretó el estado de alarma y el confinamiento de la ciudadanía, tanto durante el día como de noche, incrementando no solo la altura sino también la distancia, para tomar imágenes de Barcelona desierta con el objetivo de publicarlas en sus redes sociales. 
Una vez los Mossos han podido identificar al piloto y el punto desde donde despegaba el dron, lo han denunciado por varios incumplimientos de la Ley de Seguridad Aérea. 

A raíz de este caso, los Mossos han recordado que está prohibido hacer volar cualquier dron para usos recreativos en la ciudad de Barcelona y su área metropolitana, independientemente del peso y la altura máxima de ascenso.  Además, para los drones profesionales se requiere la autorización de la Agencia Española de Seguridad Aérea y la coordinación con el gestor del espacio aéreo.