12 jul 2020

Ir a contenido

consecuencias

Así ha afectado la suspensión del Mobile a muchos barceloneses anónimos

Febrero se ha convertido en mes negro para todos los que contaban con esos ingresos extra

Patricia Castán / Luis Benavides / Cecilia Guillermo

Traajadores del montaje de la feria MWC, tras su cancelación, este jueves.

Traajadores del montaje de la feria MWC, tras su cancelación, este jueves. / FERRAN NADEU

Con cabreo, resignación, incredulidad o impotencia, miles de barceloneses anónimos afectados por la cancelación del congreso mundial de telefonía móvil trataban de encajar hoy jueves el chasco. Una desilusión que afecta a la moral (cunde la sensación de injusticia), pero en especial a los bolsillos populares. Porque más allá de las macrocifras de la evaporación de 47 millones de euros para los hoteleros, 40 de los restauradores, 14 de los apartamentos turísticos, u otras expectativas con muchos ceros en el caso del ocio nocturno, el transporte y el comercio, se esconden las minicifras de muchas economías domésticas. Con nombre y apellido.

Empezando por ciudadanos que sacan partido de su propio hogar, como Leire González, que desde la Navidad tenía reservadas dos habitaciones de su piso para la semana del Mobile. "Tras el anuncio de la suspensión de la feria nos han cancelado la reserva. Los motivos son comprensibles, pero realmente nos vemos afectadas ya que en casa contábamos con unos 250€ aproximadamente, un dinero que no esperábamos perder siendo temporada baja donde las reservas realmente son flojas", explica González.

Otros, como Roberto Becerro, un joven emprendedor regenta Limusinas Gaudí, relata que ha perdido 18 reservas, una cifra importante en pleno invierno. Aunque los profesionales del Mobile contratan sobre todo vehículos VTC con conductor, al caer la noche y para ir a restaurantes o en ruta de ocio nocturno, muchos optaban por espectaculares limusinas que ya tenía contratadas con diversos hoteles de la ciudad.

La afectación a los VTC es amplia. "La semana pasada teníamos unos cuatro clientes con motivo del Mobile y fueron cancelando todos", explica Javier Contreras, de ACCars, una empresa familiar dedicada a los coches de alquiler con chófer. "Con cada cliente podíamos facturar entre 1.000 y 3.000 euros", añade. Para esta pequeña empresa fundada hace 30 años por el abuelo de Contreras el encuentro de telefonía internacional era fundamental “para aguantar el invierno" porque el negocio de los vehículos con chófer es "muy estacional", subraya. La flota del negocio es muy pequeña y en función de la demanda subcontratan otros vehículos y conductores. Este año no será necesario reforzar la plantilla por falta de trabajo. 

Fastidio para los estudiantes

Para estudiantes como Alejandro Coronilla, de la Universitat Pompeu Fabra y que ya trabajó en el congreso del 2018 como controlador de acceso, esta edición ya se había organizado para volver a asumir esta tarea y lograr unos ingresos extra. "La cancelación del evento es un fastidio porque ya contaba con ese dinero, por 7 días y una media de 12 horas esperaba ingresar unos 600 euros. Siendo estudiante es muy difícil compaginar un trabajo con clases y el MWC es una buena vía para poder obtener ingresos en unos días", se lamenta.

La misma decepción se ha llevado Carmen Olivares, contratada como azafata para la feria: "Contaba con poder trabajar esa semana y ahora me toca buscar otra cosa. Un evento tan grande e importante como es el Mobile no esperas para nada que se cancele. Te organizas horarios y cuentas con el dinero, por ocho euros a la hora esperaba ganar unos 300 euros, que para la cantidad de días que trabajas realmente está muy bien."  

En el Eixample y Ciutat Vella, los distritos que concentran más alojamiento y restaurantes, son muchos los negocios tocados. Nacho, responsable de Cocovail, en Aragó con paseo de Gràcia, está acostumbrado a que los 24 tiradores de cerveza artesana no paren cuando se baja el telón del congreso. "El año pasado tuvimos muchas reservas de grupos de más de 20 personas y fuimos muy justos, este año íbamos a contratar al menos un camarero más", explica.

Juanjo Hernández, con dos pisos turísticos legales de grandes dimensiones, tenía en el Mobile su gran aliado de los tranquilos febreros de Barcelona. Había alquilado por algo más de mil euros la noche cada vivienda, "para pequeños grupos, que incluso celebraban reuniones de trabajo en sus salones". Este jueves todo se ha cancelado fulminantemente. 

Rueda de prensa de la GSMA e instituciones tras la cancelación del Mobile World Congress. / ZML

Otro colectivo afectado por la cancelación del Mobile son los técnicos de sonido, necesarios tanto en las presentaciones de producto como en otras actividades de la cita, como debates y mesas redondas. "Cada día se puede cobrar una media de 200 euros, durante 10 o 15 días de trabajo relacionados de forma más o menos directa con la feria", explica Pedro L., profesional autónomo al que contratan empresas dedicadas a la organización de espectáculos y ferias.

Llevaba dos años seguidos trabajando en la gran cumbre de la telefonía. "Calculo que este mes ingresaré unos 2.000 euros menos, y algunos compañeros todavía dejarán de ganar más dinero porque contaban con alquilar su material de trabajo (micrófonos, altavoces)”, explica, preocupado. Renunció a otros trabajos por esta feria. "Ahora solo tengo tres o cuatro días de trabajo en lo que queda de mes cuando ayer solo tenía dos días libres sueltos",  añade el joven, para el que febrero ha dejado de ser un gran mes.