19 feb 2020

Ir a contenido

SEGURIDAD VIAL

Los patinetes eléctricos aumentan la siniestralidad en Barcelona

Los accidentes de tráfico con vehículos de movilidad personal (VMP) a motor implicados se cuadruplicaron en el 2019

El consistorio anuncia la instalación de 20 radares en vías principales como Aragó, Gran Via y Balmes, entre otras

Luis Benavides

Una mujer en patinete. 

Una mujer en patinete.  / RICARD CUGAT

Los patinetes eléctricos y otros vehículos de movilidad personal (VMP) a motor se han colado con fuerza en el balance de la accidentalidad viaria en la ciudad de Barcelona. Estos ciclos a motor estuvieron implicados en 490 accidentes de tráfico registrados por la Guardia Urbana en el 2019, cuadriplicando la cifra del 2018 (129). Estos datos aparecen recogidos en el balance anual de la siniestralidad. Durante su presentación, el teniente de alcaldía de Prevención y Seguridad, Albert Batlle, ha subrayado que el consistorio está esperando a que la Dirección General de Tráfico (DGT) apruebe una regulación básica para este tipo de vehículos que incluya la obligatoriedad del seguro y el uso de elementos de autoprotección como el casco y elementos reflectantes.

La mayor presencia de los VMP en los siniestros estropea el balance general. Y es que turismos, furgonetas, motocicletas, camiones y taxis han reducido de manera notable su presencia en los siniestros en la capital catalana. El número de accidentes con ciclomotores y bicis implicadas también aumentó, pero con un repunte menos reseñable. 

La proliferación de los VMP a motor en la capital catalana también ha venido acompañada de un aumento de las denuncias. Los agentes de la Guardia Urbana multaron a 6.546 personas, usuarios particulares de este tipo de ciclos, por circular de manera imprudente o por lugares inadecuados y estacionar incorrectamente. Esta cifra triplica el número de denuncias del 2018. En el balance también destacan las 6.748 denuncias por estacionamiento incorrecto impuestas a las empresas de alquiler o 'sharing', que en el 2018 apenas fueron 479.

Exceso de velocidad

La Guardia Urbana ha detectado unas 3.500 infracciones por exceso de velocidad. Este asunto preocupa en el consistorio. La semana pasada el gobierno municipal presentó su programa 'Barcelona, ciudad 30' con el que quiere establecer los 30 kilómetros por hora como la velocidad general en la ciudad de Barcelona -en el 100% de la red secundaria y en el 75% del total- en los próximos dos años precisamente para mejorar la seguridad vial.

“En la ciudad de Barcelona tenemos mucha disciplina en el aparcamiento y la autoridad se ejerce de manera muy rápida, y eso mismo debe pasar en la velocidad”, ha subrayado la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón, durante la presentación del balance de la siniestralidad. En este sentido, la concejala ha anunciado la instalación de 20 radares fijos en vías de la red básica para que los conductores respeten el límite de velocidad. Estos radares de punto estarán situados en vías como Gran Via, Aragó, Balmes, València y Urgell.  El resto de vías y la ubicación exacta está en estudio, pero podrían transcender en los próximos meses. Los radares, cuya instalación se licitará en breve, ha añadido, “no son una medida recaudatoria sino de salud”.

Una víctima mortal más, menos heridos graves

Durante el 2019, la Guardia Urbana intervino en un total de 9.251 siniestros con víctimas en la ciudad, una cifra que representa un aumento del 0,77%  respecto al año anterior (9.180). La aparición de nuevas formas de transporte, ha admitido el jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, "complica un poco más" la convivencia en el espacio público, tanto en las aceras como en la calzada.  Respecto al número total de siniestros, la cifra "se mantiene estable pero disminuyen los heridos graves en un 15,13% respecto al año anterior”, detallan fuentes municipales. 

El número de fallecidos ha aumentado de 21 a 22 personas, mientras el número de heridos graves descendió (de 238 a 202). “Son cifras elevadas,  y lo seguirían siendo con una sola víctima”, ha afirmado la concejala, que no renuncia al objetivo ‘cero víctimas’. Entre las víctimas mortales se encuentran cinco peatones, un ciclista (repartidor de Glovo), un conductor de un turismo y una pasajera del autobús. Del total de víctimas mortales, 19 eran hombres y 3, mujeres. En este sentido Batlle ha llamado a la "feminización" de la conducción. Sin querer entrar en más valoraciones y teorías psicológicas, el teniente de alcaldía considera muy relevante este dato, que "nos interpela y habrá que analizar". 

Las distracciones encabezan la lista de causas de los accidentes, seguidas de los giros indebidos y la circulación sin respetar las distancias. En este apartado, la Guardia Urbana ha destacado que los agentes detectan al día una media de 19 alcoholemias positivas (7.117 en el 2019) y otros cinco test de drogas positivos (1.923). "No son cifras globales importantes, pero estas personas son un absoluto peligro para todos", ha subrayado el jefe de la Guardia Urbana.