27 oct 2020

Ir a contenido

Nueva etapa política

Colau: "No me gusta el presidente Torra"

La alcaldesa de Barcelona explica en una entrevista que preferiría un acuerdo de izquierdas en el Govern

El Periódico

Ada Colau y Quim Torra.

Ada Colau y Quim Torra. / FERRAN NADEU

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido estabilidad política para dejar de bloquear las instituciones: "No me gusta el presidente Torra y preferiría que hubiera un acuerdo de izquierdas en el Govern. Se deben impulsar acuerdos de izquierdas que beneficien al ayuntamiento. Hace falta estabilidad, llevamos demasiadas citas electorales en pocos años y esto ha bloqueado las instituciones". El propio 'president' ha respondido en Twitter a esta opinión de la alcaldesa de Barcelona: "Vaya. Sí, lo lamento, pero el Sr. Manuel Valls no me votó a mí". [Siga las últimas noticias de Pedro Sánchez, Oriol Junqueras y Quim Torra | Directo]

Colau lo ha dicho en una entrevista en SER Catalunya, en la que también ha asegurado que la situación en el Govern "no parece tener un gran recorrido", lo que ha achacado a que empieza una nueva etapa de diálogo y desjudicialización de la política. En el mismo contexto, la alcaldesa ha asegurado que en las últimas semanas se han visto diferencias entre JxCat y ERC que anteriormente quedaron diluidas por el proceso soberanista, según ella.

"Atrás la judicialización"

"Estamos en el posprocesismo, que ha demostrado que dejamos atrás la judicialización y parece que ERC también quiere hacer política del día a día", y ha afirmado que el tiempo ha dado la razón a los comuns, y ha recordado que se les ha tildado de equidistantes por decir que partir Catalunya en dos mitades no funcionaría y por asegurar que la judicialización de la política tampoco lo haría.

En relación a la investidura de este martes del líder del PSOE, Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno, Colau ha opinado que el pacto de izquierdas "ha tardado mucho" y ha supuesto la entrada de más de 50 diputados de Vox, y también ha dicho que le preocupa ver cómo PP y Cs compran el discurso de Vox y se acercan a posiciones de extrema derecha, y ha advertido de que sus posiciones se están radicalizando.