24 feb 2020

Ir a contenido

ESTADÍSTICAS DEL INSTITUT D'ESTUDIS REGIONALS

La recuperación económica no mejora la situación de la población metropolitana

Los vecinos de la AMB en situación de pobreza pasan del 20,8% al 21% aunque los ingresos suben

Jordi Martí reclama a la Generalitat que reactive las convocatorias del plan de barrio en los 36 municipios

Toni Sust

Vecinos de Santa Coloma de Gramenet, este jueves en la plaza del Rellotge de esta localidad.

Vecinos de Santa Coloma de Gramenet, este jueves en la plaza del Rellotge de esta localidad. / ELISENDA PONS

La situación económica de Barcelona y de los municipios de su entorno metropolitano ha experimentado una mejora, una recuperación constatable por el incremento de las rentas de las familias, en los últimos años. La renta anual neta familiar era en el periodo que va de enero del 2017 a diciembre del 2018 de 34.292 euros, cuando en el periodo de enero del 2016 a diciembre del 2017, la suma era de 33.251 euros. Eso supone un incremento del 3,1% en un espacio de tiempo corto.

Sin embargo, el colectivo de ciudadanos en situación de pobreza, o riesgo de pobreza -se emplean como sinónimos en estos estudios- no se ha reducido, e incluso ha subido un poco en el mismo periodo. Si en el periodo 2016-2017 había en los 36 municipios de la AMB un 20,8% de personas en riesgo de pobreza, en el de 2017 a 2018 el porcentaje era del 21,3%.

Un tren selectivo

En la nueva vida económica que ha llegado después de la crisis, la recuperación económica ya no supone una mejora global de la situación de las personas. La precariedad y la desigualdad creciente del nuevo periodo se notan y tienen un efecto inquietante, porque una parte de la población ve como no tiene capacidad para subirse al tren de la mejora. Así se desprende de las estadísticas metropolitanas sobre las condiciones de vida del periodo 2017-2018 que ha presentado este jueves el director del Institut de Estudis Regionals i Metropolitans de Barcelona (IERMB), Ricard Gomà, y el concejal en Barcelona y vicepresidente de Planificación Estratégica del AMB, Jordi Martí.

La paradoja de que la situación económica mejore y de una parte relevante de la sociedad no lo note no supone una gran novedad, ya que hace años que se detectó la presencia de un colectivo de trabajadores pobres, un fenómeno de nuevo cuño por el cual una persona cuenta con un empleo, pero con un salario tan bajo que apenas sí puede afrontar los gastos mínimos de una familia. Porque si bien resulta lógico que una persona en paro tenga problemas para afrontar esos gastos, no lo parece tanto que en el AMB, según ha apuntado Gomà, haya un 16,4% de trabajadores pobres, cuando en el periodo anterior analizado, del 2016 al 2017, era un 15%.

Ayudas 0-16 años

Una de las dificultades constatadas en el estudio del IERMB es que el gasto medio que las familias asumen por la vivienda se ha incrementado de 450 a 469 euros. Si se observa solo a los que viven en régimen de alquiler, la suma ha pasado de 810 a 831 euros de media. En Barcelona el coste de la vivienda es superior, aunque en otros casos la situación es mejor en la capital catalana que en los otros 35 municipios del AMB. Martí ha citado el ejemplo de las ayudas a familias con hijos de 0-16 años, que han contribuido a que la pobreza severa infantil, la más intensa, sea en Barcelona de un 5% cuando en el conjunto de Catalunya es del 11%, otro dato aportado por Gomà.

Para Martí ese caso es una prueba de que lo que se necesita es aplicar ayudas como la 0-16 en el ámbito metropolitano, por lo que ha reclamado de nuevo a la Generalitat que reactive las convocatorias del plan de barrioS, que Barcelona emuló para barrios de la ciudad y que el Gobierno catalán dejó de hacer cuando llegó la crisis.