Ir a contenido

LA MODA DEL 'RUNNING'

Barcelona limita el calendario de carreras atléticas en la calle

El ayuntamiento no atenderá nuevas solicitudes porque considera que las 40 existentes copan la capacidad

Los vecinos, especialmente los de los barrios más afectados, valoran positivamente la noticia

El Periódico

Más de 46.000 corredores inundan las calles de Barcelona con la 41ª Cursa de El Corte Inglés.

Más de 46.000 corredores inundan las calles de Barcelona con la 41ª Cursa de El Corte Inglés. / JORDI COTRINA

El Ayuntamiento de Barcelona no aprobará nuevos eventos deportivos (como el 'running') que recorran las calles de la ciudad hasta que no se reduzca la oferta actual. El gobierno de Ada Colau cree que se ha llegado ya al máximo de este tipo de competiciones en la capital catalana y por eso el consistorio ha decidido que no aceptará, en principio, solicitudes para nuevas citas de corredores por las calles, tal y como ha avanzado el portal TOTBarcelona. "El calendario de carreras atléticas y populares en Barcelona está demasiado cargado", mantiene el concejal de deportes del Ayuntamiento de Barcelona, David Escudé

Actualmente hay unas 40 marchas populares. Algunas tan mediáticas y relevantes para la ciudad como la Maratón de Barcelona. O tan arraigadas como la de El Corte Inglés, La Mercè o la de los Bombers. "La otra mitad de las carreras" son encuentros entre corredores importantes para vecindarios, a menudo "enmarcadas en las fiestas mayores de cada barrio". Ello supone que casi todos los fines de semana hay carreras programadas. 

El problema es que estas competiciones tienen un impacto en la movilidad los vecinos que residen en las zonas por las que transcurren. Y que "implican un esfuerzo extra para servicios públicos de la ciudad (como la Guardia Urbana o equipos de mantenimiento) y, por este motivo, el ayuntamiento no prevé autorizar la creación de nuevos acontecimientos de estas características para no saturar este calendario", explica Escudé.

Los vecinos, a favor

Los vecinos de Barcelona valoran de manera positiva esta noticia, especialmente los de aquellos barrios que más afectados se ven por las carreras. Es el caso de Sant Antoni. "Casi todas las carreras pasan por aquí, o muy cerca o por el medio. Y, como son los domingos, se ve especialmente afectado el Mercat dominical del llibre, que ha visto incluso disminuir sus ventas", explica a este diario Pep Sala, presidente de la Associació de Veïns Sant Antoni. Este barrio hace más de 40 años que celebra la Cursa Sant Antoni, una de las oficiales de Barcelona.

El tema de las carreras ha sido tratado en diversas reuniones de vecinos de este barrio, aunque de manera "tangencial". "Vemos correcta esta nueva medida del ayuntamiento y, además, entiendo que es un tema de ciudad. Aunque para Sant Antoni es algo positivo", asegura Sala. El mismo manifiesta que, cuando hay carreras, los vecinos se quedan "encerrados" dentro del barrio. "No pueden entrar ni salir los coches. Y la gente tampoco puede entrar al Mercat dominical del llibre", dice.

En la misma línea se posiciona Pere Nieto, presidente de la Associació de Veïns del Poblenou. "El Poblenou acumula un número de actividades deportivas importantes, ya que las propias características del barrio invitan a ello. Pero estas actividades generan cortes de tráfico y afectan no solo a la movilidad en coche, sino también a pie", explica Nieto, quien señala que las mismas tienen una "repercusión" en el barrio y por eso debe buscarse un "equilibrio". "Se trata de ordenar un poco. Simplemente pedimos un control", dice Nieto.

"No solo hay que limitar el número de carreras, sino también redistribuir las que hay. La mayoría son por el Paral·lel y la Gran Via, estas son las zonas más afectadas, así como las calles de sus alrededores", señala por su parte Sergi Gàzquez, presidente de la Unió d'Associació de Veïns del Poble Sec. "Estos barrios qeudan bloqueados porque los recorridos suelen ser circulares".

Según Gàzquez, también habría que redistribuir los puntos de salida y de llegada de las carreras. "Muchos son por la zona de la avenida de Maria Cristina, algo que provoca no solo problemas de movilidad, sino también ruido. Cuando son carreras grandes, como la Marató de Barcelona, la música empieza a las 6 de la mañana", concluye.