Ir a contenido

Propuesta

Barcelona multará con hasta 1.800 euros a los vehículos contaminantes

Las sanciones empezarán a partir de abril del 2020

El ayuntamiento prevé aprobar la nueva ordenanza en un pleno en diciembre

Luis Benavides

Tráfico en la Ronda de Dalt de Barcelona.

Tráfico en la Ronda de Dalt de Barcelona. / RICARD CUGAT

Barcelona multará con 200 euros y hasta 1.800 euros a los vehículos más contaminantes (los que no tienen la etiqueta de la DGT) que circulen por la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que entrará en vigor el 1 de enero del 2020. Con todo, las sanciones empezarán a partir de abril del próximo año. La ordenanza también establece una moratoria de un año para furgonetas y camiones de uso profesional, tiempo en el que las empresas deberán adaptarse a la nueva normativa.

La propuesta de ordenanza presentada esta mañana deberá ser aprobada previamente en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona de diciembre y en los otros municipios afectados, que también están tramitando sus ordenazas con la misma finalidad: L'Hospitalet, Cornellà de Llobregat, Sant Adrià del Besòs y Esplugues de Llobregat. "Se trata de un cambio de paradigma en la movilidad, un punto de inflexión que marca un antes y un después pero sobre todo una voluntad política", ha dicho la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha definido la jornada como "histórica".

La propuesta de ordenanza establece:

  1. Restricción de la circulación de vehículos contaminantes (los que no tienen etiqueta de la DGT) de lunes a viernes de 7.00 horas a 20 horas.
  2. Exenciones a la medida en caso de vehículos dedicados al transporte de personas con movilidad reducida y vehículos de servicios esenciales (médicos, bomberos, policía, etc.)
  3. 10 días de autorización personal, que deberán ser comunicados, y autorizaciones para los vehículos estranjeros que no tienen la etiqueta de DGT pero cumplen los requisitos de contaminación para poder circular.
  4. Moratoria para los vehículos profesionales. En concreto, los vehículos incluidos en las categorías N1, N2 y N3 (transporte de mercancías como furgonetas y camiones) y M2 y M3 (transporte de personas como autocares y autobuses con más de ocho plazas) contarán con un tiempo de adaptación de un año.
  5. Multas de 200 a 499 euros para infracciones leves (incumplir la prohibición de circular por la ZBE por parte de los vehículos de las categorías L, M1 y N1)
  6. Multas de 500 a 999 euros para las infracciones graves (incumpliento de la prohibición de los vehículos de las categorías M2, M3, N2 y N3)
  7. Multas de hasta 1.803 euros para las infracciones muy graves (circular por la ZBE con los vehículos más contaminantes en caso de haberse declarado un episodio de contaminación del aire por el órgano competente de la Generalitat.

Las sanciones pueden incrementarse en un 30% en caso de reincidencia de la persona responsable.

Cuestión de salud pública

Bajo el lema 'Comencem a respirar tranquils', Ayuntamiento de Barcelona, Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) y Generalitat han presentado el contenido de la propuesta de ordenanza que permitirá la entrada en vigor de la ZBE en el ámbito intrarrondas. "No tenemos tiempo, ya vamos tarde. La contaminación está en unos niveles inaceptables". En estos términos ha presentado la norma la alcaldesa, acompañada por el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, y el vicepresidente de Mobilitat del AMB, Antoni Poveda, entre otros representantes políticos.  

Colau también ha querido dejar claro que esta acción, que deberá ir acompañada de muchas otras para dar resultados, está más motivada por "la salud de la ciudadanía" que por la denuncia de Europa por incumplimiento reiterado de los niveles de contaminación fijados. Las más de 350 muertes prematuras relacionadas con la mala calidad del aire en la ciudad, ha continuado la alcaldesa, "nos debe escandalizar y debemos actuar de forma urgente y sin excusas". "No es una medida contra nadie -ha continuado- sino a favor de toda la población y en especial de las generaciones futuras". De la batería de medidas impulsadas recientemente o proyectadas para mejorar la calidad del aire en la capital catalana, Colau ha destacado la mejora del transporte público, las 'supermanzanas', la finalización de la L9 del metro y la ampliación del tranvía. 

Veto de lunes a viernes

La puesta en marcha de la ZBE vetará todo el ámbito la circulación de los vehículos más contaminantes, que cifran en unos 50.000, y así se debería poder reducir en un 30% los niveles de contaminación en la gran Barcelona, según las estimaciones del consistorio. La nueva norma pretende prohibir la circulación de los vehículos más contaminantes los días laborables entre las 7.00 horas y las 20.00 horas. Por la noche, fines de semana y festivos la circulación de los vehículos más contaminantes no estará restringida.

La ZBE de Barcelona, la "medida estrella" contra la contaminación derivada del tráfico rodado, implica un área de más de 95 kilómetros cuadrados, lo que equivale a 20 veces la extensión de Madrid Central, ha subrayado la alcaldesa, y se basa en los buenos resultados obtenidos en otras grandes ciudades como Londres, Berlín, Amsterdam y Roma, entre otras.

Exenciones 

La ordenanza recoge una serie de exenciones a la medida en caso de vehículos dedicados al transporte de personas con movilidad reducida y a los vehículos de servicios esenciales: médicos, funerarios, protección civil, bomberos, policía, etc. Asimismo, las personas propietarias de un vehículo con circulación restringida en la ZBE tendrán 10 días para poder entrar en este ámbito durante el horario restringido. Así, estos vehículos podrán circular, por ejemplo, para pasar la ITV o en caso de urgencia o compromiso familiar.  Para poder gestionar estas exenciones, el AMB creará una plataforma. "Los conductores deberán darse de alta para no ser sancionados", ha explicado Poveda, quien recuerda que los afectados son principalmente los propietarios de vehículos gasolina fabricados antes del 2000 y de diesel de antes del 2005. El ente metropolitano también abrirá unas oficinas de atención a los afectados.

Poveda ha recordado el trabajo previo y en paralelo del ente metropolitano, que incluye medidas como la renovación de la flota de transporte público con vehículos menos contaminantes o la tarjeta T-Verda metropolitana, que ha permitido que casi unos 5.000 usuarios ya hayan dado de baja sus vehículos privados a cambio de tres años de transporte público gratuito. 

Aparcamientos disuasorios

El 'conseller' de Territori i Sostenibilitat ha puntualizado que la ZBE es una "medida estructural, no coyuntural" y que forma parte de un cambio necesario. En este sentido, Calvet también ha anunciado que la Generalitat apuesta por ampliar este modelo a "todas las ciudades grandes de Catalunya". "No será fácil", ha augurado Calvet, en referencia a los hábitos cotidianos y las pautas de movilidad interiorizadas durante años y años "que nos han llevado a la situación actual", pero también ha recordado que desde hace dos años la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) está trabajando para "incrementar la oferta y la calidad del transporte público". "Las administraciones crearemos las condiciones y la ciudadanía deberá acogerlas y hacerlas suyas. Necesitamos la implicación de todos", ha subrayado el 'conseller'.

Calvet también ha anunciado que para facilitar el trasvase al transporte público ha encargado a la ATM un "Pla Director de aparcamientos disuasorios" -también conocidos como Park & Rides-, que está previsto que se apruebe en el primer semestre del 2020. La estrategia pasa por "ampliar el número y especializarlos todavía más", vinculados a la red ferroviaria pero también a la red de autobuses, y "blindarlos urbanísticamente".