Ir a contenido

conflicto

El Tsunami Vecinal crece y exige ser escuchado antes de la Junta de Seguridad

El colectivo, que alglutina a entidades de distintos barrios, presentará el miércoles un manifiesto alertando de la inseguridad e incivismo en Barcelona

Patricia Castán

Manifestación en la Barceloneta, el pasado verano, para protestar por la inseguridad.

Manifestación en la Barceloneta, el pasado verano, para protestar por la inseguridad. / CARLOS MONTANYES

De la Barceloneta hasta el Bon Pastor, pasando por el Raval o Sant Antoni, el movimiento Tsunami Vecinal sigue engordando a costa de barrios preocupados sobre todo por el presunto aumento del incivismo y la inseguridad en Barcelona, afirman. Tanto, que tras varias movilizaciones, mañana miércoles presentarán requerimientos urgentes la nuevo concejal de Seguridad, Albert Batlle ("con copia a Ada Colau"), y al 'conseller' de Interior, Miquel Buch, para que les den audiencia antes del 19, día en que se celebrará la Junta de Seguridad de Barcelona. Los vecinos quieren tener voz para asegurarse de que ninguno de los supuestos males que detectan en la ciudad son ignorados por los políticos.

El cabreo de este colectivo, que late desde el pasado verano, ha ido en aumento ante la falta de respuesta -consideran- de las distintas admistraciones. Desde antes de las elecciones, cuando solicitaron un encuentro, no han logrado interlocutor municipal, por lo que ahora dan un nuevo paso que se acompañará de un manifiesto firmado por las asociaciones y entidades de al menos 16 barrios de la ciudad. 

Plan integral

Su mensaje es claro: "Basta de inseguridad, basta de permisividad con el incivismo y basta de destruir nuestra ciudad", claman. No obstante, su objetivo es que Govern y ayuntamiento elaboren "un plan integral" para abordar los robos, aumento de narcopisos, okupaciones mafiosas y excesos en la vía pública, aunque ven necesario "de entrada" más recursos policiales para "frenar" esos conflictos de convivencia, mantiene Manel Martínez, portavoz del Tsunami. Puntualizan que de la mano de las admistraciones quieren distanciarse de otros movimientos y cauces contra la inseguridad como el del colectivo Salvalona, con cuyas propuestas discrepan.

Martínez, que este miércoles junto con representantes del Gòtic, Casc Antic, Poble Nou, Vila Olímpica, Poble Sec, Hostafrancs, Maresme-Besòs, Galvany, el Carmel o la Plataforma d'Afectats pel Top Manta, explicarán en la plaza de Sant Miquel del barrio marinero las próximas acciones que emprenderán, cuenta que el grupo ha crecido en las últimas semanas. Se les han sumado vecinos del Bon Pastor, de Sant Andreu y el colectivo de Comerciants de Sant Antoni per la Seguretat, ante los muchos robos que han sufrido los establecimientos de esta zona del Eixample.

En uno de los puntos más calientes, la Barceloneta, el abanico de quejas de los vecinos que alinean con la asociación de vecinos tradicional abarca desde la delincuencia hasta la venta ambulante que ha tomado el paseo Marítim y una acera de Joan de Borbó. La presencia de grupos "enquistados" en el entorno de la plaza de la Catalana que roban e intimidan a quienes pasan por allí, se suma a las peleas en la zona, las ocupaciones de viviendas por usurpadores "profesionales" y no en situación de vulnerabilidad social y las peleas y excesos etílicos en las calles, denuncian.