Ir a contenido

La seguridad en el suburbano

Qué hacer en caso de sufrir o presenciar un robo en el metro

Mossos y TMB aconsejan pedir ayuda a través de los postes SOS y no enfrentarse a los ladrones

Óscar Hernández

Centro de Seguridad del Metro, desde donde se controlan miles de cámaras y se da respuesta inmediata a los avisos de los postes SOS. 

Centro de Seguridad del Metro, desde donde se controlan miles de cámaras y se da respuesta inmediata a los avisos de los postes SOS.  / Jordi Cotrina

Es posible que una víctima se dé cuenta de que le acaban de robar. Pero más probable es que cualquier otra persona pueda presenciar que están robando a otra en un vagón o en el andén. ¿Qué hacer en esos casos? Los expertos de Mossos y Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) coinciden plenamente. No hay que enfrentarse a los delincuentes, pero sí avisar enseguida, tanto si se es testigo como si se sufre el hurto.

¿Cómo pedir ayuda? "Lo mejor es pulsar el botón de SOS del intercomunicador que hay en el centro de cada andén. Se dispara una alerta inmediata en el Centro de Seguridad y Protección del Metro y se envía ayuda enseguida", afirman los policías. En esa central de alarmas se coordinan las 3.000 cámaras que vigilan la red y que observan no solo vigilantes y técnicos especializados, sino también mossos d'esquadra. Esas cámaras, que cada vez son de más precisión, pueden permitir la identificación del ladrón pero también, lo más importante, observar dónde ha tirado los documentos que no le interesan, ya que normalmente solo busca dinero en efectivo.

Mochila delante y coger bien el móvil

Otro de los consejos policiales es colocarse la mochila en el pecho, no a la espalda, durante el desplazamiento en el metro, para tenerla siempre a la vista. Y si se trata de un bolso o una cartera, cruzado en bandolera. Y en caso de tener que usar el móvil, se debe sujetar con fuerza para que los ladrones no lo puedan arebatar. También se recomienda que cuando se está esperando la llegada el metro en el anden, "no hay que quedarse ni al principio ni al final , como hacen la mayoría de personas, sino desplazarse a la zona intermedia, en la que siempre hay menos gente", explica uno de los agentes.

"Lo que también se puede hacer es avisar al pasajero que no tiene el control de sus pertenecias o que lleva un bolsillo abierto para que tenga cuidado", añade el mosso d'esquadra, que viaja de paisano a diario en el metro para coger a los ladrones en el momento en que actúan. "Y si ven a alguien robando,  pueden avisar a la víctima pero sin enfrentarse al ladrón, que lo negará y se marchará", añade el agente, que desaconseja totalmente intentar retener al sospechoso. "No suelen ser violentos, pero en algunos casos han respondido con agresiones", añade.

Megafonía automática o personalizada

Precisamente, los avisos a los pasajeros es una de las técnicas que más utiliza TMB para evitar los robos. Los maquinistas informan directamente a los viajeros que lleva en su convoy tanto si ven subir a los ladrones en una parada, como si los detecta en el interior del convoy. Normalmente, el aviso personalizado del conductor indica que el ladrón o ladrones (suelen ser tres y trabajar en equipo) estan ahí, y se diferencia de las alertas automatizadas que se emiten en varios idiomas en trenes y andenes.

Un portavoz de TMB explicó a este diario que los robos a los pasajeros es uno de los temas que más preocupa a esta empresa, "que el año pasado invirtió más de 25 millones de euros en seguridad". "Los hurtos –añadió– son un tema preferente que abordamos con cuatro líneas de actuación: la prevención, con medidas para frenar estos delitos; la disuasion, con medios técnicos y humanos sobre el terreno; la reacción, facilitando el aviso inmediato en caso de robo, y la atención a las víctimas, para que recuperen sus pertenencias".