Ir a contenido

LA BATALLA DE BARCELONA

Ada Colau, sobre los votos de Manuel Valls: "Bienvenidos sean"

Insiste en que no es su responsabilidad que el exprimer ministro francés la apoye

BComú denuncia pintadas de lazos amarillos en su sede, que Maragall condena

Toni Sust

Ada Colau.

Ada Colau. / JOSEP LAGO (AFP)

Ada Colau camina hacia su reelección como alcaldesa a una velocidad considerable y con la previsión de lograrlo gracias a los votos del PSC y los de Manuel Valls, a menos de que algo impida ese escenario o de que se haga posible uno alternativo.

Es algo que se va aclarando día a día, a raíz de sus declaraciones y de las de los suyos. Qué lejos queda ahora el tono derrotado que Colau mostró la noche del 26 de mayo, cuando perdió las elecciones municipales por 4.800 votos. Al día siguiente ya se hablaba del empate, este curioso concepto que está instalándose en algunos discursos.

Lo que no ha cambiado es el gobierno por el que aboga Colau: ya durante la noche electoral, tras conocer que Ernest Maragall la había ganado por un pelo, apostó por un gobierno tripartito de izquierdas con ERC y el PSC. Y ahí sigue, aunque con un matiz: desde el pasado jueves por la noche, Colau apuesta por el mismo tripartito pero con ella de alcaldesa, pese a haber quedado segunda.

Mientras se agota el tiempo, la alcaldesa en funciones ha recibido cientos de veces la pregunta decisiva: ¿aceptará los votos de Manuel Valls? El sábado dijo que es Valls “quien debe responder de sus posicionamientos”. Este domingo, en una entrevista concedida al programa El Objetivo de La Sexta, Colau fue más explícita que nunca: “Todos los votos que vengan, bienvenidos sean para la investidura”. También dijo, como suele estos días, que ella no ha cerrado ningún pacto con Valls, que no ha negociado ni negociará con él. Y subraya que no retirará su candidatura, que sería la única forma de no ser investida con los votos del exprimer ministro francés.

Crítica a Maragall

En el programa, Colau reiteró su argumento de que ante el veto mutuo del PSC y ERC tenía que dar un paso adelante y explicó que con Valls sólo ha intercambiado un par de mensaje de móvil. En el primero, él confirmaba que le ofrecía sus votos gratis para que no gobernara el ganador de las municipales y evitar así que Barcelona tuviera un alcalde independentista. En el segundo, ella le contestó que gracias pero que sólo hablaría con ERC y el PSC.

Colau también afeó a Maragall que se preguntara este semana, a raíz de la operación Valls, si la alcaldesa de Barcelona estará al final del juicio por el ‘procés’ “con las víctimas o con los carceleros”.

Pintadas contra Colau

Este domingo, Barcelona en Comú ha denunciado pintadas en su sede este fin de semana: lazos amarillos en el suelo y manchas amarillas en su persiana. El partido ha tuiteado una foto con este texto: “Lamentamos que un símbolo antirepresivo sea usado con fines partidistas e intimidatorios”Maragall ha condenado las pintadas: "Es indigno e inaceptable".

Maragall lo ha dicho en Soto del Real, donde ha visitado a Oriol Junqueras, Raül Romeva y Jordi Cuixart. A la salida, ha afirmado que todavía confía en la posibilidad de “una suma inteligente” entre ERC y BComú para formar un gobierno “comprometido con las libertades” que se implique en el objetivo de lograr un referéndum de independencia.

Los republicanos van digiriendo lo que parece inevitable. Después de tener la opción de contar con un alcalde de Barcelona por primera vez desde antes de la guerra civil, Esquerra ve como el asunto se le escapa de las manos y parece condenada a quedar en la oposición.