Ir a contenido

conflicto

UGT rechaza el cierre de los restaurantes y discotecas del litoral de Barcelona

Estima que afectará a unos 1.500 puestos de trabajo y pide que se estudien otras alternativas

Los trabajadores del frente Marítim y del litoral empiezan movilizaciones en contra de su clausura

El Periódico

Pancartas en el Moll de Mestral del Port Olímpic, donde el ocio nocturno se ha enfocado a la cultura árabe.

Pancartas en el Moll de Mestral del Port Olímpic, donde el ocio nocturno se ha enfocado a la cultura árabe.

UGT de Catalunya ha expresado este viernes su rechazo al cierre de las discotecas y restaurantes del frente marítimo, promovido por el Ayuntamiento de Barcelona. En paralelo, los trabajadores de las zonas afectadas han iniciado movilizaciones para salvar sus puestos de trabajo.

El gobierno de la alcaldesa Ada Colau anunció esta semana que no se renovarían las concesiones de los establecimientos (entre otros, Opium Mar, Carpe Diem, Shôko y Pacha Barcelona) del llamado Front Marítim de la Barceloneta, cuyas concesiones finalizan este año y dependen del Ministerio de Fomento por tratarse de primera línea de mar y zona marítimo terrestre. Muy cerca pero con muy distinta oferta nocturna (en los últimos años más enfocada a la cultura árabe), al otro lado del Hotel Arts se sitúa los bares del Moll de Mestral del Port Olímpic, cuya gestión se ha traspasado al ayuntamiento y donde ya es seguro que no podrá haber más ocio nocturno.

Preocupación por el plan del litoral

En comunicado difundido hoy, el sector de Hostelería y Turismo de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT ha manifestado su preocupación por el Plan Litoral del Ayuntamiento de Barcelona y que el sindicato estima que "supondría el despido de más de 1.500 trabajadores directos".

"Entendemos que el emplazamiento actual de los locales de ocio y restauración en los bajos del Hotel Arts, lejos de zonas residenciales, es idóneo para la oferta lúdica que ofrecen, minimizando las molestias a los vecinos y vecinas y generando puestos de trabajo en barrios que más los necesitan", sostiene el sindicato en su comunicado.

Además, UGT asegura el cierre de estos locales "afectaría la economía de los barrios cercanos, que proveen estos negocios con alimentación, servicios de seguridad, lavandería, etc., por lo que la destrucción de puestos de trabajo indirectos sería aún mayor, afectando en conjunto más de 2.000 trabajadores y trabajadoras".

UGT reclama al ayuntamiento que ofrezca alternativas que permitan la continuidad de las empresas y evitar así la pérdida de miles de puestos de trabajo que representaría la desaparición de los locales de ocio y restauración existentes. Los responsables de los locales han reivindicado reiteradamente presencia policial en el entorno para evitar conflictos a la salida de los establecimientos.

Los trabajadores del Front Marítim han iniciado una campaña de recogida de firmas contra los cierres, en colaboración con sus clientes, mientras que en el Port Olímpic han colgado pancartas dirigidas a la alcaldesa por dejarles "sin trabajo". 

Temas: Discotecas