Ir a contenido

acto oficial

El aeropuerto de El Prat incluye a Josep Tarradellas en su nombre

El ministro Ábalos elogia la figura del expresidente de la Generalitat

El cambio de denominación fue aprobado en el Consejo de Ministros celebrado en diciembre en Barcelona

El Periódico

Un sobrino de Josep Tarradellas recibe una foto conmemorativa de la llegada del ’president’ a Barcelona.

Un sobrino de Josep Tarradellas recibe una foto conmemorativa de la llegada del ’president’ a Barcelona. / ACN / AINA MARTÍ

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes una orden, a instancias del Ministerio de Fomento, por la que se modifica la denominación oficial del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, que pasa a llamarse Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat para honrar la memoria del que fuera presidente de la Generalitat de Catalunya, en reconocimiento y respeto a su papel histórico y como recordatorio a su legado en el año del 30 aniversario de su fallecimiento.

La relevancia histórica de Tarradellas y su reconocimiento por la sociedad española es "incustionable", como "incontestable es su trascendente papel en la Transición española y en la recuperación del autogobierno catalán, a los que contribuyó el clima de diálogo y concordia que siempre propugnó", argumenta la orden. La medida fue acordada en el consejo de ministros celebrado en diciembre en Barcelona.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que ha presidido el acto oficial de cambio de nomenclatura, ha reivindicado al expresidente Tarradellas como gran defensor del autogobierno y la Generalitat sin "ceder ante las presiones maximalistas de cada lado" y con diálogo.

Elogio del 'president'

"Fue un defensor acérrimo de las instituciones democráticas, comenzando por supuesto por el autogobierno de Catalunya y la restitución de la Generalitat tras la guerra y dictadura", ha dicho. Y ha pedido en su discurso reivindicar más a menudo la memoria de "uno de los mejores ejemplos del espíritu de la Transición" por su defensa de la concordia social y política, reconciliación y reconocimiento del que piensa diferente.

Ha señalado que el expresidente y sus contemporáneos fueron capaces, "en un contexto más complejo que el actual, de no ceder ante las presiones maximalistas de cada lado", además de fomentar el diálogo y llegar a acuerdos.