11 ago 2020

Ir a contenido

URBANISMO

Sant Joan Despí expropiará dos bloques de viviendas inacabadas

La promoción de lujo iniciada en el 2008 se convertirá en 115 pisos de protección oficial

Luis Benavides

Los dos bloques inacabados que serán expropiados por el Ayuntamiento de Sant Joan Despí.

Los dos bloques inacabados que serán expropiados por el Ayuntamiento de Sant Joan Despí. / ALBERT BERTRAN

El Ayuntamiento de Sant Joan Despí expropiará dos edificios de pisos de lujo inacabados, en la confluencia de la avenida de Barcelona y la calle de la Fontsanta, para convertirlos en 115 viviendas de protección oficial. Para ello será necesario invertir 6,5 millones de euros más el presupuesto necesario para finalizar las viviendas y modificar el Pla General Metropolità (PGM), un primer paso que ya cuenta con el respaldo de todos los grupos políticos municipales tras ser aprobado ayer por unanimidad en el pleno del Ayuntamiento. Completar la tramitación urbanística más ejecutar las obras necesarias supondrán aún dos años más.

Las estructuras vacías de los dos edificios, de siete y nueve plantas respectivamente, inicialmente proyectados como oficinas y viviendas de lujo e iniciadas en el año 2008, podrían acoger pisos accesibles en régimen de alquiler pero también de compra, aunque este detalle todavía es objeto de estudio por parte del consistorio. "Calculamos que el coste de los terrenos es de 6,5 millones de euros. Se trata de una operación importante para un ayuntamiento pequeño como el nuestro, pero queremos que sea una operación equilibrada y al servicio de la gente con problemas de acceso al a vivienda, por lo que podríamos destinar la mayoría a la venta", ha explicado el alcalde de Sant Joan Despí, Antoni Poveda.

Las dos estructuras, que el ayuntamiento ha comprobado que están en buen estado y se podrán aprovechar para la construcción de viviendas, "forman parte del paisaje urbano no deseado de Sant Joan Despí", según ha explicado Poveda, quien ha recordado que las obras en esos edificios llevan más de una década paralizadas y que el Ayuntamiento tuvo que hacerse cargo de la retirada de la grúa, un elemento que abandonado suponía un peligro importante para la población en caso de fuertes vientos. "Durante todo este tiempo dos personas han muerto en estos edificios, una de manera voluntaria, y la falta de interés ha sido demostrada y reiterada por parte de los propietarios", ha añadido.

Antes de llegar a esta decisión se han mantenido negociaciones durante varios años con los propietarios (actualmente la Sareb, en un 58%, más otros dos titulares) pero finalmente se ha optado por la expropiación, explica Poveda, "ante la falta de vivienda accesible para la ciudadanía y la actitud de la propiedad, que ha desatendido sus responsabilidades".

Poveda ha destacado que en pocos años, Sant Joan Despí, sin tener las competencias, contará con 400 viviendas protegidas para destinarlas a la venta y el alquiler.