Ir a contenido

BARCELONEANDO

Desde el barrio y para el barrio

En Trinitat Vella hay expectación por ver las nuevas carrozas de la cabalgata, llevan la firma de uno de los suyos y de José Menchero, escenógrafo consagrado

Natàlia Farré

Dani Ruiz, sentado en una de las butacas de los pajes que acompañarán al rey Gaspar en el estreno de su nueva carroza. 

Dani Ruiz, sentado en una de las butacas de los pajes que acompañarán al rey Gaspar en el estreno de su nueva carroza. 

Cabalgatas hay tantas como ilusiones. Ya se sabe, los Reyes Magos, por magos, tienen el don de la ubiquidad. En la Trinitat Vella se les espera el sábado a las seis de la tarde (como en todos lados). Pero este año no solo llegarán cargados de paquetes para colmar las ilusiones de los niños del barrio, sino también con novedades que saciarán los deseos de los mayores de la Trini, que es así como llaman a este pedazo de ciudad sus vecinos. El año pasado, pequeños y mayores decidieron que las carrozas con las que sus majestades de Oriente hacían el paseíllo antes de entregarse a su labor más preciada, la de repartir juguetes, no estaban a la altura de tan digna tarea. Tras 20 años de servicio, los Reyes Magos mantenían su aspecto de siempre, de tercera edad lozana, pero los carruajes más bien habían transmutado a viejunos. Así que convenía reformarlos.

En ello se puso Dani Ruiz, también conocido como 'el niño de los Ruiz' (por aquello de que su familia ha regentado durante años un conocido comercio en el barrio) o ‘el niño del flamenco’ (no en vano era el único varón que le daba al cante en el centro cívico). Pero a Ruiz la inspiración no le bajó del cielo, aunque el tema vaya de magia, sino que se la sirvió en bandeja Xavi Camino, a la postre responsable del Pla de Barris de Trinitat Vella. Entre las iniciativas para mejorar la zona, figuraba la de dignificar las carrozas. Así que el segundo llamó al primero, que además de activista vecinal es diseñador, para actualizar el transporte real. No solo eso, también lo puso en contacto con José Menchero. El detalle no es baladí, pues este es el carrocero mayor de la ciudad, además de un escenógrafo de pro con reconocimientos habidos y por haber. "Mi ídolo", espeta Ruiz.

Sáhara, la propuesta más votada

Juntos se pusieron manos a la obra. Ruiz aportó juventud y visión de barrio. Menchero experiencia y empuje. Y ahora en la Trini andan revolucionados con la nueva cabalgata. Tienen ganas. Y hay expectación por ver las nuevas carrozas. La última vigilia de Reyes los vecinos descubrieron el potencial pero no el resultado. Vamos, que en la cabalgata de hace un año se mostraron las tres propuestas pensadas por Ruiz y Menchero: Antàrtida ("con mucho blanco y con mucha luz, evocando los glaciares”), Cuzco ("muy colorida y con un punto indígena") y Sáhara ("pensando en la idea de desierto"). Hubo proceso participativo, reñido, pero ganó la opción más tradicional, la del Sáhara, donde es más fácil imaginarse los camellos sobreviviendo sin problemas de congelación o de mal de altura. Así la estructura, lo perdurable, es de madera de tonos suaves; la decoración, lo que puede mudar de un año para otro, es verde, azul y blanca. "Se ha hecho acorde con los trajes de los reyes", justifica el joven artista. Y añade: "Ni queríamos imponer nada, ni hacer nada estrambótico. Queríamos que fueran las carrozas del barrio".  

La nueva carroza del rey Baltasar para la cabalgata de Trinitat Vella. / ÀNGEL GARCÍA

Los vecinos andan nerviosos por ver el resultado, pero Ruiz, más. "Para mí es mágico, no solo trabajar con Menchero, sino también ver mis dibujos convertidos en algo real en una fecha tan bonita como esta, y para mi barrio, al que quiero y adoro. Para la Trini será la cosificación del Pla de Barris, lo que más se ve. Se han cambiado muchas cosas, sí, pero esto es la guinda del pastel", explica un excitado Ruiz. Anda revolucionado, sí, y eso que está acostumbrado al protagonismo activista. Participa en todo lo que puede, y más. Lo último, cabalgata al margen, ha sido crear la asociación Maletas Viejas (junto con Maria Martínez, David Ramírez, Aitor Castro y Ayaa Charkaoui) e impulsar el festival El charco, que se celebró, con éxito, el pasado mes de octubre: cuatro días intensos de artes escénicas con 90 creadores de vanguardia en el barrio. Lo que viene también será novedad: en primavera liderará el primer Orgullo LGTB de Trinitat Vella. Y todo, con solo 20 años.