Ir a contenido

CONFLICTO DE CONVIVENCIA

La Barceloneta bloqueará este sábado los accesos al barrio en señal de lucha

Los vecinos se movilizan para exigir a Colau una respuesta efectiva contra la inseguridad

Denuncian que en los últimos días ha habido un apuñalamiento, una pelea con una pistola y acoso sexual

Patricia Castán

Vecinos de la Barceloneta protestan frente a la comisaría del barrio por el incivismo y la inseguridad. / AAVV BARCELONETA

Vecinos de la Barceloneta protestan frente a la comisaría del barrio por el incivismo y la inseguridad.
Protesta vecinal en la Barceloneta, la tarde del pasado jueves.

/

Cuatro años después del convulso verano del 2014, la Barceloneta volverá a alzar el grito de guerra mañana sábado, desde el convencimiento de que "las cosas están aún peor" y con la exigencia de que el ayuntamiento de Ada Colau responda con recursos proporcionales a la crisis de incivismo e inseguridad. Los vecinos se están organizando desde distintos frentes bajo la consigna de 'la Barceloneta en Lluita', con el objetivo de cortar los principales accesos al barrio marinero para simbolizar su hartazgo y cabreo. 

Como avanzó anoche este diario, casi 200 vecinos salieron ayer jueves a la calle de forma espontánea y a través de llamamientos desde las redes sociales. La guinda han sido esta semana incidentes como un apuñalamiento, peleas y acoso sexual a jóvenes del barrio. Lo último, una bronca a la carrera entre presuntos vendedores de drogas, uno de los cuales habría sacado una pistola en plena plaza del Poeta Joan Boscà la noche del jueves. 

Con los ánimos encendidos, ese día se celebró una improvisada asamblea en la plaza de la Barceloneta. Los reunidos (muchos ni siquiera vinculados a entidades vecinales) decidieron realizar una primera acción que tuvo lugar pasadas las ocho de la tarde, consistente en cortar el tráfico en la calle de Joan de Borbó. Desde allí se dirigieron a la comisaría de esta misma vía para reclamar a voz en grito "más seguridad" y "más policía".   

Era solo el preámbulo de la movilización prevista para mañana sábado (18.00 horas). Los afectados se proponen concentrarse de nuevo en la plaza de la Barceloneta y desde allí subir por Joan de Borbó para cortar "pacíficamente" el acceso, salvo para vehículos de servicios, emergencias y buses. También permitirán la salida de vehículos de vecinos. 

Dicen "basta"

Fuentes vecinales indican que si la concentración es lo bastante numerosa se cortarán también los accesos desde el paseo Marítim, desde la altura del Hotel Arts. Un cerrojazo temporal que quiere significar que el barrio se planta. Dice basta a actitudes irrespetuosas para el vecindario (orines en la calle, ruidos, torsonudismo, botellón a cualquier hora, vehículos de movilidad personal fuera de las rutas autorizadas, venta ambulante a destajo...) y basta a la inseguridad que acompaña la masificación de visitantes a la zona (hurtos, peleas, venta de drogas, robos, ofrecimiento de alcohol a menores...). Amén de la evidencia -el trajín de maletas los delata- de que cientos de pisos turísticos ilegales siguen funcionando. Una situación que creen que se podría afrontar con más voluntad y recursos municipales.

La revuelta de este verano en la Barceloneta se empezó a cocinar a principio de mes, como avanzó este diario, cuando los vecinos decidieron mover ficha para suplir la supuesta "dejadez" que denunciaban del distrito de Ciutat Vella. La Associació de Veïns de la Barceloneta editó y repartió 2.000 folletos en varios idiomas pidiendo educadamente a los visitantes que se comportaran con civismo. En esa entidad se integran ahora algunos miembros que hace unos años participaron en el movimiento La Barceloneta diu Prou, y que observan que "nada ha mejorado. No obstante, la rebelión de este fin de semana se ha fraguado desde diversos grupos vecinales organizados en Facebook, que han decidido pasar a la acción, y a los que apoya "al 100%" la asociación de vecinos de La Barceloneta. 

El portavoz de los grupos movilizados, David Riojo, es vecino de toda la vida y asegura no haber sentido nunca tanta sensación de inseguridad como en la actualidad. Alerta de la grave situación que vive el parque de la Catalana (convertido en campamento de verano), del vandalismo hacia los coches aparcados en la calle y los robos. "Muchos no pertenecemos a ninguna asociación ni la protesta ni nos movemos por ningún color político, pero esto es insostenible y no puede seguir así", clama. 

Temas: Barceloneta