Ir a contenido

Han ingresado en prisión

Detenidos dos jubilados con pensiones mínimas que se unieron para delinquir en Barcelona

Los hombre robaban especialmente en oficinas de Ciutat Vella y el Eixample

Guillem Sànchez

Detenidos dos jubilados que robaban en oficinas de Barcelona. / EUROPA PRESS

Tras más de 30 robos exitosos perpetrados contra oficinas de agencias de publicidad, bufetes de abogados o escuelas de idiomas ubicadas en el centro de Barcelona, los Mossos d'Esquadra lograron finalmente la grabación de una cámara de seguridad que mostraba nítidamente a los ladrones que buscaban desde hacía dos años. Los agentes observaban las imágenes sin pestañear porque estaban viendo algo a lo que no estaban muy acostumbrados: dos hombres que vestían elegantes y que robaban sosegadamente. Desenchufando cuidadosamente los ordenadores que habían venido a llevarse e inspeccionando armarios y cajones en busca de más objetos de valor sin dañar el mobiliario. No eran como el resto de cacos, no se comportaban como delincuentes fogosos que arrasaban la oficina contrarreloj. Todo lo contrario, estos parecían pensionistas. Porque lo eran. Con esta grabación comenzaba a resolverse la operación 'Old Boy' (chico viejo en inglés) y resultó posible detener a Miguel y Antonio, dos jubilados de 66 y 67 años.

"Si se cruzaban con un vecino en el rellano, nunca sospechaba de ellos", explica el intendente Toni Sánchez, jefe del distrito de Ciutat Vella. Su aspecto era intachable, uno vestía un polo Lacoste y el otro una camisa y una americana azules. Ambos lucían un reloj imponente en la muñeca izquierda. Si hasta ahora había sido tan difícil dar con ellos también era porque apenas cometían errores. Tenían un plan, y lo seguían al pie de la letra.

Dos subasteros con problemas de liquidez

Miguel y Antonio se conocieron hace tiempo en el Mercat dels Encants de Barcelona. Los dos eran subasteros jubilados dueños de pensiones exiguas que no permitían mantener el tren de vida al que habían acostumbrado a sus familias. Decidieron que el complemento salarial que necesitban lo sacarían del mercado negro, vendiendo los ordenadores que iban a robar. 

"Estudiaban la empresa que iban a asaltar cuidadosamente", aclara el intendente Sánchez. Ahí estaba el secreto. Resguardados bajo su aspecto de hombres mayores respetables, podían colarse en los edificios sin levantar ninguna sospecha y tomar nota de los horarios que seguían los empleados de la oficina elegida. Cuando estaban seguros de que había salido el último trabajador, entraban ellos forzando la cerradura con herramientas que escondían en un maletín.

Debutaron en el 2016 y llevaron a cabo una primera serie de robos. Uno de los botines superó los 15.000 euros. Si lo hubieran dejado entonces, tal vez los Mossos nunca habrían dado con ellos. Pero como ocurre en las buenas películas, los ladrones de verdad siempre sucumben a la tentación de dar un golpe más, el que acaba conduciéndolos a la cárcel.

El golpe final

El fallo que cometieron fue entrar en una oficina provista de varias cámaras de seguridad que no detectaron. De este modo, los investigadores obtuvieron la grabación en la que se les veía robando apaciblemente a cara descubierta. Tan nítidas eran estas imágenes que permitieron contrastar sus rostros con las fotografías de personas con antecedentes del archivo policial. Había una coincidencia porque uno de ellos había sido arrestado en el pasado por delitos similares.

La grabación, además, tuvo otra consecuencia. Porque uno de los agentes al verlos tuvo un 'déjà vu' y recordó los robos que habían quedado sin resolver en el 2016. En los registros que la policía llevó a cabo en sus domicilios -uno un chalet con piscina en Lliçà de Munt- aparecieron el resto de pruebas. Actualmente están en libertad a la espera de juicio porque su plan incluía que había que robar sin que hubiera heridos.