Ir a contenido

COMISARÍAS MÓVILES

La Guardia Urbana de Barcelona se pasa al coche híbrido

La policía local invierte este año 12,6 millones de euros para adquirir 145 vehículos nuevos

Algunos de los autos para transportar detenidos incorporan cámaras en el interior

El Periódico

Así son los nuevos coches híbridos de la Guàrdia Urbana de Barcelona. / LAURA FÍGULS

La cosa pública (los ayuntamientos y la Administración en general) le está pasando la mano por la cara al sector privado y a las familias en cuanto a movilidad sostenible. Será, seguramente, por una cuestión de precio y porque las baterías tienen mucho por evolucionar. La Guardia Urbana de Barcelona ha dado el último titular este lunes, con el estreno de 100 vehículos híbridos que este junio ya circularán por las calles de la capital catalana. Se le unirán otros 45 a finales de año. En total, el consistorio habrá gastado 12,6 millones de euros en la renovación de buena parte de la flota. 

Con la adquisición de estos coches Toyota Prius (el mismo por el que apuestan la mayoría de taxistas cuando tienen que cambiar de auto), la ciudad se ahorrará 608 euros por vehículo en un año (88.000 euros). La actualización también servirá para modernizar los equipos con los que trabajan las patrullas. "Barcelona es una ciudad global con temas de gestión cada día más complejos. Necesitamos una Guardia Urbana cada vez más equipada", ha dicho la alcaldesa Ada Colau, durante la puesta de largo de la flota, en el Port de la Marina. Los coches incorporan un navegador que los convierte en una "comisaría móvil" que permitirá gestionar los datos con mayor rapidez. 

Nuevas prestaciones

Los nuevos coches tienen un ordenador de a bordo que actualiza y envía información de forma inmediata, además de programar señales acústicos y lumínicos y conectarse con las bases de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), la base de antecedentes penales y el padrón municipal.

Asimismo, 12 de los nuevos turismos cuentan con cámaras laterales que permiten captar matrículas de vehículos parados o en movimiento para saber si han sido robados o si están en la base de datos de la policía por alguna razón. También disponen de habitáculos para transportar detenidos con cámaras interiores, así como de un kit de asistencia médica con desfibrilador y sistema de auxilio básico. Los agentes han recibido formación específica para actuar en casos de emergencia médica.

La Guardia Urbana dispone de una flota de 526 vehículos, de los cuales, hasta ahora, sólo nueve turismos eran híbridos. A finales del 2018 el cuerpo prevé contar con 154 coches híbridos y sólo 19 diésel, al que se suma otro turismo con el motor totalmente eléctrico. En total, el objetivo es que en el 2019 la flota de la Urbana esté compuesta por 300 vehículos híbridos o eléctricos y 200 de combustión, ya que en julio de 2017 el cuerpo ya incorporó 30 escúters eléctricos, y este 2018 también se sustituirán siete motos trail de gasolina por otras tantas eléctricas.