inversión empresarial

De Niro presenta su proyecto hotelero para Barcelona

Nobu Hospitality se asocia con el grupo Selenta para convertir en establecimiento de lujo el Hotel Torre Catalunya

Los actuales propietarios invertirán 30 millones en remodelar el edificio que tendrá un restaurante Nobu en el último piso

Robert de Niro, Nobu Matsuhisa y Meir Teper, en la presentación de su proyecto para el hotel Torre Catalunya.

Robert de Niro, Nobu Matsuhisa y Meir Teper, en la presentación de su proyecto para el hotel Torre Catalunya. / FERRAN SENDRA

Se lee en minutos

Max Jiménez Botías

El Hotel Torre Catalunya entrará en funcionamiento a finales de este año como un establecimiento de lujo de la cadena Nobu Hospitality, cuyos principales accionistas son el actor norteamericano Robert de Niro, el productor Mier Teper y el chef de origen japonés Nobu Matsuhisa. Selenta Group, la sociedad de la familia Mestre, ha firmado un acuerdo con Nobu, según el cual la primera se hará cargo de una inversión de 30 millones de euros para la conversión del hotel en un establecimiento de lujo y Nobu se ocupará de la gestión del establecimiento, que será compartida, como ya hace con otros dos hoteles en España, uno en Marbella y otro en Ibiza, presentados oficialmente esta semana por los conocidísimos accionistas de Nobu, con De Niro a la cabeza. Junto al chef oriental, proyectan la imagen del grupo empresarial en todas las ciudades donde la cadena tiene establecimientos.

El nuevo hotel con denominación Nobu se desarrollará en dos fases. La primera concluirá al termino de  este año: "Abriremos el restaurante Nobu, las zonas nobles, que son la recepción, el spa, los salones  y las habitaciones 'suite'", ha explicado Jordi Mestre, presidente del grupo hotelero catalán Selenta. Esta primera fase culminará con la apertura del restaurante en el último piso del hotel que tiene una visión de 360 grados del 'skyline' de Barcelona. En una segunda fase se procederá a la remodelación del resto de las habitaciones. El inmueble contará con 260 dormitorios, frente a los 272 que tiene actualmente. "El servicio estrella, será el restaurante Nobu, luego destacamos el spa, el  gimnasio y salones para reuniones", ha explicado Mestres en rueda de prensa, en la que junto con sus socios ha presentado el proyecto Barcelonés. 

El hotel Torre Catalunya, que será transformado por el grupo Selenta / FERRAN SENDRA

Cocinado a fuego lento

El acuerdo entre los dos grupos se ha cocinado a fuego lento. Las negociaciones han durado más de cuatro años, ha explicado el consejero delegado del grupo, Trevor Horwell. El primer contacto se produjo en el 2014, cuando Selenta inició la búsqueda de un socio de prestigio internacional para relanzar el Hotel Torre Catalunya. El momento coincidió con la expansión de Nobu --que comenzó su actividad en el ámbito de la restauración-- en el sector hotelero. "Al poco tiempo, un equipo de Nobu estaba visitando la ciudad para encontrar una ubicación", ha explicado Mestre. El primer interés de la firma norteamericana fue el Hotel Princesa Sofía, aunque Selenta ya tenía otros planes para él.

"Hemos mirado varias zonas en Barcelona", ha comentado Horwell. "Decidimos que la mejor opción era venir aquí porque hay  mucho recorrido para el desarrollo urbanístico. Aquí estaba el esqueleto básico del proyecto, por no hablar de estas vistas maravillosas", ha planteado sobre la panorámica que ofrece el último piso sobre la ciudad. "No teníamos prisa, las cosas hay que hacerlas bien o mejor no se hacen. Lo importante es la calidad del proyecto y tener unos buenos socios", ha argumentado Teper, sobre la elección del proyecto final.

En ese mismo sentido se ha expresado el actor estadounidense: "Barcelona es una ciudad maravillosa y tenemos unos socios estupendos". De Niro ha puntualizado asimismo que en España ya tienen otros dos proyectos en marcha (Marbella e Ibiza) y que no descartan nuevas oportunidades de inversión. "En Madrid, seguro que tendremos otro hotel", ha agregado Horwell. "Y estamos mirando proyectos en las islas (Palma de Mallorca)", ha agregado. El protagonista de 'Taxi Driver' ha recordado que su decisión de invertir en el sector se remonta a hace 15 años cuando en un evento en San Diego a él y a Horwell le pedían su opinión sobre el Hard Rock Café de esa ciudad en el que se realizaba el evento. "En ese momento decidimos que hablaríamos de nuestros propios establecimientos", ha comentado. Además, ha bromeado con el presidente de EEUU, Donald Trump, sobre quien no tiene muy buena opinión. "¿Le ofrecería un plato a Trump en su restaurante?", le han preguntado. "Si va al restaurante, pues va, pero en ese momento yo salgo por la puerta. No quiero saber nada de él". 

Cuarto hotel en Europa

Nobu Hotel Barcelona será el cuarto establecimiento hotelero de la cadena en Europa. El arquitecto David Rockwell se encargará de aportar la icónica imagen de los hoteles del grupo que se distinguen, entre otros aspectos, por la personalidad diferencial de cada inmueble. El interiorismo estará inspirado en el arte japonés de Kintsugi, una técnica basada en la reparación de las fracturas en la cerámica.

Te puede interesar

Nobu tiene siete hoteles en  marcha en este momento y otros ocho que se pondrán en marcha este años, entre ellos, el de Barcelona. El grupo espera alcanzar los 20 inmuebles en el 2020.  El grupo fue fundado en el 2009 tras ampliar la marca Nobu Restaurant a la actividad hotelera en toda su dimensión. El primer restaurante Nobu se inauguró en 1994. Ahora tiene hoteles en Las Vegas, Manila, Miami, Malibú, Londres, Ibiza y Marbella.

La mala fortuna de los hoteles de cinco estrellas en BCN

De las <strong>74.000 plazas hoteleras que existen actualmente en Barcelona</strong> (que se corresponde con 37.953 habitaciones) el sector de cinco estrellas gran lujo y cinco estrella <strong>reúne escasamente 11.000 plazas </strong>en la ciudad. Representa tan solo el <strong>14% de la capacidad disponible </strong>y para muchos representantes del sector no es el segmento mejor representado, en una actividad en la que las plazas turísticas no legalizadas aún son excesivas.