Ir a contenido

10 toneladas en los últimos años

Catorce detenidos, entre ellos 'casuals', por entrar coca por el puerto de Barcelona

En la operación se han intervenido más de 25 millones de euros en bienes

El Periódico / Barcelona

En la operación se han intervenido 470.000 euros en efectivo, 30 vehículos de gama alta, se han bloqueado propiedades inmobiliarias por valor de más de 25 millones de euros. / EFE VÍDEO

La Guardia Civil ha detenido este martes a 14 personas, entre ellos varios miembros de los Casuals, la facción más radical del grupo de seguidores ultras del FC Barcelona Boixos Nois, acusados de introducir más de 10 toneladas de cocaína en los últimos años en Europa a través del puerto de Barcelona.

Según ha informado el instituto armado, en la operación se han intervenido 470.000 euros en efectivo, 30 vehículos de gama alta, se han bloqueado propiedades inmobiliarias por valor de más de 25 millones de euros, entre ellas un hotel en Pineda de Mar (Barcelona), y se han practicado 24 registros en varias poblaciones de Barcelona, Lleida y Tarragona.

La organización desarticulada se encargaba de asegurar que las remesas de cocaína procedentes de Sudamérica saliesen del puerto de Barcelona para poder ser entregadas a otros grupos delictivos. Para ello, según la Guardia Civil, disponían del control directo de estibadores, personal de seguridad y demás trabajadores de la terminal de contenedores de la instalación del puerto. 

Sin embargo, el Puerto de Barcelona ha negado que haya empleados de las terminales portuarias implicados en la organización desmantelada y ha explicado que entre los detenidos hay trabajadores de empresas externas que tienen acceso a las instalaciones y conocen su funcionamiento. 

Uno de los detenidos, que ejercía como uno de los lugartenientes del jefe de la organización -también arrestado-, es uno de los cabecillas del grupo ultra Casuals, la facción más radical de la peña barcelonista Boixos Nois, de ideología de extrema derecha, y que estuvo relacionado con el encargo fallido de propinar una paliza al expresidente del FC Barcelona Joan Laporta a cambio de 30.000 euros en el 2010. 

El líder de la organización, pese a que procedía de una familia humilde dedicada a la venta ambulante, amasó una gran fortuna oculta en diversas propiedades inmobiliarias repartidas entre testaferros y familiares, gracias a un complejo entramado empresarial utilizado para blanquear millones de euros procedentes del narcotráfico. 

El grupo mantenía relaciones directas con organizaciones criminales europeas y sudamericanas dedicadas al narcotráfico, por lo que fue necesaria la colaboración y el intercambio de información entre la Guardia Civil y las autoridades policiales de otros países, bajo la coordinación de Europol.

Transporte en camiones voluminosos

Una vez sacada la cocaína del puerto, la droga era transportada principalmente por carretera en camiones de mercancías voluminosas para hacer más seguro el traslado, según ha informado la Guardia Civil.

Los miembros de la red desarticulada adoptaban grandes medidas de seguridad, como el cambio continuo de vehículo para acudir a reuniones o el uso de motocicletas para trasladarse. 

También utilizaban en sus comunicaciones sofisticados dispositivos electrónicos, como terminales móviles conocidos como 'Encrochats' que garantizan la seguridad en la mensajería móvil.

En la operación se han practicado 24 registros en las localidades barcelonesas de Castelldefels, Vilanova i la Geltrú, L'Hospitalet de Llobregat, Sant Vicenç dels Horts, Sant Boi de Llobregat, Cervelló, Sitges y Barcelona, así como en Prats i Sansor (Lleida) y Santa Oliva (Tarragona).

Temas: Cocaína

0 Comentarios
cargando