Ir a contenido

Sant Jordi se expande por la calle Consell de Cent

La búsqueda de espacio para esponjar la Rambla de Catalunya lleva a cortar el tramo entre Balmes y paseo de Gràcia para instalar casetas

Almudena Grandes, Philip Pullman, Amelie Nothomb y Fernando Aramburu, entre los autores invitados a las actividades previas al 23 de abril

Ernest Alós

Aglomeración en la Rambla Catalunya, el día de Sant Jordi del 2017.

Aglomeración en la Rambla Catalunya, el día de Sant Jordi del 2017. / DANNY CAMINAL

El día de Sant Jordi vive una tensión difícil de resolver, ha explicado el comisionado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Subirats. A la gente le gusta ver las calles llenas, y acude en masa a las que lo están más… para después encontrarse con aglomeraciones que no le dejan disfrutar (o sí) del día del libro. El paroxismo del atiborramiento, desde hace ya unos cuantos años, se concentra en la Rambla de Catalunya, y las propuestas para solucionarlo se han ido sucediendo sin demasiada convicción ni éxito. Este año, el Ayuntamiento de Barcelona lanzará otra prueba piloto: cortar al tráfico la calle Consell de Cent, entre Balmes y paseo de Gràcia, y situar casetas de libros y rosas en la calzada, convirtiendo el cruce con la Rambla de Catalunya en una plaza con puestos en sus cuatro esquinas.

Sobre la mesa han estado otras propuestas, pero no son solo los viandantes los que acaban convergiendo, como si de un imán se tratase, hacia la plaza de Catalunya, a través de las dos ramblas. La distribución de espacios se pacta con los libreros y debe tener en cuenta también las peticiones de puestos de multitud de asociaciones que aprovechan para vender libros o flores; y todos quieren ir allí a donde está el mogollón. “Pero tenemos que estudiar los espacios disponibles, hay demasiada aglomeración que dificulta disfrutar de la propia fiesta y debemos ampliar la circulación de la gente”, ha apuntado Subirats en la presentación de las actividades programadas por el Institut de Cultura de Barcelona (Icub) para la Diada de Sant Jordi.

La alternativa que, sin tirar cohetes, se ha llegado a consolidar es la del paseo de Sant Joan, con una oferta especializada en la oferta del ‘triángulo friki’ que gravita en torno a las librerías Gigamesh y Norma y en el libro infantil y juvenil. En cambio, la posibilidad de alargar el recorrido de la Rambla de Catalunya por la amplia acera de mar de la Diagonal, llegando hasta la plaza Francesc Macià (esa fue la apuesta en la etapa Trias) se ha descartado por la falta de interés de los libreros en alejarse tanto del centro de la fiesta: apenas se ocuparán un par de travesías, las más cercanas a la Rambla de Catalunya.

Otra posibilidad, ocupar el tramo de Rambla de Catalunya entre la Gran Via y la plaza de Catalunya, que permitiría enlazarla con las Rambles en un recorrido continuo, se ha encontrado con otro problema adicional: la existencia de las entradas y salidas del párking, que impiden peatonalizar ese tramo. Aunque, si de seguir el camino que marcan espontáneamente las riadas de gente se trata, el problema está en el paseo de Gràcia. De forma espontánea, en los dos últimos años se ha tenido que cortar el tráfico en las horas de mayor afluencia, cuando ha sido ocupado espontáneamente por los paseantes. Esta es una manzana que aún no se ha querido morder, y que plantea importantes dificultades de seguridad y movimientos de masas (el tráfico de Aragó y Gran Via durante todo un día en intocable), pero que no deja de estar sobre la mesa.

Ampliar las actividades también en el tiempo

Pero el esponjamiento (y esto ya se ensayó el año pasado, durante el mandato de Collboni en el Icub) no se limita al espacio sino también se traslada en el tiempo. La programación de actos organizados por el Ayuntamiento de Barcelona se prolongará desde el 14 de abril al 23 de abril, incluyendo el sábado y domingo anteriores a Sant Jordi (que este año cae en lunes). Dos días en los que, por otra parte, siguiendo la dinámica de años anteriores es previsible que las firmas de autores se dispersen por el territorio y lleguen a las principales capitales catalanas. El año pasado, el Gremi d'Editors de Catalunya pidió que, para expandir el efecto Sant Jordi a todo el fin de semana, este 2018 el descuento del 10% se aplicase desde el día 21. El Gremi de Llibreters, en principio, prefiere mantener la rebaja como una excepcionalidad que se produce solo en la Diada, pero no tomará una decisión definitiva hasta la reunión de su junta el próximo martes.

La primera de las actividades programadas es el ‘Sant Jordi ‘ infantil, el festival Món Llibre, que se celebrará en el CCCB, el Macba, la plaza dels Àngels y la plaza de Joan Coromines, el sábado y domingo 14 y 15 de abril. El largo fin de semana de Sant Jordi empezaráen el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, el jueves 19 de abril, con el pregón de la lectura, a cargo de la escritora Almudena Grandes.

El viernes y el sábado, 20 y 21 de abril, se celebrará por segunda ocasión los Diàlegs de Sant Jordi, una iniciativa que pretende aprovechar las visitas de escritores foráneos con motivo del día del libro (incorporando al diálogo también a autores locales) para que puedan participar en conversaciones abiertas a sus lectores, sin que su paso por la ciudad se limite a la firma compulsiva de ejemplares.

Los invitados este año para "que puedan dialogar entorno a los libros, los auténticos protagonistas de esta jornada, y hacer así de Barcelona una ciudad más literaria y un referente internacional de la lectura" son Amélie Nothomb, en conversación con Sergi Pàmies, Carme Riera Najat El Hachmi, en un diálogo moderado por Olga Merino, Philip Pullman y Albert Sánchez Piñol, en un encuentro moderado por Ricard Ruiz Garzón, José Eduardo Agualusa y Xavier Aldekoa, con Jaume Subirana como moderador, y Fernando Aramburu en diálogo con Anna Guitart. Los encuentros se celebrarán en el auditorio del Disseny Hub Barcelona

La nit del Drac

También se repetirá este año otra de las actividades que se incorporaron en el 2017 al Sant Jordi, la Nit del Drac que, en la víspera de Sant Jordi, homenajea a los escritores de quienes este año se conmemorará algún aniversario ‘redondo’. Este año el montaje escénico se ha trasladado del Born a la más recogida plaza del Rei y su duración se ha acotado, de dos horas a solo una. Nadie olvida la interminable ceremonia de noche y bajo un viento helado, del año pasado. Este año creación del evento estará a cargo del dramaturgo Marc Rosich, con música original de Clara Peya, lecturas a cargo de la actriz Victòria Pagès y los poetas Josep Pedrals y Maria Sevilla y cancionwes a cargo de Anna Ferrer y Alessio Arena. 

Los escritores homenajeados serán este año Joan Brossa, Manuel de Pedrolo, Montserrat Abelló, Vicent Andrés Estellés, Maria Aurèlia Capmanys y Maria-Mercè Marçal. Y, finalmente, en el día de Sant Jordi se recuperará el desayuno de escritores y editores que daba salida a la maratón de firmas (del hotel Regina pasará al Palau de la Virreina, que se convertirá en el punto de encuentro de los escritores a lo largo del día).     

  

0 Comentarios
cargando