Ir a contenido

EDUCACIÓN

El nuevo instituto 22@ se instalará sobre una biblioteca

El quinto centro de secundaria de Poblenou compartirá edificio en Can Saladrigas

La propuesta del distrito permite evitar la instalación de barracones

Ernest Alós

La biblioteca Manel Arranz, en Can Saladrigas.

La biblioteca Manel Arranz, en Can Saladrigas. / MÓNICA TUDELA

Las bibliotecas ya no son los templos aislados de silencio y lectura que eran, y cada vez incorporan más actividades o están integradas en complejos culturales con otros usos: el último caso, la nueva Biblioteca de Les Corts, anexa a un 'ateneu de fabricació'. A partir de septiembre, la Biblioteca Manel Arranz, en Poblenou, vivirá una nueva experiencia: instalada en la primera planta de la antigua fábrica textil Can Saladrigas de la calle Ramon Turró, lectores y bibliotecarios tendrán encima de sus cabezas un instituto de secundaria, el 22@, con cuatro grupos de alumnos de primero de ESO. Problablemente durante cuatro años, en lugar del año previsto incicialmente, plazo que el distrito de Sant Marti da por seguro y que el Consorci d’Educació no quiere confirmar, a la espera de la reunión de este miércoles con los padres.

De momento, el proceso de licitación de la primera fase, que incluye las dependencias comunes y cuatro aulas de ESO que ocuparían dos terceras partes del segundo piso de Can Saladrigas, ya ha sido publicado en el boletín oficial de la Diputació y el plazo para presentar ofertas se cerró este lunes, con un presupuesto de 892.000 euros. El proyecto ejecutivo prevé que el resto de la segunda planta, y la tercera, se habilitarían en una segunda y una tercera fases. El distrito asumiría la inversión de esta primera fase, teniendo en cuenta que una vez transformadas las dos plantas en el futuro podrán tener otros usos vecinales o como ampliación de la biblioteca.

Evitar los barracones

El solar reservado frente a Can Framis para el instituto 22@, cuya apertura es imprescindible para dar continuidad a las promociones que llegan de las escuelas construidas en los últimos años en el barrio, está ocupado ahora por los barracones del instituto Maria Espinalt, cuyo edificio definitivo está en construcción en la calle Antic de València y no estará acabado aún el septiembre próximo. Pero incluso cuando el Maria Espinalt libere el espacio, si se ubicasen allí los barracones del 22@ a partir de su segundo año de apertura como estaba previsto inicialmente, no sería posible emprender a la vez las obras del  instituto y de una piscina también prevista. Ha sido el distrito de Sant Martí el que ha propuesto como alternativa la ocupacion de la planta superior de la biblioteca, y no solo durante el primer año sino hasta el 22@ vaya a su destino final, evitando el paso por barracones.

La plaza interior de Can Saladrigas podría acoger el patio

Los nuevos alumnos de 12 años necesitarán evidentemente un patio escolar. Can Saladrigas dispone de una plaza en el interior de la manzana, accesible desde el complejo, que puede ser vallada y habitlitada como patio. En la actualidad, la antigua fábrica acoge un Casal d’Avis, el centro de imaginería festiva, una sala polivalente y la biblioteca municipal. Las dos plantas disponibles para el instituto debían ser ocupadas por un centro museístico sobre el patrimonio industrial pero en la actualidad solo son utilizadas como almacén por asociaciones del barrio.

0 Comentarios
cargando