Ir a contenido

Joan Subirats: "Dos franquicias del Hermitage ya han cerrado"

El nuevo comisionado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona repasa sus proyectos para el periodo que queda de mandato

Natàlia Farré / Ernest Alós

Joan Subirats, en el balcón de su despacho de la Virreina.

Joan Subirats, en el balcón de su despacho de la Virreina. / JORDI COTRINA

Joan Subirats, catedrático de Ciencia Política y referente en el campo de las políticas urbanas, estuvo en el nacimiento mismo de Barcelona en Comú, pero no llegó a dar el paso de la teoría a la gestión. Lo ha hecho, tras la salida del gobierno municipal del PSC, para apuntalar durante el año y poco que queda de mandato el Institut de Cultura de Barcelona como comisionado de Cultura..

Es el tercero, o cuarto según se mire, responsable de la cartera. ¿Es eso un indicador de que no era prioritaria? Pone de relieve una cierta falta de dirección clara de Barcelona en Comú en materia de Cultura. Esto es una carencia de la candidatura, que seguramente tenía muchos elementos de prioridad política en campos muy vinculados a los temas sociales, educativos, sanitarios, ecológicos, de movilidad y vivienda, y quizá esta misma prioridad no estaba tanto en el cultural.

"La falta de dirección clara de Barcelona en Comú en materia de cultura era una carencia de la candidatura"

¿Qué asume de la gestión de Berta Sureda y Jaume Collboni? Yo no vengo a asumir continuidades, en todo caso a sumar sensibilidades que hubieran podido quedar menos claras en los periodos anteriores. Berta Sureda incorporó algunas que habían estado poco presentes en las políticas culturales tradicionales del Ayuntamiento de Barcelona como el debate sobre la precariedad de los artistas, la regulación de la música en la calle, la deducción del IVA a librerías… En la época Collboni-Marsé se volvió a recuperar formas o prioridades más tradicionales: poner de relieve la importancia del sector editorial, ordenar las fábricas de creación, el distrito cultural, una mirada sobre la descentralización de la cultura en el territorio que liga los dos periodos anteriores… Medidas que son de gobierno, no de Collboni, y asumo como tales.

Y en este año y poco que le queda hasta las elecciones, ¿qué puede añadir? Con el poco tiempo y en la medida de las posibilidades que tenga intentaré dar algún argumento nuevo. Hablar de educación, cultura y territorio, de Fabra i Coats como un ejemplo importante, de las bienales de octubre y febrero del 2019.

Son estrategias. Pero en un año no es fácil que se concreten. Sí, el 9 de junio del 2019, cuando haya elecciones, me preguntarán: ¿de aquello que dijo, qué ha hecho? De entrada, por ejemplo, poner en valor lo que ya hacía esta casa y que nadie le había dado una significación especial. Hace 10 años que tenemos el programa En Residència, donde hay un artista que está un año en un instituto de bachillerato, y yo diría que no se ha puesto de relieve la significación que esto tiene. Después de 10 años han pasado 77 institutos. Yo querría que este año añadamos otros 23. Una de las primeras cosas que he hecho ha sido reunirme con Mercè Massa, gerente del Consorci d’Educació. ¿Por qué? Porque desde el ayuntamiento queremos impulsar las líneas de las artes en los institutos y los centros de primaria. Y darle visibilidad, incorporarlo como una política central. Lo mismo en el caso de Fabra i Coats. Si puede ser antes de final de año, tener una dirección que entienda que no es un equipamiento de distrito, que es un equipamiento de ciudad y de distrito, cultural y educativo. Todo a la vez. Es una pieza de primer orden.

"Desde el ayuntammiento queremos impulsar las artes en los institutos y centros de primaria. Incorporarlo como un elemento central"

¿Este tipo de política la representa más Fabra i Coats que eventos como el Festa de la Llum? ¿Por qué tiene que ser contradictorio? ¿Ha repasado las 14 escuelas implicadas en la Festa de la Llum? ¿Quién ha ganado? Elisava con el proyecto Llacuna. Espectacular. ¿Por qué es contradictorio que vayan 170.000 personas a un festival que básicamente es el gran escaparate de las escuelas de diseño de la ciudad? Estamos hablando de ciudad de creación, de diseño, artística…. Si fuera estrictamente un evento en el que contratamos artistas de todo el mundo para que vengan a hacer un festival, eso es una cosa. Peor si lo que hacemos es mezclar Yokohama, Montreal y las escuelas de diseño de Barcelona y lo proyectamos en Poblenou, es otra cosas. Para mí tampoco es contradictorio hablar con el Palau, con el Liceu y el Auditori para hacer el Festival Obertura el 2019 de música clásica, y lo que hicimos en la calle de la Cera con los dos murales de la rumba catalana. La ciudad es diversa. Para mí, lo que sí que es contradictorio es ignorar las grandes diferencias sociales que existen en la ciudad. Lo sería decir que hacer el festival Obertura es suficiente porque es un buen escaparate de la ciudad y no conseguir que, siempre que sea posible, incorpore que estos artistas de primer nivel que vienen puedan hacer una master class en las cinco escuelas de música de la ciudad. 

Hablando de elementos de escaparate; ha dicho que Barcelona no debe competir en materia de patrimonio con ciudades como Madrid, Londres, París… Lo que digo es que es difícil, que Barcelona quiere competir con estas ciudades pero que las bases materiales no son las mismas que tienen estas ciudades que han sido capitales de imperio, con fondos de colecciones espectaculares y unos gastos de los presupuestos estatales de Cultura que nosotros no tenemos. Nosotros gastamos el 5% en Cultura, la Generalitat gasta el 0,8%, el Estado en los últimos años ha bajado su proporción, el fondo de bicapitalidad que estableció Zapatero no se ha renovado… Pretender que este nivel de competencia en las primeras ligas culturales se ha de hacer solo sobre la base de lo que nosotros podemos hacer desde el Ayuntamiento me parece totalmente injusto.      

"¿Sobre qué podemos competir? Tenemos una serie de universidades y centros de investigación de nivel mundial. Barcelona es una ciudad que atrae talento"

¿Y en qué podemos competir? Hemos de tratar de ver sobre qué somos fuertes y sobre qué base podemos ser competitivos. Tenemos artística y culturalmente elementos que no quiero menospreciar, un fondo de románico importantísimo, Picasso, Miró, Gaudí, el modernismo. Eso nos permite ser significativos. ¿Sobre qué más podemos competir? Tenemos un conjunto de universidades y centros de investigación espectaculares, escuelas de negocio de primer nivel a nivel internacional, tenemos centros de investigación de nivel mundial…. Hasta ahora hemos visto con el Mobile World Congress y el Smart City como ferias comerciales y los podríamos ver como elementos de expresión de innovación e investigación tecnológica de primer nivel. Barcelona es una ciudad que atrae talento. ¿Por qué no trabajamos sobre estos aspectos en los cuales la dimensión cultural suma, y no solo de escaparate?     

Ya hace tiempo que Pepe Serra dice o que le dan un pabellón o que el MNAC no puede crecer. Él da por seguro que uno de los pabellones es para el museo. ¿Ustedes lo tienen tan claro? Yo estoy totalmente a favor de no cortar las alas al reforzamiento del MNAC y si esto tiene un problema de espacio y de aparente lejanía con la plaza de Espanya, estoy de acuerdo en todo lo que ayude a que esto mejore. De entrada este año el Icub lo que hace es gastarse un par de millones de euros arreglando, limpiando y conservando el pabellón Victoria Eugenia, lo que ya nos está diciendo que la voluntad de que eso sea un equipamiento cultural existe. ¿Pero todo el Victoria Eugenia debe ser del MNAC? Este es el tema del que hemos de hablar. ¿Por qué no pensamos en términos de espacio museístico y también expositivo? Son muchos metros.

¿Está diciendo que existe la posibilidad de que haya una parte para el MNAC y otra para una gran sala de exposiciones como propuso Collboni? No hay tantos espacios expositivos grandes en la ciudad. Por lo tanto la posibilidad de que esto tenga un uso mixto existe: allá tenemos la Fundació Mies van der Rohe, la Fundacó Miró, CaixaForum, el MNAC, ¿Por qué no pensar en términos de que aquello pueda ser un equipamiento cultural que tenga diferentes usos?

¿Qué perspectivas tiene el proyecto del Hermitage? Ha habido el cambio de calificación de la bocana del puerto, así que está abierta la posibilidad de que se instale allí. ¿Pero el proyecto que trae el Hermitage complementa carencias que podamos tener? No lo sabemos mucho. ¿El proyecto artístico que avale estas obras que nos cederán -recordemos que es una franquicia- nos da seguridad y aval? Y tercera cuestión, quizá la más relevante: ¿la base financiera que sustenta esta iniciativa de carácter privado que busca rentabilidad en el terreno de la inversión tiene solidez y garantías? Lo que sabemos es que de las tres aventuras anteriores de franquicias del Hermitage, dos se han cerrado. Y la única que está en pie es Amsterdam y se ha tenido que poner dinero. Tenemos la sensación de que igual de aquí X años nos llamaran a la puerta y nos dirán esto no es rentable pero es muy importante para la ciudad, etcétera… Deberíamos acabar de tener estas garantías. 

"Hemos manifestado interés para que [la obra censurada en Arco] pueda ser expuesta en Barcelona"

¿Y el museo etnológico? Quedó como a medias, con dos sedes muy diferenciadas, y sin un proyecto conjunto. Antes del verano deberíamos ser capaces de hacer un concurso de dirección conjunta de los dos centros. Un concurso con proyecto. En estos momentos tenemos la sensación que no acaba de estar resuelto el tema. 

¿La retirada del montaje fotográfico en Arco es una muestra de un retroceso general de la libertad de expresión? ¿Barcelona también se ofrece a exhibir la obra retirada? De momento sabemos que su propietario, Tatxo Benet, la ha cedido a Lleida. Nosotros, no solo como Ayuntamiento de Barcelona sino como Diputación de Barcelona, hemos manifestado interés para que pueda ser expuesta aqui. Lo que hace falta ver es cuál es el lugar más adecuado.

¿Cuáles son los planes para el Museu d’Història de Barcelona? Tenemos sobre la mesa tanto el proyecto de ampliar la exposición permanente en la Casa Padellàs como la moción impulsada por ERC que reclama el Palau del Lloctinent del Archivo de la Corona de Aragón. No esperaremos a tener todo el presupuesto necesario para la remodelación de la Casa Padellàs, que implica la posibilidad de completar el ciclo histórico de la ciudad, a una parte más moderna y contemporánea que ahora no está en el Muhba. Joan Roca, que es un dinámico y entusiasta director, ha expresado la voluntad de, si es posible con el dinero que tenemos ahora, poner en marcha una dinámica de ‘abierto por obras’. Una parte del presupuesto irá destinado a cubrir el patio para convertirlo en una zona expositiva que ya vaya avanzando en la línea que estamos diciendo.

¿Es viable incorporar el Palau del Lloctinent? Es una proposición de ERC a la cual dimos apoyo. Es evidente que si se incorporase al conjunto arquitectónico de la plaza del Rei, lo completaría. El Archivo no solo es propiedad no solo del ministerio, recordemos que el patronato, que está constituido hace 11 años y no se ha reunido nunca, tiene una cierta compejidad porque están presentes las cuatro comunidades históricas que formaban parte de la Corona de Aragón. No es de los temas más urgentes que tenemos con el ministerio. A lo mejor en lugar de planteárnolos en términos de propiedad deberíamos palnteárnoslo en términos de uso.

"No veo peligro inminente [de pérdida de la capitalidad editorial] pero no estamos en una situación de estabilidad y si esto se mantiene mucho tiempo o agrava las situaciones pueden cambiar"

Se ha reunido con las empresas y asociaciones del sector editorial ¿Detecta alguna posibilidad de fuga, más allá del cambio de sede social de Planeta, que ponga el peligro la capitalidad editorial de Barcelona? Depende de lo que entre todos vayamos haciendo. No me ha parecido que haya un peligro inminente. Los otros grupos importantes, Penguin Random House y RBA, no me han expresado esta preocupación. Y por parte de Planeta había muy interés porque la presencia institucional se reforzase, y la sensación de que están cómodos aquí. Otra cosa es que los acontecimiento favorezcan o no que esta comunidad se mantenga o se altere. Es obvio que no estamos en una situación de estabilidad y si esto se mantiene mucho tiempo o se agrava las situaciones pueden cambiar.

¿El proyecto de la Casa de les Lletres se mantiene en los términos que propuso Jaume Collboni? Antes que decidir gastar 15 millones de euros en hacer la Casa de les Lletres me gustaría saber qué problemas resuelve y cuáles no, y si hay alternativas. ¿Es un tema de visibilidad de la capitalidad literaria? ¿Es un problema de las sedes de asociaciones de escritores? ¿De que los gremios de editores no tienen un lugar donde ir, que no es verdad? Una residencia de escritores no lo puede ser porque sorprendentementeun equipamiento cultural no lo puede ser. Los gremios, asociaciones y editoriales también me expresan dudas sobre si la cantidad de recursos destinada estaba justificada. Mantenemos el compromiso de resolver los problemas que aparentemente la Casa de les Lletres quería resolver, pero no sé si la solución deberá ser otra.¿Ha de ser una suma de sedes? Se ha trasladado la Escola Massana y tenemos la necesidad de ver qué hacemos con esos espacios, pero también se ha de ampliar la Biblioteca de Catalunya y situar en mejores condiciones la biblioteca que tenemos nosotros, el Consorci de Biblioteques está de alquiler y necesita otra sede... Podría ser una parte de la solución.

Tenemos una galaxia de festivales literarios: BCNegra, Novela Histórica, semana de poesia, Món Llibre, Primera Persona, Kosmópolis... El nuevo festival de pensamiento para octubre. Propuestas de literatura fantástica y ‘queer’. ¿Hay que ampliar, ordenar, elegir...? No solo sucede en letras, sino también en cine. ¿Tener un gran festival es mejor que tener esta suma? Cuando se habla de modelo literario o cultural se tiene una mirada obsoleta sobre la libertad, la capacidad de articular públicos distintos. Si quisiéramos situarnos en el nivel de un festival de San Sebastián seguramente perderíamos capacidad de expresión. Cada persona que encuentro viene constantemente con nuevas ideas. Yo veo que esto es positivo, estoy más a favor de esta pluralidad que del gran festival.

"Este año no haremos el Grec en agosto. No se cumplieron las expectativas"

Hablando de festivales. El Grec, como gran festival de verano, con el apéndice de la programación en agosto... Este año no haremos el Grec en agosto. De las tres empresas que se vieron medio obligadas a presentarse, porque el primer concurso quedó desierto, una ha mostrado interés pero las otras dos han dicho que no tenían especial interés en seguir con esta aventura. Perdieron dinero con este proceso, se cubrió más o menos la mitad del aforo del Grec, pasaron unas 15.000 personas. El esfuerzo económico que se hizo parece desproporcionado y no se cumplieron las expectativas. El debate es qué tipo de programación cultural que tenemos que hacer en agosto, reconociendo que ya no es ese mes de agosto en que todo cerraba, sabiendo que mucha gente está aqui, que también hay turistas y que la primera y la última semana de agosto son cada vez más normales. ¿La respuesta es más Grec o otro tipo de actividad? Las empresas que estuvieron implicadas han manifestado su interés en discutir a fondo qué hacer que no sea pura continuidad del Grec. En el caso de la Mercè tenemos experiencias de descentralización extraordinarias.

¿Se avanzará finalmente en la música en vivo, tanto en pequeños locales como en la calle? Se está avanzando en los puntos de música en la calle. La discusión con músicos y vecinos de cuáles son los mejores espacios y de qué horario es el mejor (se quiere garantizar que no vaya más allá de las 9). Quizá en Nou Barris bastará con cuatro, y en Ciutat Vella estamos hablando de decenas. Un musico y una rquitecto están discutiendo emplazamiento a emplazamiento con los vecinos afectados. En la reglamentación de los locales también se ha avanzado.

"Tanto la Generalitat como el Ministerio de Cultura han bajado su presencia institucional, y sobre todo financiera"

¿Cómo sigue la reclamación por parte de Hacienda del IVA de las subvenciones a instituciones e iniciativas culturales? La sensación que tengo es que este tema está bien encaminado desde el punto de vista del Ministerio de Cultura, y que la nueva ley de contratos lo soluciona. El tema es retroactivo: los ministerios de Cultura y Hacienda son conscientes del problema y creen que se podría arreglar, el problema es saber si la Agencia Tributaria, que tiene un cierto grado de autonomía, también está de acuerdo. Es un problema que afecta muy gravemente a algunos eventos, hasta el punto de que su propia supervivencia está en peligro.

¿Y el resto de carpetas abiertas con el Ministerio de Cultura? Para mí es muy importante la recuperación de la presencia institucional en los grandes equipamientos culturales, porque en todos manifiestan su preocupación porque tanto Generalitat como ministerio han bajado su presencia institucional, y sobre todo financiera. Ese es el primer punto. La Biblioteca Provincial sabemos que es un tema histórico del que tenemos que ir hablando. Si pudiésemos avanzar, ¿podríamos aprovechar que es la última biblioteca provincial para que sea la primera de una nueva generación de bibliotecas?

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.