Ir a contenido

PLENARIO MUNICIPAL

Colau y la oposición, a palos por la vivienda

Los grupos acusan a la alcaldesa de haber fracasado en su propuesta estrella electoral

La cercanía de las municipales del 2019 marca el debate sobre el estado de la ciudad

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante un pleno municipal.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante un pleno municipal. / DANNY CAMINAL

La relativa cercanía de las elecciones municipales del 2019 y la política de vivienda del gobierno de Ada Colau han marcado el debate sobre el estado de la ciudad que el plenario municipal ha celebrado este viernes.

Colau ha abierto la discusión felicitándose por la mejora en los “indicadores socioeconómicos” y subrayando la alta valoración de la gestión de su gobierno. Ha recordado que el consistorio está al frente de la lista de ayuntamientos de España en inversión social. Se ha referido a los malos momentos de los últimos meses: el atentado de agosto, las cargas policiales del 1 de octubre, la suspensión del autogobierno. Políticamente, ha citado como malas noticias la ruptura del pacto de gobierno con el PSC y el hecho de que el exconcejal y exteniente de alcalde Joaquim Forn esté hoy en la cárcel de Estremera.

Trias: “Crecemos en barracas”

La oposición no ha comprado ese discurso y los grupos han coincidido en poner un énfasis especial en la gestión de Colau en vivienda, que, cada uno con sus matices, han considerado fracasada. El primero, por el PDECat, ha sido el exalcalde Xavier Trias,  que ha afirmado que la que fuera una de las banderas preelectorales de la alcaldesa ha quedado en poco: “Ustedes tenían que parar los desahucios, bajar el precio de la vivienda. Tenemos desahucios diarios y nueva burbuja inmobiliaria, que se ha hecho mientras usted gobernaba. Crecemos en barracas y en el precio de la vivienda”.

Por Ciutadans, Carina Mejías, cuyo grupo también respaldó el plan de vivienda, ha advertido de que la gestión de este tema ha generado críticas generales, incluidas las de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca: “Ha tenido que contratar a su portavoz para apaciguar esas críticas”, ha dicho la concejala en referencia del fichaje por el consistorio de Carlos Macías, que relevó a Colau como portavoz de la PAH cuando ella entró en política. “Muchos de los que confiaron en ustedes no volverán a hacerlo en las próximas elecciones”, ha vaticinado Mejías.

En el tono de quien da a entender que cree que puede ser alcalde tras las próximas elecciones, el presidente del grupo de ERC, Alfred Boch, ha empezado constatando que los indicadores dan a entender que Barcelona está mejor, para, a continuación, atacar la gestión de Colau. Si Trias había dicho que no sabe qué guión tiene el gobierno, Bosch ha denunciado que el equipo de la alcaldesa llegó con un guión al ayuntamiento pero no lo está aplicando. Y ha atacado con números en la ‘batalla’ de la vivienda: "180 pisos entregados, no es lo que habían prometido. 538 viviendas sociales hechas. Muy lejos de los 4.000 pisos movilizados y 4.000 construidos que se habían propuesto. No cumplirán su plan".

Bosch se refería así a las cifras que Barcelona en Comú manejaba en campaña electoral. En el plan de vivienda como se aprobó al final, la previsión es sumar 8.854 pisos al parque público de alquiler, pero no en un mandato, como rezaba la promesa electoral, sino hasta el 2025. Tras citar el aumento de los alquileres y de los núcleos de barracas, el republicano ha proclamado: “Los hechos nos dicen que su política de vivienda es un fracaso como una casa”. Bosch ha acabado con una referencia a las elecciones del 2019, tras considerar que la ciudad necesita un cambio de alcalde: “Usted dijo: ‘Echadnos si no hacemos lo que hemos dicho que haríamos’. Y eso haremos”.

Collboni y la distancia entre exsocios

La intervención del socialista Jaume Collboni ha evidenciado cómo de grande es la distancia entre el PSC y Barcelona en Comú desde que el partido de Colau decidió, en una consulta interna, echar a su hasta entonces socio de gobierno. Collboni ha afirmado que la alcaldesa ha hecho un discurso que bien podría haber formulado su antecesor, Trias, hace cuatro años.

Ha enumerado los problemas de Barcelona para acusar a su exsocia de no saber afrontarlos: “El tema no es quién provoca los problemas, sino como se afrontan. Usted ha demostrado falta de rumbo, de liderazgo y no tener un modelo claro. “¿Estamos mejor o peor que hace un año? Peor. ¿Cumple sus promesas? No”. En vivienda, ha esgrimido un número: “Hay 59.500 personas esperando una vivienda social y ustedes han entregado 180 pisos”.

También el popular Alberto Fernández Díaz ha atacado la política de vivienda de Colau: “Es todo fachada, mucha propaganda y poca piedra”. Para el concejal del PP el problema no viene de ahora. Como suele, ha recordado a la alcaldesa que de algún modo los “suyos” llevan tiempo gestionando, ya que ICV ha estado en gobiernos de Barcelona “35 de los últimos 39 años”. “Usted no está cuidando la ciudad. Quiere convertir Barcelona en su comuna”, ha afirmado.

La concejal de la CUP Eulàlia Reguant ha centrado más su discurso en la defensa de la libertad de expresión y de los encarcelados a raíz del proceso independentista, y ha pedido al resto de concejales que no acudan a la cena de inauguración del Mobile World Congress, el domingo. De hecho, Colau había mencionado el MWC como un hecho positivo, algo por lo que varios le han recordado que antes de ser alcaldesa no era tan entusiasta de la feria.

Réplica iracunda

Abandonando el tono monocorde que asume cuando preside los plenos, Colau ha respondido considerablemente iracunda a los grupos, centrándose en la política de vivienda. ¿Qué municipio o administración dirigida por el resto de partidos ha hecho más que Barcelona en este apartado?, ha preguntado.

La alcadesa ha defendido la labor del consistorio para atender a desahuciados y a los sintecho y, visiblemente enfadada, ha apelado a su antigua labor al frente de la PAH: “Algunos nos hemos partido la cara y hemos puesto nuestro cuerpo para evitar desahucios”. Ha responsabilizado a los que gobernaron antes de dejar solo un 1% de vivienda pública y a los exministros socialistas Miguel Boyer y Carmen Chacón, ya fallecidos, de propiciar la desregulación del alquiler y la agilización de los desalojos.

También ha mencionado las promociones de vivienda abiertas: 96 del consistorio y solo dos de la Generalitat. Y ha asegurado que al final de mandato habrá 4.400 pisos “iniciados o en proceso”. “Que nos pidan que hagamos más lo entendemos, pero cuesta aceptar lecciones de algunos”.