Ir a contenido

EL COMERCIO DE LA CIUDAD

Barcelona limitará la venta de souvenirs en más zonas

La normativa incluye nuevas áres como Sant Antoni y la Casa Vicens y amplia los perímetros de otras ya afectadas, como Sagrada Família, Park Güell y Camp Nou

El Periódico

Tienda de souvenirs en la zona de Sagrada Família. 

Tienda de souvenirs en la zona de Sagrada Família.  / JOAN PUIG

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este viernes en el pleno modificar el 'Pla especial d’ordenació dels establiments comercials destinats a la venda d’articles de record o souvenirs a la ciutat de Barcelona' y limitar más áreas de venta de este tipo de productos que consideran que "tiene un impacto negativo" en el paisaje urbano y en el comercio. 

El consistorio no quiere ver algunos barrios llenos de tiendas que no satisfacen las necesidades de sus habitantes, como "la venta de recuerdos típicos de artesanía, pasando por las camisetas y gorras, hasta artículos para el hogar o menaje, o productos típicos de bisutería y marroquinería". 

Inicialmente las limitaciones se implantaron en el año 2008 en todo el distrito de Ciutat Vella, en los alrededores del Park Güell y de la Sagrada Família y alrededor de los edificios catalogados como bien cultural de interés nacional. El perímetro alrededor de la Sagrada Família se amplió en el 2012.

La modificación del plan amplía los perímetros de especial protección (una veintena de manzanas en torno a la Sagrada Família, más la avenida Gaudí, el itinerario del Camp Nou a la estación de metro de Les Corts y una área mucho mayor en torno al Park Güell) e incorpora nuevas áreas, como 23 manzanas en torno al mercado de Sant Antoni y el entorno de la Casa Vicens, en Gràcia.  

Según el consistorio, el aumento progresivo del turismo en la ciudad y la desaparición de la estacionalidad hace necesario abordar una nueva modificación del plan especial de ordenación de los establecimientos de souvenirs para mejorar la coexistencia de la actividad turística con la actividad diaria de los ciudadanos que viven y trabajan en áreas con un gran número de visitantes. El objetivo también es proteger el tejido comercial de los barrios, evitando que la apertura de este tipo de establecimientos acabe desplazando el comercio tradicional, con los inconvenientes que este hecho también genera por la calidad de vida de los ciudadanos", señala en una nota el Ayuntamiento.