Ir a contenido

Balance de un servicio

Los puntos de asesoramiento energético de Barcelona evitan 5.000 cortes de luz en su primer año

El servicio también ha gestionado más de 1.400 cambios de potencia con las suministradoras, lo que ha ahorrado a las familias 54.000 euros

El Periódico

La pobreza energética no es un problema que se da únicamente en invierno, por eso seis de los diez puntos de asesoramiento energético seguirán abiertos durante las semanas de más calor.

La pobreza energética no es un problema que se da únicamente en invierno, por eso seis de los diez puntos de asesoramiento energético seguirán abiertos durante las semanas de más calor. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Cerca de 23.000 personas han sido atendidas de más de 8.500 hogares y se han evitado 5.020 cortes de suministro. Son cifras del balance del primer año de funcionamiento de los 10 puntos de asesoramiento energético (PAE) del Ayuntamiento de Barcelona, una herramienta puesta en marcha para resolver dudas sobre suministros energéticos y, con especial hincapié, para contribuir a la detección de los casos que corresponden a familias vulnerables. Y su rostro es, claramente, el de una mujer (70% de los afectados). 

La teniente de alcalde de Derechos Sociales de Barcelona, Laia Ortiz, ha hablado este jueves de este servicio. Lo ha hecho junto al investigador tecnológico Sergio Tirado, que ha asegurado en rueda de prensa que los PAE han trabajado en base al informe que el hizo sobre pobreza energética de Barcelona para diagnosticar el problema e identificar soluciones: "Es una cuestión que afecta a 170.000 personas", más del 10% de los habitantes, ha asegurado.

En cuanto al perfil de las personas a las que ha apoyado esta decena de puntos de atención repartidos por toda la ciudad el 70% de afectados son mujeres, la mitad de los atendidos tienen hijos menores de edad, y los adultos del hogar están en paro en un 54% de los casos. Las oficinas más activas fueron las de los distritos de Sant Martí, Ciutat Vella y Sants-Montjuïc, y tal como era de prever fue durante los meses más fríos cuando registró un repunte en su actividad.

Tirado ha dicho que las razones de la situación de pobreza energética son múltiples precariedades, como la imposibilidad de pagar recibos, el alquiler o ambas a la vez.

Ha destacado que los precios de la electricidad en España son los más altos de la UE según un informe de Eurostat, y ha recriminado la falta de eficiencia energética, pero considera que Barcelona es "un caso singular a la hora de afrontar la pobreza energética", por la movilización del Ayuntamiento pese a sus limitaciones competenciales.

Derechos energéticos

A través de los PAE se han gestionado 1.428 cambios de potencia con las suministradoras, lo que ha ahorrado a las familias 54.000 euros; se han tramitado 860 cambios de titularidad; se han gestionado 1.200 bonos sociales; y ahora hay 22 expedientes iniciados y 5 resoluciones con sanciones para compañías que se considera que vulneran derechos energéticos.

Laia Ortiz ha afirmado que defender los derechos energéticos de los consumidores de agua, luz y gas "debería considerarse como estrategia global de ciudad", y ha valorado el trabajo de los PAE, con un presupuesto de 2,2 millones de euros anuales y 50 profesionales, 30 de ellos que forman partde de la plantilla fija y 20 que provienen de planes de ocupación que son sustituidos periódicamente.

Fondo solidario de Aigües de Barcelona

El fondo de solidaridad de Aigües de Barcelona ha beneficiado a cerca de 19.000 familias de un total de 23 localidades de las comarcas de Barcelona hasta finales del año pasado. Estas ayudas han representado un total de 7,6 millones de euros.

La compañía ha firmado con todos los municipios el convenio que estipula la ley catalana 24/2015, excepto con Badalona y Cerdanyola. Sin embargo, ante la imposibilidad de suscribirlo en estas dos localidades, las ayudas por parte de Aigües de Barcelona se llevan a cabo en colaboración con los servicios sociales municipales que son los que informan a la compañía de las familias que están en situación de vulnerabilidad. Barcelona ha sido la última ciudad en suscribir este convenio.

Este fondo funciona desde el 2012, tres años antes que se aprobara la normativa 24/2015. En Barcelona se han destinado hasta finales del 2017 cerca de 2,6 millones de euros para atender las necesidades de 6.807 familias. En L’Hospitalet, 3.534 hogares han recibido una partida de 1,4 millones de euros y en Cornellà los casi 407.000 euros han beneficiado 922 familias.

En Badalona, por ejemplo, l.880 hogares han percibido 777.000 euros y Cerdanyola 136.000 euros para 332 familias.