Ir a contenido

INFORME SOBRE BARCELONA

La pobreza energética se encarniza con mujeres y niños

El 68% de los afectados por esta situación son mujeres y el 44% tienen hijos menores a su cargo

El 42% de las personas que sufren exclusión residencial considera que su salud es "regular o mala"

Europa Press

Mujer en situación de pobreza energética.

Mujer en situación de pobreza energética. / EL PERIÓDICO

El 68% de los afectados por pobreza energética y/o exclusión residencial en Barcelona son mujeres; el 44% de los hogares tienen menores de edad a cargo, y el 32% del total son familias 'monomarentales' (mujeres solas con hijos), según el avance de un informe sobre vivienda, pobreza energética y salud en la ciudad.

El estudio, que recoge datos de las personas que recurren a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Barcelona (PAH-BCN) y la Alianza contra la Pobreza Energética (APE), destaca que la desigualdad de género es "un factor de riesgo que aumenta la vulnerabilidad" habitacional y de energía.

El análisis de los datos ha sido impulsado por Observatori Desc, Enginyeria Sense Fronteres, APE, PAH-BCN y la Agencia de Salud Pública de Barcelona (Aspb), con apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, y se integra en una base de datos creada en 2017. Las encuestas han sido realizadas por voluntarios y estudiantes de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), basándose en 247 preguntas. El 42% de las personas que estaban en situación de exclusión residencial considera que su salud es "regular o mala", mientras que 47% de los encuestados están en paro, y más del 29% no recibe ninguna prestación.

Sobre la problemática que les ha llevado a recurrir a las entidades, el 32% asegura que ha llegado por problemas del alquiler, el 27% de hipoteca, el 25% en ocupación de viviendas y el 16% por problemas de suministros básicos.

Menos de 1.000 euros

Las familias atendidas son de 2,3 miembros de media, y el 81% tiene unos ingresos familiares inferiores a 1.000 euros mensuales; entre los que tienen hipoteca, al 81% le quedan menos de 400 euros al mes para cubrir las necesidades básicas tras pagar la cuota, y en los que tienen alquiler, al 71% les queda menos de esta cuantía después de pagarlo.

Tras la aprobación de la Ley de pobreza energética y emergencia habitacional en 2015, el 24% de las familias ha recibido algún aviso de impagos de facturas de empresas de suministros básicos y más del 65% acumula deudas con éstas, ante lo que las entidades han considerado que la acumulación de deudas es "el problema principal que sufren hoy día las familias, en relación con los suministros". El 47% ha afirmado que no puede mantener a una temperatura adecuada su hogar en los meses de frío, y el informe subraya que algunas familias que hacen frente a los gastos energéticos lo hacen "a costa de no vivir en condiciones dignas con consecuencias negativas en su salud".

El nuevo barraquismo

Los impulsores del estudio han alertado de la falta de datos accesibles y de calidad --en especial cualitativos--, que supone "un problema a la hora de referirse al derecho a la vivienda y a la pobreza energética, así como para caracterizar los problemas existentes en este ámbito".

"Un ejemplo realmente alarmante de esto anterior son las ocupaciones, nuevo fenómeno y problema grave de acceso precario a la vivienda que sería comparable con el barraquismo y la autoconstrucción" de las décadas de 1960 y 1970 en sus estadios iniciales, y sobre el que no existen prácticamente datos, han indicado.

0 Comentarios
cargando