Ir a contenido

DISPOSITIVO ESPECIAL

La Guardia Urbana decomisa en verano 1.600 bebidas diarias a lateros en la playa

La campaña estival termina con 204.000 cervezas, combinados y refrescos incautados que estaban listos para ser servidos

Carlos Márquez Daniel / Barcelona

Un hombre vende mojitos, este viernes, en la Barceloneta. 

Un hombre vende mojitos, este viernes, en la Barceloneta.  / FERRAN NADEU

El 25 de mayo se puso en marcha el operativo de playas de la Guardia Urbana. Desde ese día y hasta finales de septiembre, los 90 agentes destinados a velar por la paz, la seguridad, la convivencia y el civismo en el litoral han decomisado un total de 204.635 bebidas. Eso supone que cada día se han incautado de 1.599 refrescos, combinados y cervezas. ¿Qué porcentaje suponen de todo lo que se llega a dispensar en los arenales? Nadie lo sabe. Si las series sobre narcotraficantes sirven como referencia, debe ser mucho más lo que sale a la calle que lo que va a comisaría. O no.

En el presente ejercicio se han retirado 1.905 latas más que en verano pasado y se han puesto 21.541 denuncias por venta ambulante (casi 170 al día y 844 más que en el 2016). El 53,4% de las demandas están relacionadas con la venta de alimentos o brebajes variados (de un tiempo a esta parte la cosa se ha profesionalizado, con todo tipo de combinados, incluso tropicales), el 19,38%, por el mercadeo de otros artículos, y el resto tienen que ver con el abandono de género, colaboración o adquirir productos provenientes de la venta callejera que no dispone de la correspondiente autorización. Otras actividades no permitidas, como los masajes sobre la arena, se han llevado 1.151 denuncias. 

Personas auxiliadas

El grupo de playas de la Urbana también ha tenido tiempo de auxiliar a los bañistas. En total, desde finales de mayo hasta octubre se ha socorrido a un total de 385 personas y se han realizado 11.931 actuaciones en los espigones. La mayoría de avisos, por la prohibición de bañarse en estas zonas peligrosas. 

En cuanto a la asistencia por parte del servicio de socorrismo y salvamento -cada playa dispone del suyo propio-, desde el inicio de temporada hasta el 30 de septiembre se han registrado 3.241 actuaciones (un 39% más que en el 2016), 82 evacuaciones al hospital (tres menos que el año anterior), 58 rescates en el agua (cuatro por encima del ejercicio anterior) y se han perdido 161 personas (por 172 de la temporada pasada) que afortunadamente han acabado apareciendo. Esta última cifra deja un dato curioso: cada día se pierde una persona en las playas de Barcelona. 

Menos basura

Buenas noticias en cuanto a la roña acumulada en los arenales de la ciudad. En la temporada estival del 2017 se han recogido un 26% menos de residuos que en el 2016. La cifra, sin embargo, sigue siendo de aúpa: 839.512 toneladas, repartidas entre la arena (233.442), las papeleras (354.820) y los contenedores de reciclaje de envases (251.251). Esto es fruto, según el consistorio, de la "sensibilización ciudadana para avanzar hacia una ciudad con menos residuos". 

Por lo que respecta a la basura recogida de la superficie del mar, se han retirado 62,74 metros cúbicos de desechos flotantes, un 77% más que en el 2016. Este incremento, siempre según el ayuntamiento, se debe "principalmente a las condiciones climatológicas (lluvia y viento), las corrientes y mareas y los restos vegetales procedentes de las rieras". Todo, tarde o temprano, termina en el mar. 

  

0 Comentarios
cargando