Ir a contenido

CONFLICTO DE CONVIVENCIA

El Raval tiene 107 viviendas vacías en "zonas calientes" de narcopisos

El Ayuntamiento de Barcelona admite el aumento de domicilios abandonados en el barrio

La comisionada de Salud dice que la droga de la ciudad se "desplaza" hacia el Raval

Beatriz Pérez

Vecinos increpan a dos toxicómanos que se disponen a pincharse en la calle de En Roig (Raval), en plena cacerolada de protesta contra los narcopisos.

Vecinos increpan a dos toxicómanos que se disponen a pincharse en la calle de En Roig (Raval), en plena cacerolada de protesta contra los narcopisos. / ÁLVARO MONGE

El Ayuntamiento de Barcelona ha contabilizado un total de 107 pisos vacíos en las dos "zonas calientes" del Raval: 84 pertenecen a sociedades de inversión y 23 a bancos. Por zonas calientes se refiere a esas en las que proliferan los narcopisos. La primera abarca el espacio comprendido entre las calles de las Egipcíaques, Riera Baixa, Carme y Hospital. La segunda, el comprendido entre las calles de la Riereta, Carretes, Vistalegre, Sant Pacià, Aurora y Cera.

"Y ahora estamos comenzando a trabajar en una tercera zona, que comprende las calles de Sant Gil, Cardona y Sant Vicenç", explica la concejala del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin. De momento, la ausencia de un censo de pisos vacíos impide poder responder, con datos en mano, si en los últimos meses ha habido un aumento de viviendas deshabitadas en el barrio.

Pero para los vecinos, hartos de una situación que los echa poco a poco del barrio, es evidente que sí. Y Pin, sin afirmarlo rotundamente, tampoco lo niega: "La percepción es que sí hay más pisos vacíos por culpa de esta nueva especulación". El vecindario sigue considerando que las medidas tomadas hasta el momento por el consistorio (como el aumento de efectivos de la Guardia Urbana o de equipos de interlocutores que contacten con los propietarios, entre otras) y por los Mossos (22 entradas a pisos con unos 18 detenidos) son insuficientes para combatir el narcotráfico.

La concejala explica que, desde abril, el ayuntamiento tiene abierto un procedimiento judicial para liberar los dos pisos ocupados por traficantes en la calle del Om y que pertenecen al Patronat Municipal de l'Habitatge. "Además, tenemos abierto un procedimiento exprés para desalojar otros tres pisos municipales, también ocupados pero donde no constan actividades delincuenciales", añade Pin, quien recuerda las dificultades a las que se enfrenta el consistorio, como localizar a las sociedades de inversión propietarias de los pisos vacíos.

Además, en muchas ocasiones, cuando hay intervenciones en pisos ocupados por traficantes la cantidad de "sustancia" que los agentes encuentran es "muy poca", lo que "no comporta penas de prisión", recuerda la concejala. Esto sucede porque los toxicómanos están obligados a consumir la heroína dentro de los narcopisos.

La droga en Barcelona

La comisionada de Salud, Gemma Tarafa, afirma que "no han aumentado ni los toxicómanos ni la heroína" en Barcelona. Lo que sí ha ocurrido, precisa, es que ha habido un "pequeño repunte" en el Raval como consecuencia del "desplazamiento" de la droga dentro de la urbe. La heroína bajado en el Besòs, la Mina, Trinitat Nova y Trinitat Vella. Pero ha subido en el antiguo barrio chino en los meses de junio y julio.

Para demostrarlo Tarafa se refiere al número de jeringuillas recogidas. A través de ellas obtienen la llamada "medida de consumo". "En el 2004 recogimos 156.000 jeringuillas. En el 2016, 24.000. Ha descendido", afirma. Sin embargo, estos datos -los más recientes que tiene el ayuntamiento- son del año pasado y la proliferación de los narcopisos ha surgido en el 2017.

Tarafa explica que, para hacer frente a este "repunte" de la droga en el Raval, el consistorio ha puesto a trabajar en la calle a más educadores con el fin de que los toxicómanos no copen la vía pública. También ha aumentado la franja horaria de la Sala Baluard, la narcosala del Raval, que ahora abre cada día desde las 7.00 a 22.00 horas.