Ir a contenido

Colau anuncia que las obras de Glòries se retomarán a principios del 2018

La alcaldesa afirma que se hará una licitación conjunta del primer y el segundo túnel previstos

Janet Sanz explicará este miércoles a los vecinos de la zona la nueva hoja de ruta de la reforma

TONI SUST / BARCELONA

Vista de las obras paradas en Glories.

Vista de las obras paradas en Glories. / FERRAN NADEU

La actividad volverá a la plaza de las obras gafadas el año que viene. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado este martes que las obras de Glòries se retomarán a principios del 2018 y ha confirmado que, además de reemprender el túnel ya iniciado bajo la plaza, se hará el segundo: de hecho habrá una licitación conjunta de ambos proyectos. Si todo va bien, la reforma que tantos dolores de cabeza ha causado a los vecinos y al ayuntamiento concluirá en el 2021, ha asegurado.

Colau ha explicado que la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, se reunirá este miércoles con los vecinos de la zona, en el marco del Compromís de Glòries, para explicarles que las máquinas volverán a la plaza.

La noticia, que la alcaldesa ha desvelado en una entrevista concedida a Betevé, llega después de que el gobierno municipal detuviera en abril pasado los trabajos de Glòries y rescindiera el contrato con las empresas que formaban la UTE que los llevaba a cabo: Comsa, Copisa, Benito Arnó e Hijos y Rogasa.

RETRASO Y RESCISIÓN

Fue una decisión controvertida en la que el gobierno buscó el apoyo de la oposición para no quedarse solo tomando un paso de tal trascendencia en un conflicto como el creado en Glòries. Para buscar ese respaldo, se convocó una comisión extraordinaria de Urbanismo en la que la propuesta de rescisión fue derrotada por 22 a 18 votos: adiós al consenso político, lo que no impidió que la rescisión de contrato sí fuera refrendada por el consejo de administración de BIMSA, con mayoría del gobierno.

Defensa cerrada de la gestión del conflicto del metro

Durante la entrevista concedida por la alcaldesa de Barcelona a Betevé, con motivo del ecuador del mandato municipal, Ada Colau ha sido interrogada por uno de los conflictos que más problemas causan a los ciudadanos: la reiterada huelga del metro que se repite cada lunes en protesta por los desacuerdos económicos y de contrataciones. Ya se ha producido en 11 ocasiones, en un ambiente en el que muchos usuarios no comprenden que no haya forma de cerrar el conflicto, mientras la oposición carga con dureza contra la concejala de Movilidad, Mercedes Vidal, y exige a Colau que se ponga al frente de la negociación. La alcaldesa ha asegurado que comprende las molestias que esta situación causa a los barceloneses. Pero también ha venido a decir que poco más puede hacer el gobierno municipal. «Cada vez que estamos a punto de cerrar un acuerdo, surge una nueva demanda», ha afirmado. La alcaldesa ha responsabilizado al comité de empresa de no contribuir al entendimiento, al criticar que este ni siquiera trasladara a la plantilla la posibilidad de aceptar una mediación. También ha dfendido a Vidal y ha afirmado varias veces que no se puede ofrecer más recursos económicos a la plantilla. Para ello ha echado mano de una frase contundente: «El dinero no sale de las fuentes».

En abril, la teniente de Urbanismo, Janet Sanz, achacó parte del retraso del proyecto a la UTE, en concreto siete meses, y argumentó que eso era suficiente para romper el contrato con las empresas adjudicatarias. Sanz también habló, hace dos semanas, de que las obras, interrumpidas en mayo, se retomarían “a principios del 2018”. Una expresión que vale para enero pero también para marzo. Es decir, el primer trimestre del año que viene.

EL SEGUNDO TÚNEL

Nadie ha dudado de que el túnel que se empezó a construir en Glòries se acabará: se ha perforado ya el 60% de la galería, y alterar esta parte supondría replantear el proyecto en su conjunto. Más resquemor ha habido sobre el segundo túnel, previsto entre la calle de Badajoz y la Rambla del Poblenou. Hasta ahora, el gobierno ha dado por hecho que se hará, pero  Colau lo ha confirmado, ha recordado que figura en el Compromís de Glòries, y ha ligado la realización del segundo túnel con la finalización del primero: se hará una licitación conjunta de ambos objetivos. “Es una novedad importante. No queremos otra Sagrera”, ha opinado la alcaldesa, argumentando que unificar los túneles en una sola licitación evitará más retrasos. De hecho, los vecinos de Glòries reclamaron en abril esta licitación conjunta de ambos túneles.

En cuanto al presupuesto total de la reforma de Glòries, se calcula que ascenderá a cerca de 100 millones de euros. En el 2015, el ayuntamiento, entonces con Xavier Trias como alcalde, licitó el proyecto por 80 millones. La oferta de la UTE ganadora partía de que el coste sería inferior, de 60 millones. Para ejecutar el 60% de la obra ya realizada, se consumieron 43,5 millones. Sanz explicó en abril que las empresas habían solicitado un sobrecoste del 60%, lo que elevaría la factura final a 96 millones. En definitiva, el asunto rondará al final los 100 millones de euros.

LAS RESPONSABILIDADES

Lo que sigue pendiente de determinar es cuál es la responsabilidad política en el retraso y el encarecimiento de la reforma de Glòries. Por el momento, nadie ha hablado de buscar responsables políticos desde el punto de vista judicial, aunque el gobierno siempre señala al anterior responsable de Hábitat Urbano, Antoni Vives, como artífice de lo que está sucediendo hoy en la plaza de las Glòries, puesto que fue bajo su mando que se realizó el concurso público. 

0 Comentarios
cargando