Ir a contenido

estudio de la Fundació Creafutur

Más de la mitad de la Barcelona metropolitana, abierta a compartir coche

Dos de cada tres consultados son partidarios del 'park & ride' ante una prohibición puntual de circulación por alta polución

Víctor Vargas Llamas

Aparcamiento para vehículos de ’carsharing’ en el paseo de Gràcia de Barcelona.

Aparcamiento para vehículos de ’carsharing’ en el paseo de Gràcia de Barcelona. / DANNY CAMINAL

Será porque cala entre la población la concienciación del fuerte impacto que el tráfico rodado representa para la salud de los ciudadanos. O quizás sea una reacción mucho más pragmática, la consecuencia de las restricciones para la circulación de los vehículos privados más antiguos que han anunciado el Ayuntamiento de Barcelona y los municipios del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para los próximos años. Sea como fuere, la realidad es que más de la mitad de los ciudadanos de la capital catalana y de sus alrededores se muestran dispuestos a recurrir a los servicios de coche compartido para realizar sus desplazamientos cotidianos. 

Un 55,3% de los encuestados dicen tener interés en incorporar a sus hábitos de desplazamiento el 'one-way carsharing' (servicio brindado por una empresa para que los usuarios puedan alquilar un vehículo por minutos, cuando lo precisen) o el 'carpooling' (conductores con asientos disponibles que comparten trayecto y gastos con otras personas, pudiendo alternar los turnos de conducción). La cifra se extrae de un estudio de la Fundació Creafutur, promovida por la Generalitat ESADE, en el que colaboran el AMB, el consistorio de la capital catalana y el RACC, entre una decena de entidades públicas y privadas.

La estadística adquiere más relevancia ante el evidente "desconocimiento actual" de estas alternativas de desplazamiento entre buena parte de la población y la poca implantación actual en la capital catalana y su entorno, según recoge el estudio, titulado 'Los ciudadanos y la movilidad en Barcelona: situación actual y perspectivas de futuro', y realizado a en base a 3.004 entrevistas. 

EL informe revela un uso "muy bajo" de plataformas como el Bicing (13,6%), Bla Bla Car (11,1%), Uber (5,5%), Avancar (5%), e-Cooltra (1,5%), Cabify (1,3%) y Social Car (1,1%): el 74,4% asegura no haber usao nunca estos nuevos servicios.

PERSPECTIVAS FUTURAS

El análisis confirma la tendencia decreciente en los países desarrollados en lo que se refiere al número de permisos de conducir que se han expedido, de los que no queda exenta la Barcelona metropolitana. Se constata que 3 de cada 4 jóvenes de de 18 a 29 años cuenta con la licencia, un porcentaje que se eleva hasta el 89,6% para el resto de franjas de edad. Donde no se aprecia un cambio de tendencia es en cuanto a la voluntad de tener coche, dado que el 69,4% de las personas encuestadas esperan tenerlo dentro de 10 años, una cifra prácticamente calcada a la de propietarios de turismos en la actualidad. 

En cuanto a las medidas de restricción de tráfico que ya han anunciado Generalitat, AMB y consistorio barcelonés, dos de cada tres encuestados se muestran partidarios de la opción 'park & ride', o aparcamiento disuasorio ante una prohibición puntual de la circulación de los coches más contaminantes para episodios de alta polución. Un 31,8% se muestran partidarios de conducir hasta el párking de la estación y un 38,7,8% hasta la entrada de la ciudad, para proseguir el desplazamiento en transporte público en ambos casos. Un 19,6% iría hasta la estación en bici y un 19,1% pediría permiso para trabajar desde casa.

Para más de la mitad de los encuestados (59,6%), la mejora en el servicio de la red de transporte público se presenta como el principal atractivo para dejar aparcado el coche en los desplazamientos cotidianos, mientras que el incentivo del transporte público por parte de la Administración (49,6%) se postula como el segundo argumento más convincente. A más distancia, casi 3 de cada 10 personas entrevistadas (28,3%) apuesta por dificutar el uso del vehículo en la ciudad.

CONCILIACIÓN

Si la restricción es permanente (medida que se aplicará el 2019 para los coches más contaminantes), el porcentaje se reduciría hasta el 55%, mientras que coge mucha fuerza el porcentaje que optaría por adquirir un coche que no se encuentre entre los afectados por el veto: un 45,2%.

El estudio también aborda el papel de las empresas y las medidas de conciliación laboral respecto a la movilidad, destacando que más de la mitad de los encuestados (54,1%) aseguran que su trabajo no adopta ninguna medida al respecto (teletrabajo, flexibilidad horaria en entradas y salidas, compactación de la semana laboral). La gran mayoría considera que, en caso de apostar por este tipo de medidas, su rendimiento se mantendría estable (47,5%) o incluso mejoraría (36,9%).

Modalidades de transporte compartido

‘Carsharing’ y ‘bikesharing’

Flota de coches distribuidos por la ciudad y accesibles las 24 horas del día. Pueden ser alquilados por minutos, horas o días. En el ‘carsharing round-trip’ se debe dejar el vehículo en el lugar de origen, mientras que para el ‘carsharing one-way’ se puede dejar en una ubicación diferente. Disponible en flotas de motos (‘motosharing’) y bicis (‘bicisharing’).

Modalidad ‘Carpooling’

Propietarios de vehículos que cuentan con asientos disponibles para realizar trayectos planificados comparten trayecto costes con personas desconocidas. La iniciativa puede partir de conductor o pasajeros. El contacto se gesta en plataforma de internet donde conductores y pasajeros publican los trayectos que necesitan recorrer, con fechas y horarios. Si hay coincidencia, el sistema les pone en contacto.

Bus a la demanda

Servicio que permite solicitar un trayecto en un vehículo que dispone de más capacidad que un turismo convencional y compartir el viaje con otros usuarios que el vehículo va recogiendo durante el trayecto. La ruta se va modificando de forma dinámica en función de las peticiones recibidas por los usuarios.