GESTIÓN DE LAS BASURAS

La recogida selectiva de residuos lleva seis años estancada en Barcelona

Los malos resultados de la fracción orgánica lastran los resultados globales

Puesto de información en la plaza del Poeta Boscà, en la Barceloneta, para mejorar el uso del contenedor marrón, el destinado a los residuos orgánicos.

Puesto de información en la plaza del Poeta Boscà, en la Barceloneta, para mejorar el uso del contenedor marrón, el destinado a los residuos orgánicos.

Se lee en minutos

Sea por desidia, por error o simplemente por desconocimiento, el 57% de los residuos orgánicos generados por los hogares barceloneses no acaba en el contenedor correcto, que es el de color marrón, y además un 20% de los residuos depositados en ese mismo contenedor está formado por impropios, es decir, cartones, bolsas, ropa, latas y otros materiales que no deberían haber llegado allí. La orgánica es, en definitiva, una laguna en el sistema de recogida que lastra año tras año los resultados globales y encarece todo el proceso de reciclaje.

De hecho, en el 2010 se alcanzó en Barcelona un 39,5% de residuos de todo tipo recogidos de forma selectiva, mientras que seis años después el porcentaje se redujo hasta el 35,9%. El parón no solo es evidente, sino que los resultados son ligeramente peores que la media de Catalunya (38,9%, según datos del 2015) y aún se sitúan lejos del objetivo europeo de alcanzar el 50% en el 2020.

El ayuntamiento ha puesto en marcha  una campaña para mejorar el uso del contenedor marrón

Para intentar mejorar las cifras de la basura orgánica, que en peso supone el 35,9% de los residuos domésticos, el ayuntamiento ha presentado esta mañana una campaña que incluirá la instalación de puestos de información en calles de cuatro barrios (Barceloneta, Roquetes, el Putxet i el Farró y Guinardó). "Queremos ver dónde están las carencias para poder avanzar hacia el objetivo del residuo cero", ha explicado el comisionado de EcologíaFrederic Ximeno, quien también ha destacado que las cifras mejoran cuando se incide socialmente en el problema. Por ejemplo, el porcentaje de impropios en el sector servicios (bares, restaurantes) es de solo el 7,5%.

RECOGIDA PUERTA A PUERTA 

Si la campaña de la orgánica funciona, se extenderá a otros barrios, ha avanzado Ximeno. A corto plazo, además, se esperan dos acciones de mayor calado: por una parte, instalar un sistema de recogida puerta a puerta (o bloque a bloque) en algún barrio cuya tipología lo permita, "aunque difícilmente se podrá poner en marcha en toda la ciudad", ha asumido el comisionado de Ecología; por otra, cambiar el diseño o la ubicación de los contenedores marrones. "Estamos pensando en alejarlos del gris y ponerlo al lado de los dedicados al plástico, el papel y el vidrio", ha afirmado Carles Vázquez, director del servicio municipal de limpieza y gestión de residuos. Si no aumenta la cantidad de basura recogida selectivamente, al menos se reducirá la cantidad de impropios.

Te puede interesar

En el 2016 se recogieron en la capital catalana 273.820 toneladas de residuos de forma selectiva, 2.067 toneladas más que el año pasado, aunque el porcentaje se redujo un 0,4% puesto que la generación de basuras aumentó, previsiblemente por la recuperación económica. Por sectores, se incrementó la recogida de los envases de plástico (4,8%) y de vidrio (2,27%), mientras que bajó la de papel-cartón (-4,71%) y la orgánica (-0,69%).

Finalmente, sobre la generación total de residuos, cada barcelonés produce 1,30 kilogramos por habitante y día, cifras similares a las de los últimos años. Tampoco en este caso se alcanza el objetivo municipal de 1,20 kilos. "También debemos trabajar en al prevención de residuos", ha concluido Ximeno.