Ir a contenido

HOMENAJE A LA CULTURA

Premios sin sobresalto

Barcelona se apea de las polémicas preteritas y entrega sus galardones a una creatividad "que se alimenta de la diversidad"

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL / BARCELONA

Bancada de ganadores de los premios Ciutat de Barcelona, este jueves, en el Saló de Cent del ayuntamiento. 

Bancada de ganadores de los premios Ciutat de Barcelona, este jueves, en el Saló de Cent del ayuntamiento.  / JULIO CARBÓ

Los premios Ciutat de Barcelona han vuelto a ser una ventana a la creatividad, la investigación y la cultura en general. Han regresado porque en los dos últimos años pesaron más ciertos detalles, convertidos en controversia política y social, que los propios galardones o la valía de sus dueños. El acto, en el Saló de Cent, ha reconocido la tarea de 20 profesionales y colectivos, desde el circo hasta el teatro, la literatura, la danza, la gastronomía o la arquitectura. 

El jurado ha alabado la labor de colectivos como el taller escuela Sant Camil. Una de sus usuarias, Sandra, una joven con síndrome de Down, ha explicado que el pesebre viviente -al que deben el premio a la Cultura Popular y Tradicional- fue "un regalo de Navidad a la ciudad". Luego ha dado las gracias y ha vuelto a su asiento. Así han ido desfilando, mentando a familiares y colaboradores, todos los galardonados, que si en algo han coincidido es en la necesidad de potenciar la cultura, entendida como la entraña que mueve Barcelona. "La creatividad nace en los márgenes, se alimenta de la diversidad", ha resumido Ada Colau, que ha aprovechado la ocasión para recordar que el sábado hay manifestación en favor de la acogida de refugiados. La alcaldesa también ha invitado a entonar "un gran 'sí' al amor, a la vida y a la libertad, y por lo tanto, a la cultura". 

EN DEFENSA DEL POEMA PUNK

El escritor Carles Rebassa es el única que ha tiznado de política sus palabras. Se ha acordado de la poetisa Dolors Miquel, que el año pasado, en esta misma ceremonia, recitó un poema que generó duras críticas. "Se lo dedico por el calvario que tuvo que pasar por culpa de los que quieren moralizar y privatizar la cultura". También Colau ha lanzado algún que otro dardo, en este caso hacia el Gobierno, al que ha culpado de la "precariedad laboral que atraviesa el sector". "No podemos aceptar nunca ningún tipo de censura porque corremos el riesgo de empequeñecernos", ha defendido. 

La actuación musical ha corrido a cargo de Joan Colomo. Una curiosa interpretación. "Para no herir ninguna sensibilidad haré una canción inofensiva que habla del amor y la horticultura", ha dicho, dejando claro que venía advertido. Y así ha sido, con algún que otro problemilla con el sonido; pero adelante. 

En el recuerdo, las dos ediciones anteriores que, por razones distintas, dejaron en segundo plano la ceremonia. En el 2015, los directores del documental 'Ciutat Morta', Xavier Artigas y Xapo Ortega, le negaron el saludo al entonces alcalde Xavier Trias. Se quedaron los 7.000 euros del galardón, un dinero que destinaron a la investigación de abusos policiales, el asunto de fondo que aborda su película, centrada en la figura de Patricia Heras.

FERRAN SENDRA

Los directores del documental 'Ciutat Morta', tras negar el saludo a Trias, en el 2015.

En la edición del 2016, una actuación que debía ser inofensiva terminó con una desorbitada polémica. Dolors Miquel aportó una adaptación punk del padrenuestro que dividió a la ciudad. Durante su interpretación, el líder del PP en el consistorio, Alberto Fernández Díaz, abandonó el Saló de Cent.

JULIO CARBÓ

Dolors Miquel, en febrero del 2016, durante la lectura de su polémico poema.

0 Comentarios
cargando