12 jul 2020

Ir a contenido

LA RED DE TRANSPORTES

Colau formaliza la inversión municipal para llevar la L-10 a la Zona Franca

La alcaldesa se comprometió en primavera a aportar 15 millones en las obras de esta línea de metro

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Lluís Tejedor, Núria Marín, Ada Colau, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Josep Rull y Artur Mas, el pasado febrero, en la inauguración del tramo de la L-9 del metro al aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Lluís Tejedor, Núria Marín, Ada Colau, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Josep Rull y Artur Mas, el pasado febrero, en la inauguración del tramo de la L-9 del metro al aeropuerto de Barcelona-El Prat. / FERRAN SENDRA

El agravio histórico de 32.000 vecinos de la Zona Franca que llevan tres décadas reclamando que el metro llegue hasta sus calles se sentirá algo más aliviado a partir de este martes, con la firma del convenio de financiación de la L-10 sur del metro de Barcelona que han pactado las autoridades municipales y de la Generalitat.

Será la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien estampe su rúbrica ante la presencia del vicepresidente de la Generalitat y ‘conseller’ de Economia i Hisenda, Oriol Junqueras, y la expectación de miles de ciudadanos. El consistorio se comprometió en primavera a aportar 15 millones al nuevo trazado del suburbano, una aportación que representa casi la mitad del coste pendiente del tramo sur de esta línea. Esta cifra no se sumará a la deuda contable que el Govern mantiene con el ente municipal y que en julio de este año ambas entidades fijaron en 90 millones de euros.

La inversión municipal en la L-10 se enmarca en el pacto que alcanzó el gobierno municipal con ERC para obtener respaldo a los presupuestos municipales del 2016 a cambio de cumplir con un conjunto de peticiones republicanas, como el traslado de las cárceles Modelo y Trinitat, y la ampliación de la T-12 hasta los 16 años.

OBRAS

El acuerdo se formaliza 10 meses después de la apertura del ramal de la línea 9 hasta el aeropuerto, otro golpe para los habitantes de los barrios de Port y de Prat Vermell, así como para los miles de empleados de la Zona Franca que llevan toda su vida esperando la llegada del suburbano hasta sus puestos de trabajo. El tramo sur de la línea 10 tiene un coste mínimo global de unos 170 millones de euros.

La estructura principal del ramal sur, como el túnel y el viaducto, ya está realizada, pero faltan algunas estaciones y una galería, así como completar la urbanización de las paradas, como ascensores, elementos de señalización, luces y mobiliario en general. 

MEJORA EN TMB

La inyección presupuestaria para la L-10 tiene continuidad en el seno de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). En estos últimos 12 meses, la compañía pública, según informa en un comunicado, ha invertido 87 millones de euros en la renovación de las redes de metro y bus.

Esta cifra supone un 90% más que en el 2015 y un 250% más que el 2014. De este modo, TMB empieza a recuperar el nivel inversor previo al 2010, cuando la dirección tuvo que empezar a aplicar recortes debido a la drástica reducción de la financiación del transporte público.