Ir a contenido

FIESTA DEPORTIVA EN LAS CALLES

Multitudinaria puesta de largo de la Cursa de Bombers de Barcelona

Los atletas Ilias Fifa y Marta Galimany vencen la prueba de 10 kilómetros, que ha contado con más de 12.500 corredores

Rosa Mari Sanz

JORDI COTRINA

Que Barcelona celebre anualmente más de 60 carreras populares por sus calles ya da buena muestra de la fiebre por el 'running' que impera en la capital catalana. En este contexto, y en medio de un periodo de reflexión por parte del ayuntamiento de reducir las pruebas atléticas por el impacto que producen tanto en la ciudadanía como en los servicios públicos, las hay a todas luces intocables, como la Cursa de Bombers, que este domingo ha vuelto a su esencia sacando a miles de ciudadanos a la calle para animar a los corredores y recuperando su recorrido, un bucle de 10 kilómetros con salida y llegada en Marquès de l’Argentera, frente a la Estació de França, y dando protagonismo a quien lo tiene: los apagafuegos de la capital catalana, sin duda, los más aplaudidos durante el recorrido.

La cifra de inscritos ha superado los 14.000, de los que finalmente han participado 12.625 corredores (3.914 mujeres), una afluencia bastante menor a otras ediciones, cuando alcanzaba los 20.000, pero más que satisfactoria para los responsables en tanto en esta ocasión el periodo de inscripción no se abrió hasta el 30 de julio debido a un cambio de modelo, en el que el Ayuntamiento de Barcelona ha retomado la organización de una prueba (estaba en manos de una firma deportiva) que ahora está patrocinada por EL PERIÓDICO y Sport, además de la empresa Gaes.

En materia deportiva, la carrera, bajo el eslogan 'L’esperit mai no s’apaga', ha sido rápida. Se la han llevado, en el apartado masculino, el olímpico Ilias Fifa (FC Barcelona, con un tiempo de 28 minutos y 55 segundos), campeón de Europa de 5.000 metros; el veterano Carles Castillejo (Adidas, con una marca de 28:59)), olímpico en maratón, campeón de España y vencedor este año de los 10 kilómetros de la Cursa de la Mercè, y Marc Alcalà, campeón de Europa Sub-23 y de España absoluto de 1.500 (29:20). En la categoría femenina el primer puesto del podio ha sido para Marta Galimany, campeona de Catalunya en 5.000 (34 minutos y 38 segundos), seguida muy de cerca por Judit Pla (34, 48), campeona de España en 5.000, y con la triatleta Sara Löehr en tercera posición (con un tiempo de 36:03). También ha participado la nadadora y cuatro veces medallista olímpica Mireia Belmonte, que ha finalizado con un tiempo de 48:40, mejorando la marca de su anterior participación (49:08 en el 2012). 

POCA SUBIDA

En su mayoría de edad, la prueba ha  recuperado todos los trazos que la llevaron a ser la carrera de 10 kilómetros más popular de Catalunya, un recorrido rápido con poca subida, gran parte de llano y una importante bajada (Via Laietana) que la convierten en una prueba ideal para mejorar marca en los 10 kilómetros. Ha transcurrido por algunas de las principales calles de la ciudad, como la avenida del Paral·lel, Floridablanca, Urgell, Gran Via, Ausiàs Marc, el paseo de Sant Joan y la ronda de Sant Pere, donde se ha reunido numeroso público animando a los corredores, especialmente a los más de un centenar de bomberos (del Ayuntamiento de Barcelona, de la Generalitat y de Andorra) que han partido 10 minutos antes de la carrera, a las 9.20 horas, ataviados con el uniforme reglamentario de intervención, o sea, no solo el traje, sino también las bombonas o el casco, un equipo que puede llegar a pesar hasta 24 kilos.

En el apartado de los contras, para muchos ciudadanos, y como tantos domingos, los problemas de movilidad que ha conllevado la celebración de esta multitudinaria prueba. Desde este sábado  y hasta las 15.00 de este domingo ha habido restricciones para aparcar en buena parte de las vías del circuito,que ha obligado al desvío de 35 líneas de autobús, lo que ha vuelto a pillar desprevenidos a muchos ciudadanos que esperaban en paradas ajenos a los cambios de recorridos. Estos agravios, sumados al despliegue extra de servicios municipales que obligan las carreras populares, ha llevado al Ayuntamiento de Barcelona a plantear una racionalización de sus celebraciones. El comisionado de deportes del consistorio, David Escudé, ha explicado a este diario poco antes de correr la Cursa de Bombers que el municipio trabaja en la línea de rebajar la cifra de pruebas que se celebran en la capital catalana. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.