Ir a contenido

PRUEBA DE HOMENAJE

Últimas horas para que suenen las sirenas

15.000 personas participarán en una de las carreras más emblemáticas en honor a los Bomberos de Barcelona

DAVID GARCÍA MATEU / BARCELONA

Corredores de la Cursa Bombers de Barcelona en la edición del año pasado.

Corredores de la Cursa Bombers de Barcelona en la edición del año pasado. / Toni Albir (EFE)

Camiseta técnica, dorsal, pantalón corto y deportivas. ¿Por delante? Diez quilómetros. “Circuito rápido”, dicen los habituales al ‘running’. 15.000 personas saldrán el domingo por la mañana a correr una de las carreras más emblemáticas de Barcelona: la Cursa de Bombers. Algunos irán a hacer marca; otros a pasárselo bien. Pero la velocidad de los pelotones tras el pistoletazo de salida seguro que empuja las piernas de más de uno por encima de sus posibilidades. De hecho, para evitar aglomeraciones, la organización prevé realizar la salida de forma escalonada.

VUELTA A LAS ESENCIAS

'La Bombers' se hace adulta con su 18ª edición y vuelve a la esencia de sus orígenes. El circuito es el clásico. Las puertas de la estación de Francia vuelven a ser el punto de comunión entre atletas. Este año, además, para reconocer el esfuerzo de los participantes más veteranos se entregará el premio especial GAES Te Cuida al ganador mayor de 65 años. Trotes, estiramientos y músculos a punto. No es una carrera cualquiera. Aquí ver a un bombero con el traje de intervención no causa congojo, sino que saca una sonrisa. Su presencia es la cara más honorable del acontecimiento; es su prueba deportiva.

Más de 150 bomberos correrán con el equipo de intervención puesto. De esta forma, el cuerpo de Barcelona buscará batir un nuevo récord de funcionarios equipados con la vestimenta. Además, 60 de ellos lo harán con las bombonas de oxígeno inclusive. Casi 25 kilos de peso a los que hay que sumar la nula transpiración del cuerpo con el exterior por los tejidos del traje. Toda una proeza física que no todos los bomberos se atreven a llevar a cabo.

UN RECORRIDO AGRADECIDO

A diferencia de otras carreras, 'la Bombers' sube la avenida del Paral·lel dirección MontjuÏc en sus primeros kilómetros, con las piernas todavía frescas. Luego, los siete kilómetros restantes ya son una sucesión de leves bajadas por la capital catalana. Gran Via, Marina… y entre los últimos kilómetros, la imagen de la prueba deportiva: toda la Via Laietana bañada por el azul marino y royal de las camisetas conmemorativas. Se ha de tener en cuenta que las calles por donde pase el circuito verán su tránsito restringido y las líneas de bus alterarán su recorrido.

A diferencia del año pasado, el circuito termina donde empieza (o empieza donde termina). De esta manera, todas las celebraciones e intercambio de sensaciones se producirán nuevamente ante la estación de Francia. Los primeros puestos estarán lejos del alcance de la mayoría, pero la experiencia de correr junto a atletas de élite como Ilias Fifa, Carles Castillejo o Lídia Rodríguez está garantizada.

Las inscripciones ya están cerradas, pero aquellas personas que todavía no hayan recogido el dorsal lo pueden hacer hasta las 20 horas del sábado. Además, quienes no se hayan podido inscribir en esta edición de la Cursa de Bombers, pueden volverlo a intentar el próximo mes de abril. Tal como ha apuntado el comisionado de deportes del Ayuntamiento de Barcelona, David Escudé, la idea es “volver a las fechas tradicionales de la carrera”.

Dani Nafría y su prótesis triatlética se apuntan a la 'cursa'

Dani Nafría le ampuntaron la pierna izquierda, pero no las ganas de vivir al límite y hacer deporte. Él y su prótesis triatlética serán embajadores de la Cursa de Bombers de este domingo. La consigna es clara: “Disfrutar del ambiente y de la fiesta”, explica. Nafría es campeón de multitud de competiciones atléticas, pero 'la Bombers' prefiere tomársela como  un entrenamiento más después de unos meses de descanso; quiere mezclarse con el resto de corredores. Ser uno más.

“El deporte no es solo competir, es sentirse bien”. Su caso es ejemplar. Ha superado con crecer la pérdida de un pierna por una enfermedad: “Soy de los que creen que se puede tirar de cabeza y corazón para ir más allá”, afirma. Y es que cualquier excusa le parece buena para moverse y dejar atrás los hábitos sedentarios: “Acompañar al nieto en bici, ir a una panadería algo más lejana o incluso para estar mejor para la pareja”, comenta entre risas. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.