02 dic 2020

Ir a contenido

Un juez abre diligencias contra Dolors Miquel por su padrenuestro punk

La demandante Asociación de Abogados Cristianos considera que Colau fue cómplice del delito porque aplaudió la actuación

La artista cree que su caso no es anecdótico, sino un síntoma de los intentos conservadores de que la sociedad retroceda a la oscuridad

CARLES COLS / BARCELONA

Un juez abre diligencias contra Dolors Miquel por su padrenuestro punk

JULIO CARBO

El Juzgado de Intrucción número 26 de Barcelona ha decidido dar recorrido a la denuncia presentada por la beligerante Asociación Española de Abogados Cristianos contra la poetisa Dolors Miquel por la sacrílega adaptación del padrenuestro que la artista recitó durante la última entrega de los premios Ciutat de Barcelona.

“'Mare nostre que esteu en el zel, sigui santificatr el vostre cony'…”. Son los dos primeros versos del Mare Nostre que Miquel pronunció en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona el pasado 15 de febrero. De los premiados aquel día, pocos se acuerdan, La polémica, son embargo, perdura. El concejal del PP Alberto Fernández Díaz no esperó a que acabara. Se levantó y se fue. Se perdió, pues, el final, que sustituía el ortodoxo “amén” por un “vagina, anem”, pero desató con su ofendido gesto una polvareda que tiene ahora su último episodio con la decisión del juez de abrir diligencias contra Miquel.

La presidenta de la asociación demandante, Polonia Castellano, ha insistido en subrayar, como ya hizo cuando presentó la denuncia, que en España este tipo de “vejaciones” solo se comenten contra la comunidad católica y que, paradójicamente, la sociedad en general no toleraría que se realizaran contra otras religiones. El propósito de la asociación es ahora presentarse en la causa como acusación particular y actuar de paso contra la alcaldesa Ada Colau, porque interpretan los miembros de este colectivo de adogados cristianos que la primera edil de la ciudad puede ser acusada de “omisión del deber de perseguir delitos”, ya que no solo permitió que Miquel recitara su poema, sino que además lo aplaudió.

EL CASO DE ALBEL AZCONA

Este no es, en cualquier caso, el único frente judicial que mantiene abierto la asociación. Es realmente muy activa en la búsqueda y persecución de cualquier ejercidio de libertad de expresión que consideren sus miembros que cruza la frontera de la blasfemia. Por ejemplo, mantiene un pulso en los juzgados con el artista Abel Azcona, después de que este se tomara la molestia de acudir a 242 eucaristías para guardarse otras tantas hostias consagradas con el propósito último de componer con ellas en el suelo la palabra “pederastia”.

Otro frente judicial de la asociación lo tiene la asociación en Andalucía contra la Hermandad del Santísimo Coño Insumiso de Sevilla, que organizó una procesión anticristiana.

Minutos antes de conocer que el juzgado había abierto las diligencias por el poema, Miquel precisamente había realizado en Facebook una reflexión sobre la batería de insultos que ha recibido por su ‘Mare Nostre’.  Recordaba allí que le han deseado enfermedades terribles, que muera y le han proferido los insultos clásicos del vocabulario soez español, pero, en su opinión, lo más sorprendente es que utilicen su aspecto físico como insulto, sencillamente que digan que es fea. “Que el físico de una mujer sea aún motivo de insulto feroz muestra a la sociedad el tiempo fascistas y patriarcal en el que estamos inmersos”.

Dolors Miquel

Poetisa

"El Estado ya es dueño de nuestro cuerpo y la Iglesia de nuestra alma, y ahora pretenden quitarnos también el arte"

Eso, en cualquier caso, fue antes de conocer que un juez sopesa que su poema puede ser delictivo. Después, en conversación telefónica, ha preferido ahondar en ello y poner fin así a la contención que se había autoimpuesto para "no proporcionar más gasolina" a los grupos políticos que cree que han intentado mantener viva la llamaa de esta polémica.

La poetisa recuerda que 'Mare Nostre" es un poema publicado en el 2006 sin contratiempo alguno y recitado desde entonces en distintos escenarios. Lo distinto esta vez fue el eco del lugar, el Saló de Cent, y el hecho de que Fernández Díaz, "hermano del ministro de la ley mordaza", decidiera levantarse e irse. Esto podría ser una simple anécdota, pero teme que no sea así, sino que sea en realidad "un síntoma más del retroceso que los sectores más conservadores tratan de imponer a la sociedad para que renuncie a terrenos que ya tenía ganados y retorne a sus etapas más oscuras". "El Estado es dueño de nuestro cuerpo y la Iglesia de nuestra alma, y ahora pretenden quitarnos también el arte".

Sobre la asociación demandante, Miquel se limitó a expresar su sorpresa por el hecho de que les parezca más dañino para su fe un poema que los casos de pederastia recientemente salidos a la luz pública.