El Mobile y Colau lidian con la huelga del metro pese a los colapsos

Los trabajadores rebajan sus peticiones y retoman la negociación con la empresa antes de la huelga convocada para el miércoles

El paro hace aumentar un 9% las circulación automovilística y reduce un 64% los viajes en el suburbano

Estación de metro de la L1 en plaza de Espanya. / FERRAN NADEU

Estación de metro de la L1 en plaza de Espanya.
Ambiente a la entrada del Mobile World Congress.
Ambiente en el Mobile World Congress.
El ministro José Manuel Soria; el ’president’ de la Generalitat, Carles Puigdemont; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en la inauguración del Mobile World Congress. 
Estand de Telefónica en el Mobile World Congress.
Paseo inaugural de las autoridades por la feria Mobile World Congress.
Entrada de asistentes al Mobile World Congress en la Fira.

/

3
Se lee en minutos
T. SUST / R. MORALES / C. JANÉ / BARCELONA

El Mobile World Congress y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han salido relativamente airosos de la jornada de huelga celebrada este lunes por los trabajadores del metro, que, sin embargo, ha tenido efectos indudables sobre la movilidad de la ciudad y que han llevado a momentos de colapso circulatorio, al que ha contribuido la lluvia a primera hora de la mañana. Por un lado, en los accesos al área metropolitana de gente que venía de fuera de Barcelona y que ha optado por coger el coche en mayor número de lo habitual. Por otro, ha habido circulación muy intensa en algunas zonas, y especialmente en la que se celebra el Mobile, pero esos atascos también se registran, en medidas similares, en una jornada normal de la feria.

MENOS METRO, MÁS COCHES

Los datos dejan claro que la huelga se ha notado: en la hora punta de la mañana se registró un incremento del tráfico de entre el 3% y el 9%, siendo los puntos donde más coches se han concentrado los accesos por el lado Llobregat y las rondas, especialmente la Ronda de Dalt en sentido Llobregat, según ha informado el ayuntamiento. En cuanto al metro, hasta las 12 del mediodía se han producido 150.000 validaciones por parte de usuarios. Esa cifra supone un 64% menos de viajeros que en la misma franja del lunes pasado. Si la comparación se hace con el primer día del Mobile del 2015, las 150.000 validaciones de hoy suponen el 67% de las que hubo en aquella jornada.

Políticamente hablando, el interés se centraba en si la huelga dejaba en evidencia a Colau, después de que el sábado la dirección de Transports Metropolitans de Barcelona y los trabajadores del metro rompieran sus negociaciones. Como Colau ha recordado varias veces, fueron los trabajadores los que se levantaron de la mesa, indignados por que se les exigía cerrar un convenio de tres años en aquella madrugada. De hecho el ayuntamiento niega que la empresa formulara esta exigencia. El caso es que la negociación se ha retomado este lunes, después de que los trabajadores hayan presentado una nueva propuesta en la que rebajan sus exigencias en cuanto al plazo de aplicación del acuerdo que persiguen para combatir la precariedad de algunos contratos. Eso supondría menos coste económico para TMB. Si las partes llegan a un preacuerdo, este deberá ser refrendado por asambleas que la plantilla celebraría el martes. Con este guión se podría anular la huelga prevista para el miércoles.

ALIVIO RELATIVO EN EL CONSISTORIO

“El derecho a la movilidad se ha garantizado”, ha resumido Colau, que probablemente ha vivido su momento más amargo con la decepción expresada por el consejero delegado de GSMA, que organiza el Mobile, John Hoffman, a causa de la huelga. Pero la alcaldesa lo ha minimizado, y ha descartado que la relación con la empresa vaya a peor. En realidad lo que venía a decir es que no hay riesgo de que se lleven la feria a otra ciudad, ese fantasma que parece planear permanentemente por encima de la cita.

En el ayuntamiento primaba la sensación de que no ceder en la propuesta no fue una mala idea, reforzada por el movimiento del comité de huelga para volver a negociar. Como Colau, la concejal de Movilidad y presidenta de TMB, Mercedes Vidal, vio el vaso medio lleno: “Las cosas han funcionado con relativa normalidad, con ciertas aglomeraciones en el metro y con aglomeraciones en la zona del Mobile, como es tradicional”. 

Noticias relacionadas

CRÍTICAS DE CIU

Por el contrario, el portavoz de CiU en el ayuntamiento, Joaquim Forn, ha acusado a la alcaldesa de "no estar cumpliendo el contrato firmado por GSMA al no garantizar la movilidad en el Mobile". El concejal ha censurado a Colau porque considera que no se ha tomado en serio la posiblidad de que acabara habiendo una huelga. "Nos preocupa la falta de voluntad real de llegar a acuerdos", ha manifestado.