Ir a contenido

INICIATIVA UNIVERSITARIA

La memoria insumisa de Barcelona

Una web impulsada por historiadores recorre lugares clave en la crónica política del siglo XX

CRISTINA SAVALL / BARCELONA

Edificio de la Jefatura de la Policía Nacional en Via Laietana.

Edificio de la Jefatura de la Policía Nacional en Via Laietana. / ALBERT BERTRAN

La señalización e inventario de la memoria insumisa que ha iniciado el Ayuntamiento de Barcelona para revalorizar espacios significativos de la ciudad y para no olvidar los episodios más oscuros de su historia se encuentra en plena sintonía con el programa emprendido por la Asociación Conèixer Història (ACH), fundada por historiadores en el 2008 con el objetivo de dignificar y homenajear a aquellas personas que lucharon en contra de los totalitarismos y a favor de la democracia y de las libertades individuales y colectivas.

La ACH también lucha por recuperar el patrimonio que constituyen los llamados espacios de memoria donde ocurrieron hechos históricos trascendentes durante la segunda república, la guerra civil, la dictadura franquista y la TransiciónA diferencia del ayuntamiento, que extiende su búsqueda a los siglos XIX, XX y XXI, esta entidad centra su atención en el siglo pasado. "Nuestra web memoriabcn.cat propone 10 de rutas, en breve serán 11, por la ciudad donde se proclamó la República Catalana, una convulsa urbe que fue bombardeada repetidamente durante la guerra civil y que vivió en sus calles la lucha por la recuperación de la democracia", explica Oriol López, coordinador del proyecto Memòria Barcelona.

Estos itinerarios distribuidos por barrios recorren lugares como el edificio de la Jefatura Superior de Policía, uno de los símbolos de la represión franquista en Barcelona. Justo es uno de los inmuebles que el ayuntamiento quiere señalizar con un panel informativo para no olvidar su oscuro pasado. "Entre 1939 y1975 esta comisaría fue la sede de la Sexta Brigada, conocida también como Brigada Politico-Social -la policía política del régimen franquista, creada por ley el 8 de marzo de 1940 inspirándose en la Gestapo nazi-. Era la encargada de la persecución sistemática y arbitraria de cualquier persona sospechosa de ser desafecta al régimen franquista", recuerda López, uno de los autores de los textos de la web, en la que también escriben sus investigaciones Toni Contijoch y Àngel Reguera.

CON TOTAL IMPUNIDAD

La brigada desarrolló una acción plenamente política de desarticulación del antifranquismo, con total impunidad y sin ningún control judicial, e hizo de la tortura el método habitual de trabajo a partir del cual elaboraba los atestados que permitían iniciar los procedimientos sumarísimos o la acción del Tribunal de Orden Público (TOP). "Los interrogatorios incluían humillaciones y amenazas, palizas o torturas como la de la 'bañera', en que se sumergía la cabeza de los detenidos en un recipiente con agua fría. Estaba dividida en grupos especializados: Servicio de Universidad, Asuntos Laborales, Actividades Catalanoseparatistas, Actividades Comunistas", señala el historiador.

Entre las muchas operaciones que se ejecutaron allí destacan la 'caída de los 80' del año 1947, que significó la desarticulación del movimiento guerrillero comunista y del aparato de propaganda del PSUC así como la detención de algunos directivos de ese partido. "La Politico-Social también llevó a cabo la detención de Joan Comorera y Gregorio López Raimundo, la de Jordi Pujol a raíz de los hechos del Palau de la Música de 1960, la desarticulación de la Caputxinada de 1966, o la violenta represión de la manifestación protagonizada por curas ante la Jefatura de Policía en protesta por las torturas infligidas al estudiante Joaquim Boix. Miembros de la brigada también participaron en los últimos crímenes cometidos por el franquismo, como son la ejecución de Salvador Puig-Antich en 1974 y de Juan Paredes 'Txiki' en 1975", enumera López.

RUTAS EN MÓVILES

Todo ello merece un ejercicio de conciencia de los lugares donde ocurrieron estos hechos. La aplicación para dispositivos móviles, impulsada paralelamente por el ayuntamiento, permite recorrer a pie las rutas propuestas con toda la información en la palma de la mano. Aunque de momento se limita al I-Phone.

"Con el asesoramiento de profesores e investigadores de la UB, coordinados por la Fundació Solidaridat UB, la ACH ha llevado a cabo una intensa investigación documental y bibliográfica que ha permitido localizar y catalogar más de 70 espacios que constituyen una auténtica topografía de la memoria democrática de Barcelona", define López sobre esta entidad sin ánimo de lucro que investiga y difunde el pasado para "entender" mejor el presente.

 

0 Comentarios
cargando