iniciativas COMERCIALES en marcha

Más descentralización y apoyo a los barrios

El plan de acción de Colau prioriza zonas deprimidas e incluye una moneda social

Sant Pere, uno de los barrios con planes de ayuda, ayer.

Sant Pere, uno de los barrios con planes de ayuda, ayer. / MÒNICA TUDELA

1
Se lee en minutos
P. C. / BARCELONA

modestos recursos económicos pero muchos cambios de guion. Así puede resumirse el plan de acción para el comercio barcelonés presentado ayer por el ayuntamiento, con la vista puesta en descentralizar el peso del sector, dinamizar las zonas más deprimidas y favorecer el comercio responsable.

La nueva orientación promulgada ayer por el teniente de alcalde Economía, Gerardo Pisarello, aboga por el comercio como «generador de ocupación y facilitador de cohesión social y territorial». Con el reto de «descentralizar las políticas comerciales», se apoyarán iniciativas específicas para las zonas con peor salud comercial. Y se tratará de frenar la ampliación de Heron City y la Maquinista, además de reducir la propuesta prevista para la estación de La Sagrera. Según el comisionado Miquel Ortega, se cambia de políticas «reactivas a preventivas».

Once barrios afectados por la crisis tendrán un plan de choque de comercio de proximidad, que beneficiará a Ciutat Vella (Raval sur, Sant Pere-Santa Caterina y la Barceloneta); Sants-Montjuïc (Poble Sec y La Marina); Nou Barris (Torre Baró, Roquetes y Zona Nord); Sant Andreu (Baró de Viver, Bon Pastor y Trinitat Vella), y Sant Martí (Besòs-Maresme). De momento, y según el presupuesto disponible, se destinarán 150.000 euros a 22 acciones de emergencia que van de concursos de escaparates a dinamización de locales vacíos, distribución de bolsas de compra reutilizables, lanzamiento de webs comerciales y un nuevo catálogo de servicios en varios idiomas.

Noticias relacionadas

Para ajustar las medidas a la realidad urbana, se han destinado 72.600 euros a elaborar un nuevo censo de comercio en la ciudad, identificando persianas cerradas y oportunidades de negocio. Los datos estarán disponibles el año que viene para que cualquier emprendedor los pueda consultar cara a un nuevo negocio.

Sorprende la iniciativa de impulsar una moneda social, al estilo de otras ciudades europeas y que ya tiene próxima prueba piloto en Santa Coloma. Las monedas virtuales, con una cuenta asociada, permiten favorecer el pequeño comercio «sin que el dinero se vaya de la ciudad», defiende Ortega, que iniciará una campaña pedagógica a principios del 2016. Y para impulsar el comercio responsable habrá un plan 2016-2020 con 300.000 euros de dotación, y otros 400.000 para la rehabilitación energética de las tiendas.