19 sep 2020

Ir a contenido

La Casa Bloc de Sant Andreu albergará a los primeros refugiados

La Generalitat también cuenta con edificios en la Conreria, Manresa y Tarragona por si acaso

BCN recibirá a 1.200 asilados dentro de un mes, la mitad de los cuales irán a otros puntos de Catalunya

TONI SUST / BARCELONA

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha hecho de la acogida a los refugiados una cuestión principal de su gestión y ayer lo demostró. Pese a que todavía no hay datos oficiales de cuántos llegarán a España en el marco del acuerdo de la UE, ni de cuándo vendrán, la edila anunció que estaba en disposición de dar detalles al respecto, «información no oficial obtenida de canales internacionales». Según Colau, en noviembre o un poco antes llegarán a España 6.000 refugiados. De estos, 1.200 vendrán a Catalunya. Serán sirios, afganos y eritreos. Entrarán por Barcelona y la mitad, como mucho 800, se instalarán en la capital catalana. El resto serán distribuidos por otras zonas de Catalunya. Aunque el consistorio no quiso precisarlo, en función de sus conversaciones con la Generalitat, los refugiados serán albergados en la Casa Bloc de Sant Andreu durante los primeros días de su estancia.

La alcaldesa anunció el operativo como si la acogida la fuera a dirigir el ayuntamiento, pero en realidad depende del Gobierno central, que puede delegar en las comunidades autónomas y la administración local, así como en entidades sociales. Colau ha elaborado un plan que ayer presentó, primero a los grupos y luego ante los medios de comunicacion, y que se debatirá en el pleno municipal del viernes. Está dotado con 10 millones de euros de presupuesto.

RECEPCIÓN EN EL FÒRUM

Según el plan de la alcaldesa, la primera será la llamada fase 0: un equipo multidisciplinar de evaluación compuesto por médicos del Servei d'Emergències Mèdiques (SEM) y trabajadores sociales y psicólogos del Centre d'Urgències i Emergències Socials de Barcelona (CUESB) se desplazará al lugar en el que están ahora los refugiados que tienen que venir. Se recabarán los datos de los refugiados, su estado psicológico, su situación social y la sanitaria. No se hará a través de entrevistas personalizadas sino mediante la observación directa y los contactos con las autoridades locales de donde se encuentran, así como gracias a datos de representantes de los propios refugiados.

La segunda fase es la de la recepción. Los refugiados serán ubicados en el edificio Fórum, donde trabajarán entre 75 y 250 profesionales, según la demanda. Se prevé que haya diez equipos de trabajadores sociales. Los refugiados no llegarán a pernoctar allí: estarán unas 12 horas como mucho. El siguiente punto de la ruta será un centro en el que los foráneos estén de 7 a 10 días. La Casa Bloc de Sant Andreu será el destino. Si la demanda excede su capacidad, la Generalitat cuenta con otros destinos. Ese periodo debe permitir una mayor evaluación antes del envío a un destino permanente, que, descartada la convivencia con familias, será una vivienda vacía.

Se prevén destinos distintos en función de la situación de los que lleguen: familias, personas solas, menores no acompañados (estos serían trasladados a la Fiscalía de Menores). Colau explicó que colectivos con problemas especiales recibirán un trato diferenciado. También advirtió de que de entrada los refugiados solo tendrán contacto con los profesionales, para preservar su privacidad. La alcaldesa cargó contra el Gobierno de Mariano Rajoy por no dar información al resto de administraciones y sembró la sospecha de que el Ejecutivo central pretende delegar la atención en entidades sociales para evitarse el problema.

GRUPOS DE TRABAJO DEL GOVERN

Mientras, en la Generalitat, ayer seguían sin conocer datos precisos del Gobierno central y no entraron a discutir los de Colau. La vicepresidenta, Neus Munté, afirmó que todavía no hay datos oficiales. Lo mismo que Àngel Miret, nombrado por la Generalitat coordinador del comité operativo de ayuda a los refugiados. En conversación con este diario, Miret afirmó que precisamente están a la espera de información del Gobierno central para saber cómo piensa efectuar la acogida.

La Generalitat tiene en marcha tres grupos de trabajo. Uno se centra en la acogida, otro en la sensibilización y debe elaborar una guía de acogida (para los acogidos y para los que los acogen). El tercer grupo se dedica a crear un banco de recursos por toda Catalunya, en el que se reunirá la oferta potencial a los foráneos. Fichas y fichas con datos por municipio. De esta forma, por ejemplo, se podrá saber cuántas viviendas hay en Igualada a las que pueda ir una familia de cinco miembros, o dónde hay demanda de ebanistas porque un refugiado cuenta con esa preparación profesional.

SEDES ALTERNATIVAS

El Govern cuenta con cuatro emplazamientos para la primera acogida de los refugiados. Uno es la ya citada Casa Bloc de Sant Andreu. En el caso de que el flujo aumentara y esta quedara desbordada, también se dispone del antiguo seminario de La Conreria. en Tiana (Maresme), de un edificio de la obra social de Sant Joan de Déu en Manresa y de otro en Tarragona.

Miret subraya que por la llegada de los refugiados nadie perderá atención social: llegan con una financiación de la UE de 6.000 euros por año y refugiado.