Ir a contenido

BCN impone las 12 primeras multas por pisos vacíos a bancos

El gobierno de Colau destina 3,5 millones más a comprar inmuebles para alquiler social

Dos de las tres entidades aún no han recibido la notificación de la sanción, de 5.000 euros

CRISTINA BUESA / BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona ha impuesto las primeras 12 multas a tres entidades bancarias por tener pisos vacíos durante más de dos años. Las sanciones ascienden a 5.000 euros y se producen después de haber impulsado los correspondientes expedientes, iniciados en el mandato anterior pero que todavía no habían acabado con multas. Según anunció la alcaldesa, Ada Colau, el mismo procedimiento se está llevando a cabo en otros 62 inmuebles de la ciudad.

Colau sostuvo que la situación continúa siendo preocupante y que la cifra de desahucios sigue siendo "alarmante", por lo que el consistorio ha aprobado una serie de medidas que no solo se basan en la sanción. Ha decidido también comprar viviendas, ampliar los fondos para ayudas de alquiler y flexibilizar los criterios para acceder a ellas.

OBJETIVO: MOVILIZAR EL PARQUE

Tanto Colau como el concejal de ViviendaJosep Maria Montaner, aseguraron que la intención es "movilizar" el parque de vivienda que está vacío. Algunas estimaciones hablan de 31.000 viviendas de entidades bancarias sin inquilinos aunque el gobierno sospecha que la cifra es notablemente superior.

En el mandato de Xavier Trias se hizo un estudio en tres barrios --Ciutat Meridiana (Nou Barris), Trinitat Vella (Sant Andreu) y Besòs (Sant Martí)- aunque la alcaldesa encajó ayer que como radiografía de la situación es insuficiente y avanzó que lo ampliará al resto de Barcelona.

RECURSO YA PRESENTADO

La experiencia de otros ayuntamientos es que, una vez se impone la multa, el banco se apresura a poner el piso en el mercado o negocia con la Administración para vendérselo, comentó el gerente de Vivienda, Javier Burón. De los 12 pisos sobre los que pende ahora una sanción, siete son de la Sareb (el banco malo), cuatro del BBVA y uno de Banc Sabadell.

Dos de ellos (Sareb y BBVA) todavía no habían recibido ayer la notificación del expediente sancionador, confirmaron fuentes de ambas entidades. En el caso del Sabadell, un portavoz reveló que han presentado alegaciones a la multa del ayuntamiento barcelonés. De hecho, las tres corporaciones tienen un mes para recurrir o pagar los 5.000 euros impuestos. De lo contrario, esta va aumentando a 10.000, 15.000 y así sucesivamente.

TANTEO Y RETRACTO

Pero más allá de las sanciones, el gobierno de Barcelona en Comú (BC) quiso explicar que la comisión de gobierno aprobaba ayer una modificación del presupuesto para destinar 3,5 millones de euros adicionales a la compra de viviendas destinadas al alquiler social. Utilizando el sistema de tanteo y retracto (la Administración tiene preferencia para adquirir el piso en el momento en el que el banco lo pone a la venta) que permite la ley impulsada por la Generalitat en marzo, Barcelona se quedará con un primer paquete de siete inmuebles este mismo mes y en breve hará lo mismo con otros 10.

Colau y Montaner expusieron que se paga un máximo de 80.000 euros por piso y que, tras rehabilitarlo en el tiempo más breve posible, se pone a disposición de las familias solicitantes. La intención de BC es construir 1.000 viviendas nuevas al año, 4.000 en todo el mandato. El edil de Vivienda negó que se tratara de un planteamiento poco realista, teniendo en cuenta que en los últimos tres años se han levantado 300 en el 2012, 225 en el 2013 y 305 el año pasado, mientras que en el periodo 2002-2011 se hacían un millar cada año.

MEDIDA "ORDINARIA", NO URGENTE

Montaner censuró que en el mandato de Trias "había voluntad política de no hacer vivienda", una crítica que CiU rechazó poco después en un comunicado. La concejala Maite Fandos rebatió que lo que BC presenta como "medidas urgentes" para CiU eran "medidas ordinarias" y sostuvo que las sanciones respondían a una inspección previa que hizo su gobierno. También recordó que su equipo compró 270 pisos con una inversión de 27,7 millones.

En cuanto a las ayudas para el alquiler, el gobierno de Colau ha ampliado en un millón más los seis millones que ahora se dedicaban (desde abril del 2015). Pero sobre todo ha modificado las condiciones para acceder a ellos. Así, entre otros aspectos, podrán acceder a este tipo de subvenciones quienes carezcan de ingresos familiares, una posibilidad que ahora no estaba contemplada.

Colau interpretó que este tipo de apoyo económico «no es un gasto, es una inversión», porque así las familias vulnerables no son desalojadas de sus primeras viviendas y obligadas a ser realojadas en un piso de emergencia o pendientes de las ayudas de la Administración.

0 Comentarios
cargando