Ir a contenido

En mitad del Born y solo 160 visitas al día

El Museu de les Cultures del Món registra en sus primeros seis meses de vida una media muy baja de visitantes entre semana

C. S. / BARCELONA

La larga cola que se organiza cualquier día de la semana para entrar al Museu Picasso representa la otra cara de la moneda del escaso éxito que registra, puerta con puerta, el Museu de les Cultures del Món, que hace seis meses se instaló en los antiguos palacios de Nadal y del Marquès de Llió en la calle de Montcada. Este espacio dedicado a obras de arte procedentes de cuatro continentes surge del expolio de los fondos no occidentales, los más valiosos que custodiaba el Etnològic, en especial la colección cedida por la familia de Albert Folch.

El único espacio museístico nacido del gobierno de Xavier Trias fue precedido de una campaña de banderolas promocionales repartidas por toda la ciudad, de varias jornadas de puertas abiertas y de una inversión de nueve millones de euros (cinco se presupuestaron en la rehabilitación de los dos palacetes, 2,4 millones en el proyecto museográfico y 1,6 a los gastos del mantenimiento anual).

Y a pesar de ello, la media mensual de visitas del Cultures del Món es, entre abril y agosto, de 160 personas al día, según datos computados por el Ayuntamiento de Barcelona sobre este museo cuya entrada cuesta cinco euros, pero bien pocos la pagan ya que los picos de visitas coinciden con las franjas de entrada gratuita. La media del Picasso, un espacio con renombre internacional, asciende a 2.520 personas que cada día pagan 14 euros para acceder a la colección permanente y a la exposición temporal.

Buscar una solución

«Sorprende que las cifras para visitar entre semana la colección permanente del Museu de Cultures del Món son muy bajas. El día puede variar entre 30 y 90 personas, prácticamente nunca supera esta cifra. Si que sube muchísimo los domingos en horario gratuito cuando puede llegar a alcanzar las 800 visitas», informa Berta Sureda, Comisionada de Cultura, que estos días está revisando en su despacho los datos de visitas de todos los centros culturales que dependen del ayuntamiento.

«No está funcionando bien. Se debe repensar el proyecto para despertar el interés de los ciudadanos y de los investigadores y crear un plan estratégico global con su hermano mayor, el Etnològic», explica Sureda.

El pasado jueves por la tarde una visitante se quejaba a los guardias de la puerta de acceso de que el horario de cierre, a las 19.00 horas, es demasiado pronto «tratándose de España». A las 18.30 ya no dejan pasara a nadie, a excepción de los domingos que el acceso se alarga hasta las 8 de la noche. El horario de cierre del Picasso es el mismo, pero la noche del jueves se extiende hasta las 21.30 horas.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.