02 abr 2020

Ir a contenido

COMISIÓN MIXTA CONTRA LOS DESAHUCIOS

Colau amenaza a la banca si no cede pisos vacíos

Avisa de que multará y retirará las cuentas de las entidades que no colaboren con BCN

Revisará los protocolos para no desatender a ninguna familia vulnerable

HELENA LÓPEZ
BARCELONA

Pese a que se mostró en todo momento abierta a la negociación y al diálogo en primera instancia, la alcaldesa Ada Colau recordó ayer a la banca que si no convierte sus viviendas que llevan más de dos años vacías en pisos de alquiler social, el Ayuntamiento de Barcelona no dudará en multar a las entidades. Así lo prevé una moción aprobada por el gobierno anterior a petición de la Plataforma de Afectados de la Hipoteca (PAH), de donde que proviene la alcaldesa. "En los pocos días que llevamos en el consistorio hemos comprobado que el ayuntamiento tiene cuentas abiertas con la mayoría de entidades, así que tenemos margen para dejar de trabajar con ellas si no colaboran", subrayó la alcaldesa.

Colau hizo estas declaraciones tras la celebración de una sesión plenaria de la comisión mixta sobre lanzamientos, comisión también iniciada durante el gobierno de Trias a petición de la PAH. "Con esta convocatoria queremos dejar claro que para nuestro gobierno la vivienda es una prioridad, ya que nos encontramos en una situación de emergencia", destacó la alcaldesa, quien criticó que hacía un año y medio que no se reunía la reunión, a la que la tarde de ayer acudieron 68 personas, más de 40 entidades sociales, representantes de la banca, del gobierno y de la oposición. "Por primera vez hemos convocado a los distritos con más desahucios para oír su voz", prosiguió Colau, acompañada por la concejala de servicios sociales y el concejal de vivienda.

TRES GRUPOS DE TRABAJO

Salieron de la reunión con el compromiso de crear en pocos días tres grupos de trabajo para abordar de forma urgente tres temas prioritarios: la revisión del reglamento de la mesa de emergencia social; la mejora de prevención para evitar que las familias lleguen al desahucio y la "movilización" de la vivienda, es decir, la ampliación del parque de alquiler social, actualmente situado en un pírrico 2%. Es ahí donde entra la presión a la banca. Ese mismo grupo también estudiará, a petición del gobierno, declarar toda la ciudad de Barcelona zona de tanteo y retracto, como vía para que el municipio pueda ampliar el parque público de vivienda sin necesidad de construir.

La edil insistió también en la necesidad de que las familias vulnerables que habitan en pisos ocupados de forma irregular puedan acceder a la mesa de emergencia habitacional -algo que ahora no sucede-, ya que son mayoría entre los nuevos desahucios -20 semanales solo de familias vulnerables-. Colau se comprometió por último a trabajar por un censo real de pisos vacíos, "algo que el anterior gobierno no hizo".