BARCELONÈS NORD

Sant Adrià da la razón por carta a los vecinos de la nueva Mina

1
Se lee en minutos
CARLES COLS
SANT ADRIÀ

El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs asegura que la ley le obliga a cobrar a los propios vecinos de la nueva zona de La Mina la urbanización de las calles, después de que la empresa que se hizo cargo de las promociones inmobiliarias realizara una suspensión de pagos a causa de la crisis y dejara pendiente de pago una parte de la factura por ese concepto, pero a través de una carta ha aceptado que, en el fondo, los afectados tienen razón en su queja.

Noticias relacionadas

Es un caso insólito. Los vecinos de la nueva Mina (radicalmente distinta de la vieja Mina, aunque situada justo al lado) se han movilizado para dar a conocer el susto que les ha supuesto que, después de comprar un piso, el ayuntamiento les reclame dinero por urbanizar el barrio.  Su protesta cosechó un primer resultado el pasado 29 de enero, tal y como se refleja en la carta que les envió el equipo de gobierno municipal. En ella, se da fe de que el alcalde, Joan Callau, mantuvo aquel día una reunión con el representante de la inmobiliaria Urbis y que este aceptó que le correspondía a la empresa y no a los vecinos el pago de la cantidad pendiente.

Una cuestión distinta -matizan fuentes del Ayuntamiento de Sant Adrià- es cómo se resuelve administrativamente el conflicto. El Consorcio del Besòs tramitó ya la primera orden de pago a los vecinos a través de la Diputación de Barcelona y, según esas fuentes, detener un proceso ya en marcha no es sencillo. El consorcio pretendía cobrar la cantidad adeudada en cuatro recibos. El ayuntamiento afirma que puede aplazar los tres restantes, pero no detener el primero.