27 oct 2020

Ir a contenido

El ocio nocturno de BCN estrena proyectos para remontar la crisis

Varias discotecas cambian de nombre y estilo o se renuevan para combatir los efectos del IVA

PATRICIA CASTÁN / Barcelona

Con un consumo medio que no llega a una copa por cliente, la mayoría de discotecas de Barcelona hacen malabarismos para sobrevivir a una crisis que ha hecho estragos en el ocio nocturno. Con los jóvenes en economía de guerra, el único filón que abastece a los clubs son los turistas, que no perdonan alguna que otra incursión en la vida nocturna de la capital catalana durante su estancia. Y aunque es sabido en el sector que buena parte de las grandes salas de la ciudad están oficialmente en venta o traspaso, o disponibles para una transacción, no abundan compradores interesados. Los que se atreven lo han hecho en las últimas semanas, con vistas a la temporada otoño-invierno, que ya ha empezado a ofrecer no pocas novedades que tratarán de reconquistar al público local.

Entre los primeros en despegar cabe destacar la discoteca Marhes, hace apenas una semana en la calle del Doctor Marañón, en el gran espacio que nació como efímero Pachá. El nuevo Ker Club ha sido redecorado por completo, lo mismo que la disco Sutton, cerrada ahora por un par de semanas para la recta final de la transformación; Privée pasará a llamarse EclipseBling Bling, del grupo Costa Este, sigue fuerte; el teatro Principal, tras años de cierre, reaparece en escena con diversas propuestas nocturnas; el antiguo DBoy resurge como Blog, con promotores distintos para cada uno de sus sesiones y una fuerte apuesta por los domingos (People). Otros empresarios ultiman ofertas para reactivar salas en coma.

>> Lea la información completa sobre la reforma de locales de ocio de BCN en e-Periódico.