30 oct 2020

Ir a contenido

LITIGIO DE DÉCADAS

Barcelona recibe por fin el legado de Muñoz Ramonet

EL PERIÓDICO
BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona, a través de la Fundación Julio Muñoz Ramonet, recibió el 25 de julio las llaves de los dos edificios que este multimillonario de turbulenta historia fallecido en Suiza en 1991 cedió a la ciudad y que están situados en las calles de Muntaner y Avenir, en Sarrià-Sant Gervasi. De este modo, un juzgado de primera instancia de Barcelona daba cumplimiento a uno de los puntos de la sentencia del Tribunal Supremo de marzo del 2012, cerrando casi dos décadas de litigios con la familia del industrial. Dentro del legado se incluye el contenido de los citados edificios: objetos y obras de arte. El consistorio sospecha que durante todos estos años pueden haber desaparecido valiosos cuadros de El Greco y Goya que colgaban de las paredes de la finca de Muntaner, donde se rodaron escenas de Blancanieves.

Las fincas ya se han inscrito en el registro de la propiedad a nombre de la fundación, constituida en 1995 y beneficiaria del legado, tal y como fijaba el testamento. El consistorio ha iniciado un proceso de revisión de inventarios y de comprobación de los contenidos de los inmuebles.

El Supremo rechazó el recurso presentado por las hijas del multimillonario, Carmen, Isabel, Elena y Alejandra Muñoz Villalonga, que tras el fallecimiento de su padre ocultaron el testamento al darse cuenta de que la capital catalana era una de las beneficiarias. El edificio de la calle de Muntaner se construyó entre 1912 y 1913 y es obra del arquitecto Enric Sagnier, autor de muchas de las casas señoriales de la avenida del Tibidabo, además del templo expiatorio de la montaña.