Ir a contenido

BCN reabrirá en septiembre la biblioteca y la guardería del Eixample afectadas por lipoatrofia

El consistorio ha invertido 600.000 euros en obras de corrección

El Ayuntamiento de Barcelona reabrirá el 2 de septiembre la biblioteca del Esquerra del Eixample-Agustí Centelles, y el día 12 del mismo mes la guardería municipal El Roure, ambas parte del edificio del Centro Cultural Teresa Pàmies y que vieron como algunos de sus usuarios fueron prediagnosticados de lipoatrofia semiciruclar --provoca pérdida de tejido ediposo en la piel--, algo que llevó al consistorio a hacer "obras de corrección" por 600.000 euros.


Según ha informado el concejal del Eixample, Gerard Ardanuy (CiU), en declaraciones a los medios durante una visita a ambos equipamientos de la calle de Urgell este martes, se han realizado pruebas exhaustivas bajo la tutela de la Agencia de Salud Pública, que también ha guiado las obras --ya acabadas en la biblioteca--, con lo que en estos momentos el edificio ofrece "todas las garantías técnicas" para ser usado.

El consistorio cifra que, desde que la biblioteca cerró de forma provisional y preventiva el 17 de diciembre del año pasado por detección de afectados entre los trabajadores, a 11 de los 16 empleados se les ha prediagnosticado; tres han sido dados de alta y ocho evolucionan favorablemente.

En la guardería municipal, que cerró provisionalmente el 15 de abril, se han prediagnosticado dos trabajadores y seis niños de entre las 87 plazas escolares del centro; en el centro cívico y la ludoteca del mismo edificio, también se detectaron afectados entre los trabajadores, y se aprovechará su cierre en agosto para hacer intervenciones.


Pese a que está vinculación todavía no está demostrada, Ardanuy ha justificado las reformas realizadas ya que no se podía esperar y hacía falta "situar a cero los factores de riesgo"; de hecho ha asegurado que los materiales utilizados para la reforma están preparados para condiciones mucho más adversas, como en el caso de algunos suelos iguales a los que se usan en quirófanos, donde la carga electroestática es mucho mayor.

Sobre quién debe pagar las correcciones en el edificio, inaugurado en mayo de 2011, el concejal ha dicho que es un terreno más "nebuloso" pero que los servicios jurídicos del consistorio lo están estudiando.

Ardanuy ha explicado que la guardería no se colocó en la lista de preinscripción del curso que viene por "prudencia" y a la espera de certificados técnicos, pero que ahora se abrirá la inscripción para la lista de espera de los centros de la zona.

Ha asegurado que las familias que ya llevaban niños al centro no tienen ninguna obligación de matricularlos de nuevo, pero que se les ha garantizado una plaza y que el edificio está en condiciones; al concejal no les consta que ninguna de ellas haya emprendido acciones legales contra el consistorio.

0 Comentarios
cargando